Un espacio de convivencia creado por todos en Comunicación y Turismo


El edificio que engloba las Facultades de Ciencias de la Comunicación y Turismo de la Universidad de Málaga está de estreno ya que este jueves ha inaugurado los nuevos espacios para estudiantes que consta de tres zonas: exterior, interior de trabajo e interior de descanso, siendo su diseño el resultado de un proceso participativo de los propios universitarios. Además, en el acto inaugural ha habido una performance poética a cargo de la malagueña María Eloy García y un concierto del grupo, también malagueño, ‘Mitad Doble’.

Tanto la decana de la Facultad de Comunicación, Inmaculada Postigo, como su homónimo de Turismo, Antonio Guevara, han presidido la inauguración de esta reforma, de la que es especialmente destacable el proceso participativo que se abrió para que los estudiantes marcasen las líneas principales con sus aportaciones e ideas, bajo la asesoría de la arquitecta Ana Villegas, del estudio ‘Un toque de amor’. “Vi cómo trabajaban los estudiantes y fue muy fácil reconocer qué necesidades tenían porque eran espacios muy usados pero les hacia falta ser confortables”, ha explicado la arquitecta. Ángela, Juan Antonio, Marcos y Alejandra.

Según Ana Villegas, “el problema principal que tenía el espacio era que no se diferenciaba la zona de paso de la de estudio”. Entonces, “de ahí surgió crear varias zonas: una primera más estática, de trabajo; la de paso, que quedaría detrás de los tabiques; la de relax, como un espacio de encuentro para los estudiantes, y luego el exterior que era una pena que no se usara teniendo un patio tan cercano a la parte de estudio. Se intentó que ahí mismo pudieran trabajar o intercambiar ideas”; ha detallado la arquitecta.

De esta forma, Inmaculada Postigo ha destacado que “siempre hemos tenido en mente el hacer sentir a los estudiantes que ellos forman parte de la universidad, que ellos son universidad; es decir, que no son ni clientes, ni usuarios, que no están aquí de paso sino que esto es también su hábitat y su espacio. Por eso tienen que estar cómodos, porque están aquí durante todo el día”. Así, “tienen lugares y espacios para comer, para conversar, para trabajar, para todo… y, precisamente, al ser su propio espacio, ellos también tienen que hacerse cargo de la gestión porque son los que finalmente lo van a disfrutar, lo van a cuidar y lo van a trabajar”, ha expuesto la decana, quien ha hecho hincapié en que “ha habido una colaboración absoluta entre ambos equipos decanales y, aunque partiese la iniciativa de uno, es un proyecto conjunto en el que todos estamos muy implicados”.

En este sentido, Antonio Guevara ha destacado que “esto surge como una idea del nuevo cambio de equipo decanal de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, que ha entrado con muchas ganas e ímpetu”. “La iniciativa da uso a espacios que estaban infrautilizados y es una muestra clara de que lo público funciona, que la gente participa, que los alumnos que tenemos son muy innovadores y que lo que hay que hacer es apoyar esas iniciativas”, ha dicho el decano que, en su opinión, “siempre nos hemos llevado bien en este edificio, que tiene mucha historia, los equipos decanales. La convivencia es muy importante y aunque nuestros alumnos son de perfiles diferentes, conviven perfectamente en nuestro centro. Y estar a gusto y acogido en su centro es lo mejor”.

Por su parte, los alumnos han señalado el acierto de esta reforma. “En casi todas las facultades tienen zonas ambientadas para el trabajo y más para el descanso y aquí no había demasiado espacio pero con lo que han hecho ha quedado bastsante bonito y le da un aspecto más renovado a la facultad”, ha comentado Ángela de Gálvez Montañez, estudiante del primer curso del Grado de Publicidad, quien ha añadido que “así dan más ganas de venir a dar clase”. Juan Antonio Bueno, del mismo curso, ha subrayado el hecho de que sean “materiales reutilizados y la ambientación que le han puesto incita más al trabajo y a que estés a gusto”.

“Los sofás son una idea muy original”, ha afirmado Marcos, estudiante de segundo de Publicidad, que ha incidido en que “en una facultad de publicidad era necesario que hubiera cosas creativas”. “Está muy bien ahora porque antes el espacio estaba desaprovechado, al patio no salía nadie porque no sabían si podían, y ahora ahora podemos tumbarnos y relajarnos y antes  estaban todas las mesas puestas y ahora podemos separarnos en grupos y hay más enchufes”, ha concretado Alejandra, alumna del primer curso del Grado de Publicidad.

 


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *