Un MIR educativo “para prestigiar la profesión docente”


El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo ha anunciado que quiere impulsar “un programa de formación práctica tutorizada (MIR) de dos años de duración, y en el que se trabajen todas y cada una de las funciones asociadas a la docencia”. Con esta nueva propuesta de un MIR para docentes se pretende un cambio en el modelo de acceso a la enseñanza donde se evalúen los conocimientos adquiridos tras el paso por la universidad.

En palabras del propio ministro:

“Con esta finalidad, una vez superada la formación inicial (Grado y Máster de profesorado), creemos necesario establecer una primera prueba selectiva que, de forma objetiva, evalúe los conocimientos de la especialidad así como otros aspectos relacionados con la organización curricular y escolar, la gestión de centros educativos, y la administración y la legislación educativa”

Méndez de Vigo ha insistido en que este nuevo sistema de acceso tiene que ser “estable, permanente y previsible, y con una carrera profesional basada en los principios de mérito y capacidad, y sujeta a evaluación”. De esta forma, la propuesta que se hace es que al finalizar esta fase de formación práctica, y siempre que se haya obtenido la evaluación positiva en el mismo, se establezca una segunda prueba práctica (oposición) que tendrá como objeto la comprobación de la aptitud pedagógica.

Junto a la propuesta del MIR para docentes, Méndez de Vigo ha aprovechado para recalcar la importancia de que las escuelas se adapten a la “revolución tecnológica” social, fomentando el trabajo conjunto para “mejorar la calidad de la formación de los alumnos mediante cambios en la forma de enseñar y de aprender”. Este paso hacia una mayor digitalización de la educación busca “dar el paso hacia la integración de las nuevas tecnologías en el ámbito educativo”.

“Tenemos una imperiosa necesidad de repensar la educación en términos digitales. Y esto afecta a la manera en que transmitimos el conocimiento, pero también a la forma de integrar las nuevas tecnologías en el aula”

Méndez de Vigo ha señalado también que los cambios implican “formar a nuestros alumnos para que no sólo sean usuarios autónomos de tecnología -que ya lo son- sino que sean capaces de crearla y utilizarla para su propio aprendizaje”. Según los últimos estudios, actualmente el 44% de los europeos carecen de competencias digitales básicas, y existen un gran número de puestos de trabajo que no se cubren porque faltan trabajadores con las capacidades necesarias para desempeñarlos. En los próximos años se calcula que el 90% de los puestos de trabajo requerirán competencias digitales.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *