Shigeru Ban, hacia la arquitectura sostenible y solidaria


El arquitecto japonés Shigeru Ban, que ha sido el encargado este viernes de dar la conferencia inaugural de la apertura del curso académico 2016/17 de la Escuela Técnica Superior (ETS) de Arquitectura de la Universidad de Málaga (UMA), ha mostrado su trabajo, en el que el respeto, tanto al medio ambiente como a las demás personas, ha sido la tónica dominante junto a la capacidad de innovación y reinventar los espacios.

El subdirector de la ETS, Antonio Álvarez, ha descrito a Shigeru Ban como “un arquitecto que en cada trabajo que acomete siempre ve oportunidades y retos y supone, además, una gran fuente de inspiración ética, conceptos que queremos inculcar a nuestros estudiantes”. Asimismo, Carlos Rosa ha destacado del japonés “su preocupación por los desafíos humanitarios y una carrera llena de compromiso; los arquitectos necesitamos un rearme ético“.

Bajo el título ‘Obras y actividades humanitarias’, el Premio Priztker de Arquitectura ha comenzado afirmado que “los arquitectos trabajamos para personas que tienen dinero y poder, pero tenemos que intentar hacerlo para el público y las personas en general“. Nacido en 1957, Ban es uno de los arquitectos referentes de la arquitectura contemporánea japonesa, gracias a sus construcciones con materiales y técnicas tradicionales y a su particular concepción de la arquitectura basada en el la eliminación de los límites entre el interior y el exterior de sus construcciones, favoreciendo la continuidad espacial prácticamente hasta el infinito.

Otra de las características de su arquitectura, según ha destacado el propio Shigeru Ban, fue cuando ideó sustituir madera por “tubos de papel” para crear un museo. “Cuando testamos el material nos dimos cuenta que podía soportar perfectamente una estructura, por lo que para demostrárselo al gobierno de mi país tuve que hacerme una casa de fin de semana con este material”, ha explicado Ban. De esta forma, ideó construcciones más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente a partir de tubos de mayor o menor grosor o diámetro.

La Casa de Papel (1994) fue la primera construcción permanente permitida por el gobierno de Japón en este material. Supuso dar una base legal al papel como material de construcción. Ya que a pesar de que es un material altamente inflamable, Shigeru Ban, creo una película protectora que lo hacía prácticamente ignífugo.

Estudió en Estados Unidos, graduándose en 1980 en la Cooper Union School of Architecture, donde estudió entre otros con John Hejduk. Comenzó trabajando en el estudio de Arata Isozaki, donde permaneció hasta 1983, para posteriormente fundar su propio estudio en Tokio en 1985. Muchos de sus trabajos se encuentran en norteamérica donde el uso de las grandes ventanales es una constante. Estuvo una época trabajando en París y creó su propio estudio en el Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou. “Aunque me salió gratis el local, lo malo fue que mis amigos debían comprar entrada para verme”, ha bromeado el arquitecto.

También ha hablado del Museo Nómada, realizado con tubos de cartón y contenedores marítimos reciclados. Era una estructutra temporal diseñada en 2005 y que empezó su andadura en Nueva York. “Recorrió varios lugares como Santa Mónica (California) en 2006, Tokio en 2007 y la Ciudad de México en 2008; y se componía de contenedores marítimos porque todos los puertos tienen los mismos con idénticas proporciones y no era necesario transportalos”, ha explicado el japonés.

Pero tal y como ha comenzado su ponencia, Shigeru Ban ha mostrado la construcción de viviendas para emergencia. “Muchas de las catástrofes las ha provocado el propio humano con la corrupción en los edificios porque los terremotos no matan por sí solos”, ha subrayado el asiático. El inicio de esta labor humanitaria empieza con el terremoto de Kobe en 1995 con el diseño de viviendas temporales realizadas con tubos de cartón e incluso una iglesia de cartón actualmente situada en Puli, Taiwan. “A los gobiernos se les olvida que esas personas acaban de pasar una tragedia y, además, no tienen privacidad”, ha expuesto.

Un año antes, en 1994, propuso la construcción de casas de cartón en Ruanda a ACNUR, el proyecto finalizó en 1999 con la construcción de 50 unidades habitacionales. Ya en el siglo XXI ha continuado con la construcción de este tipo de viviendas de emergencia en catástrofes como el Tsunami en Sri Lanka o el reciente terremoto y posterior maremoto en Japón que causó el accidente en la Central Nuclear de Fukushima.

El Teatro Cervantes ha acogido este acto, presidido por la vicerrectora de Smart-Campus de la UMA, Raquel Barco, al que han asistido el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, el embajador de Japón, Masashi Mizukami, y el director de la ETS de Arquitectura, Carlos Rosa, entre otros invitados; y que ha finalizado con la entrega de los premios de Proyecto Fin de Carrera 2016 Cátedra CIMC.

Además, Raquel Barco ha hecho en el acto un repaso de las principales líneas en el modelo de desarrollo de la UMA y sus campus, destacando aspectos como la movilidad sostenible, la necesidad de crear campus inteligentes basados en la aplicación de nuevas tecnologías, la colaboración con empresas e instituciones en el área de las smart-cities o estrategias de sostenibilidad ambiental, entre otros.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *