12 C
Málaga
2 marzo, 2024
AndalucíaSevilla

Susana Díaz inaugura el curso académico andaluz en la UPO asumiendo las responsabilidades de la Junta

Gran expectación hoy en la Universidad Pablo de Olavide, en la apertura oficial del curso universitario en Andalucía. La presidenta Susana Díaz se enfrentaba al primer escrutinio público de la comunidad universitaria andaluza tras su reelección al frente de la Junta. En el tintero, mucha tinta para escribir el futuro de una universidad andaluza cuyos rectores piden otra financiación y los estudiantes más participación.

Díaz arrancaba repitiendo el reiterado mensaje de que su objetivo sería “recuperar la normalidad y el sosiego perdidos en estos años de crisis” pero no tardaba en mandar la pelota al tejado nacional recordando la subida de tasas, la eliminación de becas como derecho o los recortes en investigación. Sí asumía ser consciente de “la urgencia de reducir la deuda y de hacerlo en el menor tiempo posible” y de que “es necesario un nuevo modelo de financiación” ligado a los resultados y para culminar infraestructuras claves con objeto de ofrecer certidumbre y sostenibilidad a las Universidades. A renglón seguido señaló que los 200.000 estudiantes universitarios encontrarían menos trabas, recordando el “mantenimiento de las tasas en el mínimo de la horquilla”, la “reducción del 16% en la tasa de máster” o el fraccionamiento de pago hasta en ocho plazos.

Susana Díaz junto al consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano.
Susana Díaz junto al consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano.

Sin embargo, en su discurso centrado en la investigación y en la necesidad de que “universidad y empresa deben ir de la mano”, Susana Díaz dejó su gran anuncio para el final. La retomación inmediata de un nuevo Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (PAIDI) que contará con un programa puente urgente con financiación “en los próximos presupuestos que prontamente se llevarán al Parlamento”. Una medida que busca dar cumplimiento a la promesa de la presidenta en la apertura del pasado curso de favorecer el retorno del talento andaluz, y a largo plazo:

“alcanzar el 2% del PIB en I+D+I, poniéndonos así al nivel de otras regiones de Europa”.

El rector pone en valor los 18 años de la UPO para reclamar un trato mejor

“18 años. Hemos alcanzado la edad cronológica, pero las mayorías de edad docente, investigadora, gestora y de proyección social, las hemos alcanzado bastante antes, fruto del carácter innovador, luchador, comprometido, de la UPO” arrancaba un orgulloso rector de la UPO, Vicente Guzmán, que no escatimó agradecimientos a toda su comunidad. A todos ellos les dijo:

“Hemos cumplido con creces el mandato del Parlamento Andaluz de nuestra ley de creación”.

Presentando una amplía hoja de servicios, el rector se preparaba para asaltar su reivindicación central: la financiación y la estabilidad del profesorado de la Pablo de Olavide. “Recurrentemente tenemos que acudir al Fondo de Insuficiencia Financiera”. La crudeza de las palabras de Guzmán era el pie a una contundente exigencia “un nuevo modelo de financiación que acabe con las grandes disfuncionalidades y asimetrías del actual”. Una llamada de socorro de la universidad más joven y más pequeña delante de algunas enormes y centenarias instituciones a las que pedía “un ejercicio de solidaridad” dado que la “necesidad de crecimiento y consolidación es mayor que la de aquellas universidades ya consolidadas”. Un discurso que es solo la antesala de una intensa negociación Junta-Universidades a la que los rectores acuden con intereses muy dispares. La contundencia de Guzmán para lamentar que “la tasa de reposición al 100% no nos saca de pobres, de menesterosos. De aquí a 2021 podremos ofertar 24 plazas de profesorado permanente”. Y por supuesto, la deuda también se coló en sus palabras, los famosos 500 millones, “que fluctúan según el momento pudiendo llegar a 600”, sentenció el rector.

Rectores andaluces invitados al acto de apertura.
Rectores andaluces invitados al acto de apertura.
Más allá de lo político, el acto no estuvo carente de nota sentimental. Guzmán hacía un sentido homenaje a la rectora fundadora de la Olavide, Rosario Valpuesta. “Rosi se nos fue demasiado pronto, pero nos dejó un importante legado” señalo Guzmán. A la par, el rector de la Olavide entregaba siete medallas al Mérito de la UPO a personal jubilado, además de los premios internos de la universidad MoleQla, Docentia y Laudabilis a distintos estudiantes y profesores.

La lección inaugural, al cargo del catedrático José González Badillo, versó sobre deporte, entrenamiento y ciencia. El profesor presentó amplias conclusiones de sus estudios, que demuestran la necesidad de dotar de carácter científico al deporte a través del entrenamiento analizado y perfeccionado. Gracias a ello, se puede concluir que “la fatiga moderada da mejores resultados que la fatiga alta”, y por ende, que un ejercicio bien aplicado es beneficioso para la salud frente a un entrenamiento sin datos sobre sus efectos en nuestro cuerpo.

Escepticismo ante los anuncios del Ministerio

El curso andaluz se abría tras la apertura nacional, con polémicas declaraciones del ministro de Educación protagonizando la actualidad educativa. En palabras a Aula Magna, el consejero Ramírez de Arellano valoró los múltiples anuncios de Iñigo Sáenz de Vigo. Para el consejero, las declaraciones del ministro están lejos de ser concluyentes. “Si de verdad quiere que sea creíble ese cambio de mensaje, tiene algunas semanas para derogar el real decreto 14/2012, volver a una política de becas racional, volver a financiar los Erasmus. En definitiva, devolver la normalidad al sistema universitario”, afirmaba tajante Arellano.

Sobre el dato de que la partida de becas de los Presupuestos Generales será la mayor de la historia, Arellano discutía que “más que la cuantía el problema es conceptual”. No compartimos desde la Junta que haya que competir por las becas, las becas son un derecho y debe haber disponibilidad presupuestaria para que haya becas suficientes en cantidad y en cuantía. Las becas son una cuestión de carácter social, no deberían ligarse para nada al rendimiento académico, más allá de que se compruebe que el estudiante está estudiando”.

En una línea similar se manifestaba Miguel Ángel Castro, rector de la Hispalense en funciones, que incidía en la “manera sorpresiva, quedando pocas semanas para acabar el mandato del actual Gobierno” del anuncio. “En términos reales quedan octubre y noviembre y se han planteado un batallón de medidas que aunque vemos con esperanza y satisfacción no sabemos cómo se encaja en un calendario de ocho semanas” señaló para Aula Magna.

Susana Díaz junto al consejero de Economía y Conocimiento y el rector de la UPO, Vicente Guzmán.
Susana Díaz junto al consejero de Economía y Conocimiento y el rector de la UPO, Vicente Guzmán.

Los estudiantes, los grandes ausentes.

La pieza clave de toda universidad, los estudiantes, no han hecho acto de presencia. Ni para protestar ni para asentir ante los discursos. El Delegado General, Ignacio Torres, declaraba a Aula Magna que “problemas de agenda” habían impedido su asistencia al acto, por encontrarse en una Asamblea Estatal de Representantes (AERE). Una ausencia desapercibida por el Rectorado, que afirmaron no haber recibido noticias. “Si querían reivindicar algo, han sido muy discretos”, manifestaba a este medio Elodia Hernández, Vicerrectora de Estudiantes de la Olavide. Un gesto de conflictividad, espejo del vivido en la Hispalense ante la ausencia de la representación estudiantil también de la apertura en la US.

“Hubo invitación al CADUS y a todas las Delegaciones. Sería muy conveniente que el CADUS estuviera en los actos que tienen valor académico”,

respondía hoy Castro a su Consejo de Estudiantes. Ante la acusación de elitista del acto, el rector arguyó limitaciones de espacio en el Paraninfo.

Quienes sí asistieron al acto fueron el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez; el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano y todos los rectores andaluces, incluido Gabriel Pérez de la privada Universidad Loyola.

La Hispalense, de elecciones desde el 3 de noviembre.

El curso académico hoy abierto es expectante desde el minuto uno al renovarse en invierno el Rectorado de la Hispalense, la mayor universidad andaluza, ante la marcha prematura de Ramírez de Arellano y parte de su equipo a la Consejería de Economía y Conocimiento. “El día 3 debe empezar este proceso”, confirmaba el rector en funciones Miguel Ángel Castro. Preguntado por Aula Magna por el paso adelante de la catedrática de Química Inorgánica Adela Muñoz, el rector señalaba “que somos más de 500 catedráticos con el derecho y la responsabilidad de hacer la reflexión” y “me alegro mucho de que eso ocurra”. “Es profesora de mi departamento y somos compañeros y amigos desde hace muchos años”, manifestaba.


Compartir

Otras noticias de interés

La UCO desarrolla un sistema para detectar la presencia de drogas en los textiles

Aula Magna

¿A dónde vuelven?

Aula Magna

Arte urbano de la UCO para homenajear a tres mujeres científicas

Alexis Ojeda

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies