Alumnos de la UJA contactan con su ‘yo’ más humano metiéndose en la piel de un payaso


Cerca de veinte participantes aprenden a ser payasos en el taller ‘El juego del clown y el actor’, impartido en la UJA por Lolo Fernández, músico y payaso profesional con más de diez años de experiencia. Esta actividad se enmarca dentro del programa de la Asamblea de Aulas de Teatro Universitario Andaluzas (AATUA) que se celebra esta semana en el Campus de Las Lagunillas. El objetivo, según detalla el experto, es aprender a reírse de uno mismo, a hacer reír a los demás y a buscar el afecto en el público.

“El reto del payaso es hacer reír y que le quieran, contactar con la parte más humana del ser humano y aliviar la máscara social que tenemos todos”, explica para este periódico Lolo Fernández, Clown principal en el espectáculo Corteo del Circo del Sol y Profesor Superior de Música en la especialidad de flauta travesera. En este sentido, el artista matiza que durante el taller, que se celebra durante todo el día de hoy en el Aula de Artes Escénicas de la UJA, van a trabajar dos aspectos fundamentales de la puesta en escena del payaso. “Primeramente, el trabajo en el vacío, es decir, no tener nada a lo que agarrarte e intentar buscar confianza y presencia en ese vacío, y desde ahí empezar a escuchar al público y ver la realidad”, explica el experto. “Y en segundo lugar el fracaso, el payaso necesita fracasar para hacer reír a los demás”, añade.

Aprender a fracasar para ser payaso

Para ello los cerca de veinte participantes en el taller han realizado diversos ejercicios de improvisación dirigidos, principalmente, a conseguir hacer reír a los demás, a buscar el ridículo, a superar la vergüenza  y a conseguir confianza sobre el escenario. “Creo que los participantes están respondiendo muy bien a este taller, muchos se están sorprendiendo a sí mismos y todos lo están disfrutando mucho”, recalca Lolo Fernández.

“El payaso es una herramienta maravillosa para afrontar problemas, te ayuda a entenderlos como un trampolín para buscar una solución, a relativizarlos y encontrar el humor en ellos” subraya el artista, destacando que muchas de estas cualidades son de gran ayuda en la vida diaria. “El payaso no quiere vivir inventando una realidad perfecta, ama las imperfecciones, esto es algo que resta importancia a la competitividad, a la aspiración a la perfección y al ensimismamiento”, sostiene el experto. “El payaso en definitiva es una herramienta para el actor, para no ser un cliché, lo humaniza y le rompe el ego”, concluye.

Este taller se enmarca dentro del conjunto de actividades que se celebran esta semana en la UJA dentro de la AATUA, un foro de encuentro especialmente dirigido a grupos de teatro universitarios andaluces con el objetivo de potenciar las artes escénicas en los campus. Dentro de este foro, mañana la UJA acoge el Taller de Escritura Dramática impartido por la escritora Gracia Morales.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *