Un año y siete meses más tarde la UMA vuelve a reunir al Claustro


El Bulevar Louis Pasteur, la iluminación en la Ampliación de Teatinos, el Plan de Ordenación de Recursos Humanos o el mal estado de las Facultades de Ciencias y Filosofía y Letras han sido algunos de los temas que han centrado las reivindicaciones del primer Claustro que ha celebrado la Universidad de Málaga con José Ángel Narváez como rector, un año y siete meses más tarde, y donde, en sesión ordinaria, se ha aprobado el inicio del proceso de reforma de los estatutos y el calendario que se seguirá para ello, que comenzará el 28 de febrero.

De esta forma, los miembros claustrales han accedido a la reforma por asentimiento, después de que el último Consejo de Gobierno acordara que fuera el máximo órgano de gobierno de la UMA el que liderara los trámites. El rector, José Ángel Narváez, ha señalado que el objetivo es que los nuevos estatutos “tracen la estructura de futuro de la universidad y nos dé la oportunidad de diseñar los procesos que queremos”. Los estatutos actuales se aprobaron hace 13 años y los anteriores estuvieron vigentes durante 20. Así, “el 28 de febrero se llevará el anteproyecto a la Mesa del Claustro y, una vez aceptado, se iniciará el proceso de debate para, sobre el mes de junio, enviar el documento definitivo a la Junta de Andalucía”, ha afirmado el rector.

“El objetivo es crear debate para realizar unos nuevos estatutos que marquen las líneas de la universidad que queremos con la participación de todos”

El Claustro también ha contado con la intervención de los grupos claustrales y los no agrupados. Ha sido en estas intervenciones donde han surgido las principales reclamaciones, solicitudes y preguntas al rector, iniciando la exposición la decana de la Facultad de Estudios Sociales y del Trabajo, Ana Rosa del Águila, como portavoz del Grupo Claustral Ampliación de Teatinos, destacando el peso específico que tienen los nuevos centros y enfocándose en tres áreas: infraestructura, centros saludables y profesorado. “Pedimos el aumento del servicio de vigilancia para que comiencen desde el horario de tarde y hacer más seguro el acceso a la parada de metro que tiene escasa iluminación; al igual que el aparcamiento de la Facultad de Ciencias de la Salud, y esto crea inseguridad”, ha detallado Ana Rosa del Águila. La decanada Ana Rosa del Águila.

Una nueva parada de metro, proveer de desfibriladores a todos los centros siguiendo la línea de UMA Saludable y la difícil situación de los profesores contratados doctores interinos, han sido otras de las peticiones de este grupo, cuya portavoz ha sacado a colación la situación del bulevar Louis Pasteur que conecta Teatinos con las nuevas facultades. A este respecto, José Ángel Narváez ha aclarado que “el bulevar se terminó el verano pasado pero estamos peleando con las administraciones públicas porque el problema es la seguridad de la línea de metro; con lo que me parece una irresponsabilidad la inversión que se ha hecho”.

Otro de los temas que se ha tratado ha sido el Plan de Ordenación de los Recursos Humanos de la UMA, al que se ha referido Javier Ballesteros, portavoz del Grupo Claustral PAS CCOO: “este plan está a punto de culminar y esperamos que para el año que viene se expanda al resto de personal laboral ya que los trabajadores hacemos grande a la universidad”, ha sentenciado. Tras él, ha sido el turno de una de las representantes de los tres grupos de la Red Eureka, Noemí Escobar López, que ha reclamado al rector “el año y siete meses que los estudiantes no han podido expresarse en el Claustro”. Javier Ballesteros, portavoz del PAS CCOO.

Además, Noemí Escobar ha apostillado que “no avanzamos con el carnet universitario, el protocolo para la realización de eventos en la universidad es más restrictivo que los de las ordenanzas municipales, la barra del aparcamiento en El Ejido está limitada al alumnado de Económicas y en la Ampliación debería mejorarse el aparcamiento de bicicletas que es el vehículo preferido por los estudiantes para trasladarse”. La falta de espacios para los estudiantes en la Facultad de Ciencias de la Comunicación también ha sido un requerimiento de este grupo, al igual que la creación de un aulario en Filosofía y Letras “porque los alumnos no tiene un espacio para la interpretación y tienen que irse a espacios de otros centros”, ha dicho la portavoz. Noemí Escobar López, portavoz de Red Eureka.

En representación de Conecta, Javier Olmedo ha recordado “la petición histórica de un bono comedor unificado, el proceso de ayuda para el B1 y el apoyo de la UMA para crear un billete de transporte único en Málaga que unifique autobús y metro”. También ha intervenido Juan Carlos Martín, portavoz de Ciencias, quien ha reflejado la falta de espacios para “comer o hacer actividades en grupo” en esta facultad, la pequeña dimensión de algunas aulas que se queda “insuficiente para el aforo de alumnos” o los problemas para encajar el horario con los laboratorios, “quedándose Bioquímica o Biología sin poder realizar sus prácticas al coincidir”. “El material informático, como los teclados, tiene las letras borradas, algunos las han pintado con típex, y muchos de los ordenadores de las aulas no funcionan”, ha aclarado el estudiante. Javier Olmedo, portavoz de Conecta.

En la reunión no ha faltado el tradicional informe expuesto por el rector, en el que ha anunciado el número total de alumnos con el que cuenta la UMA este curso (36.178) y ha mencionado algunas de las acciones que se han llevado a cabo por parte del equipo de gobierno para, según sus palabras, “luchar contra la precariedad de recursos”. Entre otras, ha citado la vuelta del cien por cien de la tasa de reposición de profesorado y la tendencia inversa que han sufrido las contrataciones de estos, con más ayudantes que asociados.

También ha alabado el proceso de unificación de la Escuela de Ingenierías de la Escuela Superior Politécnica y la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial (EII) –que este viernes elige director– y ha recordado la aprobación del Plan Propio de Investigación y Transferencia, “que está abierto a todo aquel que tenga una actividad investigadora en la UMA”. Juan Carlos Martín Benítez, portavoz de Ciencias.

En el capítulo de reproches, no ha eludido la oportunidad de referirse al modelo de financiación de la Junta de Andalucía, que, según ha asegurado, no será respaldado por los rectores si no cumple tres requisitos. Recordó, además, que el plan andaluz de investigación de este año anunciado por la Junta “aún no está”, como tampoco está el plan de infraestructura. Entre ambos planes se han dejado de ingresar 140 millones de euros.

Defensor Universitario e Inspección de Servicios

El Claustro ha conocido en la sesión de este jueves el informe del Defensor Universitario de la UMA, Manuel Montalbán, que ha rendido cuentas de la actuación de esta Oficina en los dos últimos años, una labor que definió como “fundamental para la convivencia”, dado que tiene encomendada, entre otras funciones, la mejora de la calidad universitaria en todos sus ámbitos, así como velar por el respeto de los derechos y libertades de todos los miembros de la Comunidad Universitaria. Manuel Montalbán Peregrín, defensor universitario de la UMA.

Entre las conclusiones, ha hecho referencia a que “los datos de 2015 y 2016 nos devuelven a niveles similares a los de 2013 porque ya en su momento interpretamos el aumento de 2014 en relación a una serie de situaciones que se dieron cita de manera contingente y pudieron afectar a un gran número de alumnos”. Por su parte, “el número de consultas informadas que hemos gestionado sigue un sentido ascendente y nuestra labor de orientación ha sido eficaz para aclarar dudas planteadas respecto a aspectos variados de normativas o procedimientos; así como para redirigir a los estudiantes a hacer uso de los canales ya existentes para ejercer sus derechos”, ha concretado Manuel Montalbán.

Asimismo, el titular de la Oficina ha hecho hincapié en que “existe la necesidad de marcar líneas de actuación para los equipos directivos de los centros y coordinación de grados y posgrados para casos de hostigamiento o conflictos interpersonales entre estudiantes”. Así, “se requiere un control más exhaustivo de las guías docentes y flexibilidad de los requisitos sobre estudiantes a tiempo parcial por motivos laborales; de mismo modo que existe un retraso en la concreción de los procedimientos necesarios para la expedición del Suplemento Europeo al Título para graduados”, ha enumerado Manuel Montalbán, quien ha enfatizado en “una cultura del respecto a los derechos intelectuales que implique a responsables académicos, docentes y estudiantes, más que acometer una actividad exclusivamente persecutoria de los posibles casos de deficiente citación, o incluso plagio o fraude académico, entre otros”. Sixto Sánchez, subdirector del Servicio de Inspección de la UMA.

También se ha presentado el informe de la Inspección de Servicios, a cargo del subdirector de esta área, Sixto Sánchez, quien ha indicado que se tienen las percepciones positivas de que “existe un total grado de colaboración de los centros con la inspección de servicios; que ha cambiado la actitud hacia la Inspección de Servicios en el seno de la institución, ya que se entiende que tiene la capacidad de incidir en la mejora en la organización de los centros”. Aunque como aspectos a mejorar, el subdirector ha señalado que “deben considerar sistemas de control presencial del profesorado; la mejora de los progrmas de gestión (PROA, Alfil, etc.); y la adaptación de los procedimientos a las nuevas exigencias de la Ley 39/2015 de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

Para finalizar, el Claustro ha concluido con la renovación de las comisiones emanadas de este órgano: la comisión de reclamaciones de los concursos de plazas de profesorado universitario y la de becas, ayudas y asistencia al estudiante.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *