Las universidades andaluzas se reivindican como principal motor del PAIDI de la Junta


Una abarrotada Sala de los Espejos del Palacio de San Telmo por representantes de universidades, administraciones y empresas acogía la presentación del esperado Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación 2020, tras “siete años difíciles” donde “investigación e innovación se han ralentizado”, ha reconocido la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Los representantes de la universidad aprovecharon el acto y la presencia de la presidenta para recordar importantes reivindicaciones, como la reducción de trabas burocráticas, una financiación estable que genere certidumbre o la recuperación de los investigadores noveles.

Arrancaba Eduardo González Mazo, rector de la UCA y presidente de la Asociación de universidades públicas andaluzas (AUPA), cuya palabra más repetida fue “certidumbre”, en alusión a la financiación de la investigación. González Mazo explicaba que nos encontramos en el “momento idóneo para el cambio de modelo productivo” y por ello reivindicó que “Andalucía es y será lo que sean sus universidades”, evidenciando la contribución de las universidades públicas al sistema de ciencia de Andalucía, con “más de 2.000 grupos y 25.000 investigadores”. El rector reclamó “superar el periodo de involución y recortes, desde la defensa de los grados de cuatro años y la moratoria de la LOMCE”. Finalizó el presidente de AUPA hilando con su reivindicación central, diciendo que “el futuro está ahí y solo podemos alcanzarlo con más conocimiento, investigación, desarrollo e innovación. Generemos entre todos certidumbre”. El rector de la Universidad de Cádiz y presidente de la AUPA, Eduardo González Mazo.

La catedrática de Botánica de la UCO, Carmen Galán, continuó haciendo hincapié en “hablar de personas”, reivindicando la necesidad de “aportar por personal novel” para lo cual se precisa de “proyectos a largo plazo con financiación que permitan la renovación generacional” y evitar así “la interrupción de la carrera investigadora de los doctorandos”. Recordando una cita de Arellano en su época de rector, Galán supo dar un toque de atención a la Junta. “Hemos recibido promesas, y lo agradecemos. Pero deben materializarse en el más corto espacio de tiempo”.

Cerraba la representación universitaria Marta Alarcón, investigadora del GENYO, que expuso en un claro discurso las dificultades de los investigadores andaluces, destacando las trabas burocráticas. “En Suecia, donde he trabajado durante 30 años, se confía en el criterio del investigador de qué necesita y se le provee en semanas. Aquí puede tardarse seis meses”. “La ciencia española sería verdaderamente competitiva si se viera aminorada, o incluso exenta, de las trabas administrativas” reclamó. Sobre el PAIDI, reconoció el esfuerzo de la Junta, pero recordó que “las ideas no aparecen por generación espontánea. No podemos atraerlas con promesas de poco alcance”. Alarcón denunció también que “la carrera investigadora puede llevar a la desesperación”, reconociendo malas praxis derivadas de “usar siempre los factores de impacto y la citación, de la que se aprovechan revistas con altos índices”, por lo que reclamó “soluciones nuevas” que introduzcan otros criterios de evaluación de la investigación.

Susana Díaz responde a la universidad

Díaz ha querido destacar especialmente el dato de que el PAIDI cuenta con una financiación de 16.700 millones de euros. De esta cantidad, 2.170 serán fondos autonómicos. La cifra procedente de los presupuestos universitarios es similar, de 2.125. El resto procederá de fondos europeos, estatales y privados, con el objetivo de alcanzar el 2% del PIB dedicado a I+D+I. La presidenta defendió su PAIDI en que es una apuesta “valiente y comprometida con nuestra investigación” y “muy ambicioso” pero acorde a “lo que Andalucía está en condiciones de alcanzar” porque el PAIDI es “una apuesta colectiva, como comunidad”. Por ello llamó al concierto de todos, empresas, universidades y administraciones, en torno a este plan, para “que cada uno aporte lo mejor que tiene, y la Junta se va a poner al frente”. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

La presidenta de la Junta, atenta a los mensajes lanzados desde las universidades, no perdió ocasión de responderlos uno a uno. “Hay cosas que mejorar, es cierto Eduardo, yo quiero que los investigadores se dediquen a la ciencia, y no a la burocracia”, aludió la presidenta al rector de Cádiz, pero matizando que los fondos públicos deben ser gestionados “con rigor, control y transparencia”. Para ello, Díaz planteó que desde la Junta “vamos a considerar a las universidades como administraciones públicas, para que eso permita, como también han comentado nuestras investigadoras, mejorar la velocidad, la rapidez, la celeridad, la eficacia y la eficiencia a la hora de llevar adelante esos fondos de otras instituciones”, contestando así a Galán y Alarcón. Por último, la presidenta informó de que una de las prioridades del PAIDI será el programa de retorno del talento porque “ha habido muchos investigadores que han tenido que abandonar Andalucía, un capital bien formado que tiene que retornar cuanto antes”, para así sumar 7.000 nuevos investigadores para 2020.

Los rectores toman con mesurado optimismo el nuevo PAIDI

Los rectores andaluces manifestaron su acuerdo en tomar con prudencia la presentación del PAIDI entre los rectores. En esta línea, el rector de la UMA, José Ángel Narváez, describió el PAIDI como “una apuesta necesaria de la Junta para el avance de la comunidad”, pero recordó, en la línea de González Mazo, que “necesita primero de certidumbre económica” aludiendo a los 16.000 millones anunciados ampliamente por la Junta y de “reducir el lío burocrático”.

Por su parte, el rector de la UCO, José Carlos Gómez Villamandos, calificó al nuevo PAIDI como un “ansiado plan que esperemos se concrete en convocatorias pronto”, con una financiación adecuada para las universidades. Financiación adecuada con idéntica “forma de pago” adecuada, palabras con las que el rector hacía referencia indirecta a los ya conocidos retrasos en el pago de la deuda que la Junta mantiene con las universidades andaluzas.

Por otro lado, y tras la reunión previa a la presentación del PAIDI que los rectores mantuvieron con el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, y con el consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, en la que se abordaron cuestiones técnicas, según indicó Gómez Villamandos; el rector de la UCO también resaltó la “positiva relación” entre universidad y empresa que establece el nuevo PAIDI.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *