La URJC apuesta por las más recientes tecnologías


La Universidad Rey Juan Carlos apuesta por las nuevas tecnologías a través de un concurso de drones, el primer campeonato de programación de estos robots, y el diseño y fabricación de objetos flexibles mediante la impresión 3D. Ambas actividades son una muestra de las capacidades tecnológicas que se desarrollan desde las instalaciones de esta universidad, la cual se viene mostrando puntera en la presentación a la sociedad de los últimos avances.

El concurso Dronecampeones tendrá lugar en marzo de 2016 y consistirá en jugar “al gato y al ratón” con drones. Los participantes tendrán que programar al ‘gato’ (drone azul), que estará dotado de sensores de posición (GPS+IMU) y una cámara para que siga al ‘ratón’ (drone rojo), proporcionado por la organización. Además, en Dronecampeones se utilizará el simulador Gazebo y el entorno software JdeRobot, y el código fuente estará en Python (2.7).

El campeonato está dirigido a estudiantes de ingeniería, robótica, visión artificial y aficionados, aunque la inscripción está abierta a cualquier persona que esté interesada en participar. Dronecampeones contará con varias rondas eliminatorias donde se irá exponiendo, en cada una de ellas, “el código de los programadores a distintos ratones, cada vez más listos, y habrá varias mangas”, afirma José María Cañas, miembro del Laboratorio de Robótica de la URJC. 

“Un árbitro medirá el tiempo que el gato ha estado a menos de dos metros del ratón y esos serán los puntos acumulados en cada ejecución”, explica él mismo. Para participar es necesario enviar dos correos, uno para registrarse antes del 15 de marzo y otro con el código fuente del “drone-gato” en un fichero llamado MyAlgorithm.py antes del 28 de marzo. El campeonato será retransmitido por streaming y el premio será un drone modelo ArDrone2+GPS.

Respecto al diseño y fabricación de objetos flexibles mediante impresión 3D, esta tecnología calcula de manera automática la malla de un objeto deformable. La malla se puede introducir a una impresora 3D de manera que se obtiene el objeto fabricado con el comportamiento deseado. Miguel Ángel Otaduy, investigador del Multimodal Simulation Lab de la URJC, explica que “se toman como entradas varios modelos 3D de un mismo objeto, por ejemplo, un dinosaurio de juguete con la cola doblada a un lado, con la cabeza levantada, mirando a un lado, etc.”, y añade que “la solución propuesta descansa sobre varias aportaciones científico-técnicas en el diseño computacional de objetos deformables”.

Algunas de estas contribuciones consisten en el diseño de un modelo elástico para representar las conexiones de la malla y en la formulación de una metodología que calcule la malla óptima para los modelos 3D. Además, se ha conseguido un comportamiento elástico variable utilizando un único material, lo que provoca que se simplifique la fase de impresión 3D y el coste del objeto final.

Al finalizar el trabajo se ha demostrado la capacidad de fabricar objetos con propiedades mecánicas heterogéneas que se adaptan a deformaciones deseadas. Un diseñador puede crear los modelos deseados de manera sencilla en herramientas CAD 3D y la solución aportada realiza de manera automática el cálculo de la malla óptima a fabricar en una impresora 3D.

Por el momento, esta contribución es de carácter principalmente teórico y sólo se ha demostrado en pequeños objetos de juguete. Sin embargo, la tecnología desarrollada tiene aplicación en campos con un gran impacto potencial, entre los que se encuentran el diseño de órtesis y prótesis médicas, el diseño de tejidos y órganos sintéticos, o el diseño de ropa y mobiliario. Además, este trabajo se enmarca dentro del proyecto ERC Starting Grant Animetrics, que persigue el diseño de modelos de simulación del comportamiento mecánico de fenómenos y objetos cotidianos, en este caso para su fabricación.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *