Un protocolo de inclusión que “garantiza los derechos de las personas con discapacidad” en la UGR


La Universidad de Granada ha presentado esta mañana ante los medios su nueva Política de Inclusión y Diversidad. El acto, que se ha desarrollado en el Salón de actos del Complejo Administrativo Triunfo, ha contado con la intervención de Pilar Aranda, rectora de la UGR; Gonzalo Rivas, director general de Personas con Discapacidad de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía; Teresa Ortega, vicerrectora de Responsabilidad Social, Igualdad e Inclusión de la universidad granadina, y Esperanza Alcaín, directora del Secretariado para la Inclusión y la Diversidad de la UGR. Aunque estaba previsto que también interviniera Dolores Ferre, directora general de Universidades de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía, finalmente no ha sido así. Los espectadores con discapacidad auditiva han podido seguir la presentación gracias a la presencia de un intérprete de lengua de signos.

Esta política, que ha sido elaborada por la institución granadina junto a la Dirección General de Personas con Discapacidad de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta,  se caracteriza por ser “un protocolo avanzado, flexible, dinámico e integral para estudiantes, profesorado y personal de administración y servicios”, explicaba la rectora de la UGR. Aranda añadía que se trata de un protocolo integral ya que “quiere atender desde que acaban la educación secundaria a la entrada en la universidad, continuar en la universidad y además, realizar un seguimiento en temas de empleabilidad. Queremos cubrir un arco completo de apoyo con medidas específicas de la Universidad junto con la Dirección General de Políticas y con asociaciones y fundaciones con las que estamos trabajando”, declaraba.

Precisamente ese rasgo “integral” es el que ha destacado como principal diferencia con respecto a los protocolos de inclusión de otras universidades, “la principal diferencia es que hemos logrado un protocolo integral de todo. Cubre todos los aspectos”, aseguraba. No obstante, la rectora ha querido recalcar que es consciente de “la importancia del Distrito Único Universitario” y asegura que “hemos trabajado con otras universidades, aprendiendo de ellas y ellas de nosotras. Queremos que este protocolo sea para todas las universidades”, expresaba.

En esa línea tanto la rectora de la universidad granadina como Teresa Ortega, vicerrectora de Responsabilidad Social, Igualdad e Inclusión han querido destacar que ayer mantuvieron una jornada de trabajo “muy fructífera” todas las universidades públicas andaluzas para marcar unas líneas de trabajo comunes en materia de inclusión y compartir experiencias, “La inclusión es un valor universal que debe unirnos a todos. No solo se debe trabajar desde el Vicerrectorado de Inclusión, sino desde toda la Universidad, porque estamos implicados todos y todas”, explicaba la vicerrectora antes de proceder a relatar las principales conclusiones surgidas tras la reunión mantenida.

Entre algunas de las conclusiones más importantes de la reunión destaca la necesidad de elaborar un censo de personas con discapacidad y necesidades especiales, reclamar subvención a la Junta para trabajar en más iniciativas para personas con discapacidad, formar al profesorado en materia de discapacidad e implementar páginas web accesibles.

Puntos claves para una inclusión integral

Sobre el contenido de este nuevo protocolo, Esperanza Alcaín, se ha encargado de exponer los principales puntos que se tratan en él no sin antes mencionar que para su elaboración ha sido fundamental “la transversalidad”, ya que “es una condición esencial el trabajo de todos los centros de la Universidad de Granada”, y que con él “se garantizan los derechos de la comunidad universitaria con discapacidad”, expresaba la directora.

Los puntos más destacables son que se trabajará con el estudiantado desde bachillerato para potenciar el acceso a la universidad; formarán a profesorado, PAS y estudiantado en materia de discapacidad con cursos como ‘Estudiantes por, para y desde la discapacidad’, que comenzará próximamente; se realizarán actuaciones en distintos centros para detectar necesidades; actuarán en todos los servicios, como por ejemplo, los centros bibliotecarios, que se harán plenamente accesibles, siendo la Biblioteca de la Facultad de Derecho la primera de ellas, y se potenciará la investigación en materia de discapacidad, entre otras medidas. Además, con este protocolo se fortalecerá el servicio de atención pedagógica y atención a los Erasmus que ya venía prestando la UGR por ser “necesario” y también se trabajará en temas de movilidad y eliminación de barreras de todo tipo no solo físicas.

Así, la universidad granadina continuará trabajando en materia de inclusión con más de 40 asociaciones con las que actualmente mantiene colaboración y da un paso más para que estudiantes con otras capacidades puedan tener una formación completa y una vida universitaria, personal y profesional plena, “Para la UGR es muy importante que estos estudiantes con otras capacidades puedan tener una formación completa, ir a sus programas Erasmus, a sus prácticas en empresa, y poder realizar una inserción laboral”, concluía Pilar Aranda, rectora de la UGR.

 

 

 


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *