Un doctorado bajo las arenas de Lúxor

Un doctorado bajo las arenas de Lúxor


Mario Méndez y Sergio Sistac son dos estudiantes de doctorado. Hasta aquí todo normal, si no fuera por que sus estudios los están realizando en una tumba de más de 3000 años de antigüedad. Ambos alumnos de doctorado de la Universidad de Málaga trabajan en el el Proyecto Visir Amen-Hotep Huy Luxor (Egipto), dirigido por el doctor Francisco Martín-Valentín y la profesora Teresa Bedman.

Tras conocer el proyecto, gracias al Instituto de Estudios del Antiguo Egipto, decidieron continuar sus especializaciones con un doctorado. Una especialización que les da la oportunidad de conocer de primera mano la historia de Egipto. Tras varios meses en Lúxor hemos hablado con ellos para conocer cómo ha sido su trabajo diario en Egipto.

Sergio Sistac: “cada año es una experiencia que vivimos con la ilusión del primer día”

 En vuestro caso la experiencia en Egipto se repite ¿qué habéis notado diferente de las anteriores campañas?

Lo cierto es que, aunque llevemos ya algunas cuantas campañas tras nuestras espaldas, cada año es una experiencia que vivimos con la ilusión del primer día. En mi caso particular, este año ha sido mi quinta campaña consecutiva participando como historiador y arqueólogo en los trabajos de excavación y restauración que el Proyecto Visir Amen-Hotep Huy lleva realizando en Lúxor desde el año 2009 y esto se nota de cara al resto de los miembros del equipo, sobre todo los más jóvenes. Cada año que pasa siento que gente como Mario y yo vamos adquiriendo más responsabilidades y galones dentro del grupo, lo que nos hace pensar cada vez más en el trabajo que estamos realizando diariamente en la excavación y en la realización de nuestras respectivas tesis doctorales. En muchas ocasiones optamos por quedarnos en casa por la tarde, leyendo algunas obras y artículos interesantes para nuestras tesis o realizando otro tipo de tareas relacionadas con la excavación, como puede ser el trabajo con el registro o el estudio y documentación de algunos hallazgos particulares. Tal es así que, en ocasiones se nos olvida disfrutar más de nuestros ratos de ocio y tiempo libre, algo que sí que sabía aprovechar mucho más en mi primer año.

Tras una formación más intensa y como doctorandos, ¿qué diferencias notáis de vuestra primera visita a esta a la hora de llevar a cabo los trabajos de excavación?

Si tuviera que nombrar una sería, sin lugar a duda, la experiencia que hemos ido adquiriendo a lo largo de todo este tiempo. En la arqueología, es fundamental la práctica, es decir, el trabajo de campo. Creo firmemente que es básico el estar sobre el terreno para poder aprender su metodología y, sobre todo, comprender bien el contexto histórico de los materiales que estamos descubriendo día tras día. Aunque ya había tenido experiencia en otras excavaciones en España antes de venir a Egipto, en mi primer año como miembro de la Escuela de Campo del Proyecto Visir Amen-Hotep Huy, era un auténtico novato en cuanto a la historia y los materiales propios de la cultura faraónica. Esto es algo que, ha ido cambiando a lo largo de estos últimos cinco años, a base de pasar muchas horas trabajando en este magnífico yacimiento y a otras tantas horas dedicadas a la lectura y al estudio en casa. Tanto es así que, hoy en día, me encuentro realizando mi tesis doctoral sobre el Egipto ptolemaico, bajo la dirección de los profesores Clelia Matínez Maza y Francisco Martín Valentín.

Proyecto Visir Amen-Hotep Huy Luxor (Egipto),

Sergio Sistac durante una de las excavaciones

Además, una de las grandes labores que realiza el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto y sus directores, Francisco Martín Valentín y Teresa Bedman, es el de formar a todo aquel estudiante que quiera introducirse en el estudio de la historia del Antiguo Egipto. Esta es una labor que esta institución lleva haciendo a lo largo de sus más de treinta años en el campo de la egiptología. Por lo tanto, nos corresponde a los más veteranos del Proyecto ayudar en este proceso de formación, siendo personas de referencia a los que el resto de compañeros, sobre todo los nuevos, acudan para consultar cualquier duda o problema que pueda surgir mientas estamos trabajando. Es lógico que intentemos enseñar al resto de compañeros las mismas habilidades y conocimientos, cada uno dentro de su campo de especialización, que hemos ido adquiriendo a lo largo de estos años trabajando en Egipto.

Pasar por las excavaciones del Proyecto Visir Amen-Hotep Huy en Luxor os ha hecho decantarnos por especializaros el egiptología ¿en qué líneas estáis trabajando?

Es evidente que, mi experiencia como miembro de este proyecto ha marcado claramente mi futuro en el campo de la investigación histórica. Aunque es cierto que durante mi etapa de estudiante de Historia en Zaragoza ya me había interesado por el estudio de un ámbito tan curioso y peculiar como es el mundo helenístico, no fue hasta hace un par de años cuando vi claro el camino a este respecto. A raíz de mi trabajo aquí y a la luz de ciertos hallazgos que me resultaron de un grandísimo interés, decidí apostar por formarme como especialista en este período de la historia de Egipto.

El Egipto de los Ptolomeos es una época que ha estado muchas veces excluida de la historiografía tradicional por los egiptólogos más canónicos debido a que era considerada como un período de decadencia de la cultura faraónica tradicional. Sin embargo, estamos en la condición de poder afirmar que este es un momento muy rico, tanto cultural como políticamente hablando, en el que la tradición egipcia va a luchar por mantenerse viva en contraposición de esa pequeña clase dirigente de origen griego. El comprender esa relación de poderes entre la monarquía helenística de los Lágidas, con sede en Alejandría, y los grandes centros políticos, económicos y religiosos propiamente indígenas, como podían ser los grandes templos del Alto Egipto, es un tema muy interesante que queremos abordar con la elaboración de nuestra tesis doctoral en la UMA.

En vuestro caso contáis con la dirección del doctor Francisco Martín-Valentín ¿qué destacarías de su experiencia y que consideráis que más os está aportando?

No cabe duda de que el doctor Francisco Martín Valentín ejerce en nosotros el papel de mentor y gracias a él podemos estar hoy en día en posición de llevar a cabo nuestra tesis doctoral. Su guía durante estos últimos cinco años ha sido fundamental en mi caso, puesto que ha sido él, junto con Teresa Bedman, quien me ha abierto de par en par las puertas de este proyecto y me han dado la oportunidad e introducirme poco a poco en el mundo de la egiptología en España.

La experiencia del Dr. Martín Valentín como egiptólogo está más que comprobada a nivel internacional, con casi veinte años como director de una misión arqueológica en Egipto y con grandes hallazgos en su haber. El tener a una persona de su calibre como director de la tesis doctoral es una gran motivación para mí, puesto que siempre sabe cómo espolear nuestra mente a la hora de indagar en cuestiones relacionadas con nuestra investigación. Algo que me resulta muy importante de su dirección es la habilidad que tiene para saber sacarnos de esos momentos de pequeña frustración o atasco mental que todos sufrimos en ciertos momentos de nuestra investigación académica. Con una simple charla con él, es capaz de aclarar nuestras ideas y hacernos ver de nuevo la luz, de manera que solemos salir reforzados y con ganas de comernos el mundo.

Por otra parte, no me gustaría olvidarme del otro pilar fundamental de mi tesis doctoral, la profesora Clelia Martínez Maza, cuya tutorización está siendo de gran ayuda a la hora de ir cumpliendo con todos los requisitos académicos necesarios para mi formación como investigador en la Universidad de Málaga.

Como doctorandos ¿cómo os apoya la Universidad de Málaga? ¿Consideras que la Universidad debería apostar por los estudios de egiptología?

Durante nuestro proceso de realización de la tesis doctoral estamos contando con el apoyo de la Universidad de Málaga en cuestiones relacionadas, sobre todo, con la organización de actividades académicas en las que podemos desarrollar nuestras habilidades como investigadores. Por ejemplo, durante el período que estamos trabajando en Egipto, la universidad colabora con el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto para organizar una serie de Workshops Internacionales en los que los alumnos de doctorado y máster de la UMA podemos impartir conferencias relacionadas con nuestros temas de investigación. De esta manera, vamos realizando méritos que son necesarios para nuestro currículum doctoral, así como ayudamos también a la formación del resto de jóvenes estudiantes que asisten a estas conferencias y que quieren formarse como nosotros en la historia del Antiguo Egipto.

En los últimos años la UMA está realizando un notable esfuerzo para introducir la egiptología en la ciudad de Málaga y esto es algo que se agradece enormemente. Sin embargo, sigue siendo necesario que se siga apostando cada día por lograr afianzar estos pasos iniciales que se están dando para que, en un futuro no muy lejano, la Universidad de Málaga pueda ser un foco muy importante de la egiptología en España. Hay que tener en cuenta, por ejemplo, que el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto (IEAE) es una entidad sin ánimo de lucro y que sus fondos se obtienen de las actividades de la propia Institución, donaciones de Fundaciones y de los Amigos del Proyecto Visir Amen-Hotep Huy, por lo que siempre es difícil sacar adelante las campañas de excavación. Toda ayuda económica para los estudiantes de la UMA que quieran participar como miembros de este proyecto y formarse en Egipto, al amparo del IEAE, es bienvenida, puesto que esta es una experiencia imprescindible y que, sin duda, marca la diferencia entre todos aquellos que se quieran formar en esta disciplina.

¿Contáis con algún tipo de beca o ayuda (FPU, Plan Propio, beca privada…)?

Actualmente no cuento con ninguna beca o ayuda para la realización de mi tesis doctoral. Las becas en el campo de la investigación son muy escasas y se cotizan muy alto, lo que hace que mucha gente joven se plantee seriamente hasta qué punto compensa el realizar una tesis doctoral hoy en día. Es por ello que me encuentro en la situación de tener que compaginar mi actividad académica con la laboral, algo que no siempre es fácil. La necesidad de tener que participar en distintos eventos académicos de manera frecuente así como el viajar a Egipto cada año para la campaña de excavación del Proyecto Visir Amen-Hotep Huy hace que, en muchas ocasiones, sea muy complicado el conjugar ambas facetas. En los últimos años he tenido varios trabajos temporales que he tenido que ir encadenando para poder vivir y, a la vez, seguir con mis estudios y formación como arqueólogo y egiptólogo.

La verdad es que me encantaría poder contar en un futuro próximo con alguna ayuda económica que me permita dedicarme de manera más intensa a mi investigación como doctorando de la UMA. El poder continuar progresando en el campo de la egiptología y dedicarme de manera exclusiva a lo que es, al fin y al cabo, mi pasión, es un sueño al que no quiero renunciar. De momento, toca seguir peleando diariamente por alcanzar esta meta.

Estáis acompañados por estudiantes de grado y máster ¿cómo les animarías a seguir la línea de investigación en egiptología?

Lo primero de todo les diría que, si tienen muy claro que quieren emprender ese camino, no lo dudasen. Oportunidades como las que brinda hoy en día el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto para formarse a todo el que quiera entrar a formar parte de esta rama de la Historia Antigua en España es única. Además, para los estudiantes de la Universidad de Málaga se está abriendo en los últimos años un amplio abanico de posibilidades para iniciarse en la egiptología y es algo que deben aprovechar. El IEAE realiza desde hace casi una década una serie de cursos anuales (de enero a junio) en La Térmica los cuales versan sobre distintas temáticas relacionadas con la historia del Antiguo Egipto y la arqueología (dibujo arqueológico, fotogrametría y digitalización 3D, etc.), y a los que los estudiantes de la UMA pueden apuntarse para aprender mucho sobre esta disciplina, contando además con el reconocimiento de créditos oficiales por parte de la universidad.

Por otra parte, desde hace un año, el IEAE  imparte la asignatura de Egiptología, dentro del Master de Patrimonio Histórico y Literario de la Antigüedad en la Universidad de Málaga. Esta es otra oportunidad de oro para aprender al amparo de gente que conoce en profundidad el mundo egiptológico y quienes vienen avalados por una amplia experiencia trabajando en misiones arqueológicas en Egipto.

¿Dónde veis vuestro futuro como investigadores tras las lecturas de vuestras tesis? (dónde os gustaría continuar la carrera investigadora/ en qué líneas…)

Lo cierto es que no me gusta mucho pensar en ese tema. Soy más de centrarme en el presente y planear mi trabajo a corto plazo. De momento, tengo una ardua tarea que comenzó hace ya año y medio y que se centra en llevar a cabo un gran trabajo de investigación acerca del tema histórico que quiero tratar en mi tesis, el cual espero que sea un estudio novedoso y que abra nuevas líneas de investigación por las que pueda continuar discurriendo en un futuro.

Aun así, está claro que, tras la lectura de mi tesis doctoral, me encantaría poder seguir investigando y trabajando dentro de mi campo de especialización egiptológica, ligado siempre al trabajo arqueológico en Egipto y al mundo académico en España. El hecho de poder disfrutar de primera mano de los descubrimientos y la investigación sobre el terreno, así como poder difundir nuestros conocimientos al resto de la comunidad científica, es algo que me llena profundamente y que, ojalá pueda seguir realizando durante muchos más años. Como dije antes, estamos trabajando para que así sea.

Mario Méndez: El camino hasta llegar a decantarnos por una especialidad dentro de la egiptología ha sido arduo

En vuestro caso la experiencia en Egipto se repite ¿qué habéis notado diferente de las anteriores campañas?

La campaña número XI del “Proyecto de Excavación y Restauración de la Tumba del Visir Amen-Hotep, Huy AT-28”-, un proyecto del Instituto de Estudios del Antiguo Egipto (Madrid- España), el cual está dirigido por el Dr. Francisco Martin-Valentin y Teresa Bedman, ha transcurrido dentro de la normalidad que viene dándose durante mis últimas cuatro campañas. Esto se debe al gran trabajo que vienen desarrollando tanto los directores del proyecto, como el equipo del mismo y los propios trabajadores locales. Este “tandem” que formamos es una pieza clave para que todo comience y se desarrolle en el tiempo establecido. De este modo, podría afirmar que durante esta campaña he notado un equipo mucho más sólido, con disposición a aprender y a trabajar, lo que ha permitido que el trabajo sea fluido. Esto también supone que el tiempo transcurra más rápido y que desees volver con la misma brevedad con la que ha pasado la campaña.

Tras una formación más intensa y como doctorandos, ¿qué diferencias notáis de vuestra primera visita a esta a la hora de llevar a cabo los trabajos de excavación?

Tras cuatro años de formación egiptológica y un año como doctorando de la Universidad de Málaga bajo la dirección de la Dra. Clelia Martínez Maza y del Dr. Francisco Martín-Valentín, afronto mi cuarta campaña de excavación con un mayor bagaje de conocimiento en materia arqueológica y egiptológica. Este hecho se debe a la continua formación que venimos desarrollando tanto en el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto como en la Universidad de Málaga. Dicha acción formativa se está llevando a cabo en forma de: Cursos de Egiptología impartidos por el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto en colaboración con la UMA, con créditos UMA,  en La Térmica (Málaga); ponencias en seminarios y congresos de egiptología celebrados en la Universidad de Málaga, Workshops Internacionales que se desarrollan en Luxor (Egipto), etc. A todo esto se le tiene que añadir, la inquietud investigadora que tanto el Dr. Francisco Martín-Valentín y Teresa Bedman nos transmiten cada día, lo cual nos incita a seguir formándonos. Por este motivo y muchos más, considero que son mis “padres egiptológicos”.

Proyecto Visir Amen-Hotep Huy Luxor (Egipto),

Mario Méndez trabaja en el área de registro, documentación y catalogación de los materiales arqueológicos

Ante todo lo expuesto anteriormente, se puede decir que a la hora de llevar a cabo los trabajos de registro, documentación y catalogación de los materiales arqueológicos que salen a la luz cada día en los trabajos de excavación de la tumba del Visir Amen-Hotep, Huy, comprendes y puedes darles significado, con mayor claridad, a cada una de las piezas. Todo esto requiere constancia, trabajo y sacrificio, pues también se requiere tiempo para conocer y comprender la cultura material del Antiguo Egipto, lo que supone a su vez estudiar la epigrafía jeroglífica, los diferentes tipos de materiales que se empleaban, así como también estudiar la cerámica, que por su abundancia, suele ser el mejor factor de datación de un yacimiento arqueológico.

Pasar por las excavaciones del Proyecto Visir Amen-Hotep Huy Luxor os ha hecho decantarnos por especializaros el egiptología ¿en qué líneas estáis trabajando?

El camino hasta llegar a decantarnos por una especialidad dentro de la egiptología ha sido arduo, puesto que es difícil discernir las líneas de trabajo o hipótesis iniciales con las que puedes trabajar y que den lugar a una tesis doctoral. En cualquier caso, podemos sentirnos respaldados por nuestros directores de tesis, los cuales siempre están ayudando y trabajando a la par para que este camino sea lo más fructífero posible.

Tras mi primer año de doctorando, tuve que presentar el plan de investigación, el cual ha sido aprobado y en el que se muestra la línea de investigación en la que vamos a trabajar durante los próximos años y que la voy a centrar en los cambios politicos-religiosos que se produjeron en Egipto durante las Dinastías XIX y XX.

En vuestro caso contáis con la dirección del doctor Francisco Martín-Valentín ¿qué destacarías de su experiencia y que consideráis que más os está aportando?

Es prácticamente imposible realizar un somero resumen a cerca de la carrera egiptológica del Dr. Francisco Martín-Valentín, aunque entre sus muchos méritos y honores, hay que destacar que es Doctor en Religión Egipcia, siendo uno de los mayores expertos en epigrafía jeroglífica, habiendo publicado en multitud de artículos y libros científicos, los cuales han tenido una enorme transcendencia en la historiografía egipcia de la decimoctava dinastía, pues ha puesto de manifiesto a través de pruebas arqueológicas la corregencia entre Amen-Hotep III y Amen-Hotep IV. A esto hay que sumar su experiencia en campo como director durante más de 21 años en dos misiones de gran importancia: en la tumba n.º TT353 de Sen-en-Mut y, desde el año 2009 a la actualidad, en la tumba n.º AT -28- del Visir Amen-Hotep, Huy, en la cual estoy actualmente trabajando.

Por todo lo expuesto, se puede decir que la aportación que está realizando en nuestra tesis doctoral como director, y también como director de campo en el proyecto de excavación y restauración, es transcendental y de una importancia sin medida, pues además de ser experto en epigrafía egipcia y en la época de Amen-Hotep III y Amen-Hotep IV, tiene un bagaje de conocimiento sin igual, conociendo cada periodo de la historia de Egipto. De este modo, podríamos afirmar que somos muy afortunados, pues contamos con la dirección de uno de los mejores egiptólogos conocidos en la actualidad.

Como doctorandos ¿cómo os apoya la Universidad de Málaga? ¿Consideras que la Universidad debería apostar por los estudios de egiptología?

En cuanto a la primera pregunta, es de destacar la enorme labor que hace el departamento de la Dra. Clelia Martínez Maza y del gran apoyo que recibimos de ella. Como recién aterrizado en la Universidad de Málaga, he de decir que he sido bien recibido, siempre después de sortear las dificultades burocráticas.

En cuanto a la segunda pregunta se refiere, he de decir que el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto imparte la asignatura de Egiptología dentro del el Master de Patrimonio Histórico y Literario de la Antigüedad de la Universidad de Malaga. Un inicio bastante bueno, aunque si bien es cierto, la egiptología española carece de estudios dentro del ámbito universitario, por lo que se haría preciso seguir apostando por crear un departamento que pueda desarrollar un máster propio de egiptología o, por qué no, un grado, dada la demanda que tiene. Para la Universidad de Málaga sería una gran apuesta de futuro, pues somos varios ya los doctorando que estamos desarrollando los estudios en dicha universidad, siendo la institución consecuente y consciente de esto y de la necesidad de blindar a sus doctorados.

¿Contáis con algún tipo de beca o ayuda (FPU, Plan Propio, beca privada…)?

Desde el año 2018 hasta la actualidad contamos con una beca que está recogida dentro de las “ayudas a la promoción educativa, cultural profesional, científica y solidaria”. Sin embargo, aun siendo aprobadas durante dos años consecutivos y avaladas por la Vicedecana de Posgrado e Investigación, la Dra. Clelia Martínez Maza, no se han llegado a tramitar sus respectivos ingresos debido a los trámites burocráticos, los cuales están resueltos.

Estáis acompañados por estudiantes de grado y máster ¿cómo les animarías a seguir la línea de investigación en egiptología?

Cuando uno viene por primera vez a Egipto, ya sabes si Egipto te va a aceptar o no. En cualquier caso, ante la efusividad con la que llegan los recién incorporados a la campaña, poco les podemos decir, puesto que sí vienen a las tierras faraónicos es porque ya consideran que quieren seguir la línea de investigación egiptológica. Hablando desde mi propia experiencia, en mi primera campaña, recuerdo que sentado en la Sala Hipóstila del templo de Hat-Hor en Dendera, sentí que mi futuro pasaba por estudiar egiptología. Es decir, aunque aconsejes y animes a los recién allegados, es algo que se tiene que sentir y que te tiene que gustar puesto que si es así, será tu profesión, y tendrás que dar no solo el 100%, sino también entregar todo el corazón y el esfuerzo posible para poder dedicarte a la egiptología.

¿Dónde veis vuestro futuro como investigadores tras las lecturas de vuestras tesis? (dónde os gustaría continuar la carrera investigadora/ en qué líneas…)

Tras mi lectura de la tesis doctoral me gustaría continuar con la carrera de investigación, seguir vinculado a la Universidad de Málaga como docente, puesto que transmitir mis conocimientos de manera pasional hacia la profesión, creo que es la mejor manera de incentivar a las nuevas generaciones de futuros egiptólogos, llevando siempre de la mano las enseñanzas y la misma pasión con la que el Dr. Francisco Martín Valentín y Teresa Bedman nos lo han trasmitido. De este modo, y siguiendo las anteriores generaciones podremos avanzar hacia un futuro en el que la egiptología española, en estrecha relación con la Universidad de Málaga, sea un referente a nivel internacional, tal y como se merece.


Compartir