Tres días de SIPE para comprender el panorama actual político

Tres días de SIPE para comprender el panorama actual político


¿Cómo funciona el Parlamento español? ¿Cuántos votos se necesitan para investir a un nuevo presidente? ¿Cual es la diferencia entre jurar y prometer? Comprender la política y sus normas es un paso básico para entender el Gobierno de un país.

Durante tres días, un centenar de estudiantes han sido diputados y diputadas nacionales. Dentro de la  Simulación del Parlamento Escolar (SIPE) los jóvenes han vivido de primera mano lo que supone ser un diputado, atendiendo a las normativas y a las actitudes propias de los políticos que representan a la ciudadanía. Pero lo han hecho con un matiz propio, basándose en el respeto y el diálogo, pues ambas actitudes son las claves del futuro de la política.

Los estudiantes, de entre 14 y 17 años, tienen muy claro lo que quieren para el futuro: un país donde se les escuche y se sientan representados. La mayoría forman parte del Aula de Debate de la Fundación Cánovas, un espacio donde se forma y facilitan las directrices para orientar a los jóvenes. Como escuela de liderazgo la Fundación Cánovas trabaja para desarrollar las aptitudes de los jóvenes, partiendo del debate como forma de desarrollar el pensamiento crítico y la argumentación.

La sala de Juntas del Rectorado de la Universidad de Málaga ha servido de Parlamento, marcando la distribución por escaños de los diputados a imagen y semejanza del real. Un espacio propicio, que ha pasado así de presentar la política universitaria a dar voz a sus futuros estudiantes en una formación que les marcará de por vida.

Del programa de la Simulación del Parlamento destacó el coloquio con un diputado autonómico real, José Ignacio García, de Adelante Andalucía. Una oportunidad para que los jóvenes conocieran de primera mano a un diputado y les hicieran las preguntas oportunas sobre temas de actualidad, opinión o la realidad del día a día de un diputado.

Tres días de SIPE para comprender el panorama actual político

José Ignacio García, en la SIPE 2020

 

Investidura, debate y legislación

Desde la constitución del Parlamento a aprobar y exponer leyes. Divididos en seis grupos parlamentarios (Progres, Tradición, Voz, Cambiemos, Nacionalistas y Renovación) a imagen del Parlamento real, los diputados y diputadas han podido aprender todas las fases y procesos políticos.

De esta forma, la SIPE comenzaba con un debate parlamentario para elegir al nuevo Gobierno. Votos, acuerdos y negociaciones siguiendo un juego en el que cada uno debe defender su papel y los intereses asignados. Así, se llegó a plantear la posibilidad de un tamayazo o unas nuevas elecciones si no se creaba Gobierno, marcando los resultados de cada decisión.

Aprender jugando para convertir el protocolo político en las normas clave de la SIPE. Desde pedir el turno de palabra a construir un argumentario común entre diputados que no se conocen. Las llamadas al orden vienen también de la mesa, presidida por una alumna con la Constitución bajo el brazo. Es esta participación del propio alumnado clave para seguir el juego, pues son los estudiantes quienes llevan la voz cantante en todo momento,  quedando la organización solo para los límites y servir de consultoría.

Escuela de liderazgo

Para Miguel Ángel Ruiz, Secretario General de la Fundación Cánovas, la SIPE da la oportunidad a los jóvenes de crear su política. “Ellos desde el principio son participes, dos meses antes elegimos a los presidentes y secretarios, trabajamos con ellos sobre cómo va a ser la simulación y luego son ellos mismos los que transmiten y preparan las intervenciones del grupo”. Una dinámica que posibilita aprender sin dejar de jugar, pues “aprender jugando es aprender de verdad”.

Para que todos participen en la SIPE, los propios estudiantes forman a sus compañeros. “La dinámica se retroalimenta gracias a que al menos, la tercera parte, son alumnos que repiten, y se van guiando unos a otros”, un concepto que favorece además el trabajo en equipo y el liderazgo.

Como diputado autonómico, Ruiz suma a su trabajo en el Parlamento andaluz, la docencia y la coordinación de actividades de debate juvenil, a nivel escolar y universitario. Espacios donde los jóvenes tienen mucho que decir y donde “los políticos podemos aprender mucho de los jóvenes. Sobre todo la actitud con la que se toman el estar en el Parlamento así como su capacidad de diálogo y negociación”.

Muchas son las voces que señalan la falta de interés de los jóvenes por su entorno, algo que Miguel Ángel Ruiz es mentira:  “creo que a los jóvenes les gusta la política pero no les interesa la política que hacemos los políticos, los aburrimos, y que hay que generar espacios donde se entienda que la política es mucho más que lo que hacemos los políticos”. 

Tres días de SIPE para comprender el panorama actual político

Uno de los puntos claves de la SIPE se presenta a la hora de las propuestas legislativas. En formato de Proposición No de Ley (PNL), un total de ocho propuestas fueron planteadas, escritas y presentadas por los propios estudiantes, siguiendo sus intereses y preocupaciones. De estas PNL, cuatro trataron temas serios, mientras otras cuatro sirvieron para destensar el ambiente el último día.

Entre los temas serios destaca las propuestas sobre acceso a la universidad, tauromaquia, aborto y gestación subrogada. Temas que a priori no se enmarcan en intereses de la juventud y que a pesar de ellos se llevaron los debates más elaborados y las posturas más críticas. Ejercicios de argumentación para crear ideas que mostraron cómo los jóvenes van muchas veces por delante de sus padres, informándose y construyendo sus opiniones por si mismos.

Cuatro casos con futuro

“Actuamos como a nosotros nos gustaría que fuera la política”

Tres días de SIPE para comprender el panorama actual político

Ariana López Corral

es una joven de 17 años que estudia 2º de bachillerato en el Colegio San Estanislao de Kostka. Su entrada en el mundo del debate comenzó tras un cursillo de oratoria, al cual no estaba muy predispuesta. “En esa época era un manojo de nervios y mis padres decidieron apuntarme, yo no quería ir porque era muy tímida pero al final me encantó”. Su aprendizaje le ha llevado a razonar como “en un ambiente cómodo, con gente de tu edad que te apoya es mucho más fácil soltarse y aprender”. Así, paso a paso y debate a debate consiguió una de las becas para participar en el Torneo Nacional de la Fundación Cánovas, hasta llegar a la actual SIPE donde “lidera” al principal  partido de la oposición.

Para Ariana, el debate no es solo una alternativa más de formación, sino que “te ayuda a razonar y a estudiar, porque no es lo mismo estudiar algo de memoria que entenderlo y exponerla. El debate me ayuda a comprender y a razonar las cosas y es así como los conceptos se aprenden. En el entorno profesional además te da tablas y capacidades que no se adquieren tan fácilmente, como es hablar en público o argumentar una postura y sobre todo, a trabajar en equipo”.

Como ‘política simulada’, el mensaje que da es claro: “no copiamos lo que hacen los partidos políticos sino que actuamos como a nosotros nos gustaría que fuera la política. Muchas veces nos dicen que los jóvenes no sabemos nada de política pero la realidad es que no nos gusta como se lleva la política en España. En esta Simulación podemos meternos en el papel y planteamos la política como queremos que sea” .

“Es la mejor manera de cambiar y dejar de lado la timidez

De 17 años, Cristina León Pérez-Gascon llegó al debate escolar tras una intervención su profesor la animó a participar en el aula de debate. De su experiencia, Cristina destaca el sentimiento de inclusión y pertenencia, pues en estas clases se unen estudiantes con inquietudes parecidas. “Es difícil encontrar a estudiantes que les interese la política y quieran hablar de ella” añade la joven”. 

Tres días de SIPE para comprender el panorama actual político

Cristina León Pérez-Gascon

Sobre la política actual, esta joven señala que “creo que a los políticos de hoy les sorprendería la cantidad de jóvenes que están interesados por la política. Pero estamos interesados en la política que no es una política que se lleva a cabo”.  Desde su postura sería necesaria una “política donde el objetivo sea lo mejor para la sociedad y muchas veces tenemos la sensación de que no pertenecemos a ella. En los medios de comunicación vemos a nuestros representantes insultándose y llevándose la contraria sin argumentos, y nosotros no creemos en ello” .

Desde su experiencia al frente de uno de los partidos políticos “hace falta cambiar la política para ganar en respeto, en un debate trabajamos en eso: en respetar la palabra, ponerte en la posición del otro y entender las cosas antes de hablar. Siento que no hay nada de respeto y me gustaría observar un mayor diálogo y escucha en los políticos reales”.

Así, en la SIPE, como presidenta de un partido, se ha centrado en la búsqueda del respeto tanto “en la manera en la que me dirijo al resto de compañeros como trasladando mi posición sin ponerme encima del otro, sino argumentando”. En la SIPE “he querido centrarme en la búsqueda del respeto tanto en la manera en la que me dirijo al resto de compañeros como trasladando mi posición sin ponerme encima del otro, sino argumentando”, resalta la alumna.

A Cristina el debate le ayudó a perder la timidez, algo que recomienda a todos aquellos estudiantes que como ella tuvieran miedo a hablar en público: “aprender a debatir y formar parte de un evento como la SIPE, sobre todo si es inseguro, es la mejor manera de cambiar y dejar de lado la timidez”. 

“Te ayuda a hablar en público, saber exponer y trabajar en equipo”

Desde el Rincón de La Victoria, Lorenzo González Jiménez, actúa en la SIPE como “presidente del grupo nacionalista”. A sus 17 años, Lorenzo llegó a la debate tras una actividad extraescolar de su anterior instituto, el  IES Puerta de la Axarquia. “mi interés comenzó en tercero de la ESO, en el taller de oratoria comencé a aprender qué era hablar en público, y vi que se me daba bien. Desde entonces ya quise entrar en el Taller de Debate, y aprender todo lo que podía”.

Tres días de SIPE para comprender el panorama actual político

Lorenzo González Jiménez

Para hablar en público, la teoría acompaña a la práctica. Así lo señala este alumno, quien subraya como “en la parte teoría del club aprendes las pautas para debatir y trucos, así como directrices para hablar en público. Mientras en la práctica hacemos mini torneos y nos preparamos para debatir con otros centros”. Todo ello enfocado a su práctica en la vida real, donde “aprender a debatir te da muchas herramientas, veo que mientras más avanzo en el nivel de debate también lo hago a la hora de argumentar o organizarme mentalmente”.

En el día a día, las actitudes se ven revalorizadas. Así, “por ejemplo, cuando discutes con tus padres, te obligas a ponerte en posturas con las que no estás de acuerdo, lo que lleva a que después puedas argumentar y convencer de algo que, a priori, no es lo que tú piensas. Aprendes retórica, algo que en pocos sitios adquieres”.

Como presidente de los nacionalistas, Lorenzo trabaja guiando a un grupo clave en el congreso. “Lo más importe como presidente es saber formar un equipo, guiando a personas que no tienen por qué saber mucho de política, involucrándolas y haciéndoles que les guste la política, pero la política en general no la visión que se tiene del Paramento actual”. Un liderazgo cuyo fin Lorenzo tiene claro: “para mi es primordial que tras estos encuentros los chicos y chicas se interesen por los valores políticos y quieran cambiar las cosas a mejor”.

Ante el discurso político y la realidad que se vive en el Parlamento, Lorenzo manifiesta que “lo más importante es no caer en la demagogia, no jugar con los sentimiento sino con los argumentos, y la objetividad. El insulto hay que desterrarlo de la política”. Para ello, su formación le ayuda, pues dentro del debate cobra especial importancia el conocimiento de la postura del otro. “En mi caso, en esta SIPE tengo el reto de que no soy independentista, lo que me lleva a estudiar y conocer a fondo unos ideales, metiéndome en el papel y sintiendo lo que ellos exponen”.

Toda una formación que, sobre todo “te ayuda a hablar en público, saber exponer y trabajar en equipo. Son aptitudes que considero me van a ser útiles toda la vida, aprendo a venderme a mí mismo y saber de lo que soy capaz. Además es muy importante aprender a diferenciar entre trabajar en grupo y en equipo, un grupo es un tumulto de personas, mientras que un equipo nos influimos entre nosotros, aportándonos cosas y consiguiendo un objetivo común”.

“Los jóvenes podemos aportar mucho”

La pieza clave en el SIPE 2020 la tiene un joven de 17 años. Alberto García actúa como presidente del principal aliado del Gobierno, eso sí a cambio de algunos Ministerios. De Novaschool Añoreta, en el Rincón de la Victora, Alberto se sumó al club de debate porque era algo que había visto en el cine y quería ver en la realidad, un paso que no tenía vuelta atrás pues,  “tras el primer torneo ya es adictivo, y quieres seguir adelante”, 

Tres días de SIPE para comprender el panorama actual político

Alberto García

Como persona interesada en la política, Alberto considera que el debate ayuda en su formación.  “Aprende a respetar las opiniones del contrario y, sobre todo, a prepararte la postura a favor y en contra, lo que te ayuda a razonar y a enriquecerte como persona. Además se suma el trabajo en equipo pues en los torneos es clave que todos vayan en consonancia”. A la hora de afrontar un examen o una decisión importante el debate también ayuda. Así, Alberto subraya como “se nota mucho quién está en debate, por la soltura, las expresiones y las técnicas para enmascarar los nervios, aprendiendo a improvisar y hablar en público”. 

Sobre la realidad de la política actual, el joven malagueño señala cómo “los jóvenes podemos aportar mucho, en los debates electorales me llama la atención mucho el escaso nivel, se basan en la confrontación, metiéndome con la persona que tengo enfrente y sin decir cuáles son las propuestas. Me falta argumentos y convicción, y sobra la crítica contra el otro”. Una postura que traslada a su trabajo como presidente de ‘Cambiemos’, donde  intenta que la gente se divierta, sirviéndose de técnicas como la ironía. “Es clave poder contraponer qué quieren ellos, lo que queremos nosotros y sobre todo, por qué lo nuestro es mejor, nos servimos de este juego para aprender a desarrollar las técnicas.”

El futuro de Alberto pasa por la universidad, donde “me consta que hay un club de debate, y es algo que está reconocido tanto en la propia universidad como en el futuro trabajo, porque demuestra que tienes interés por ser mejor persona”. 


Compartir