Vivo y dinámico


Una sociedad que dé la espalda a la educación y a la formación no es nada; una sociedad que no sienta como suya la universidad no es nada y, por contra, una universidad que se encierra en sí misma, sin abrirse a la sociedad, está llamada a vegetar y ser máquina de expender títulos. En esta doble dinámica es dónde yo veo el papel del Consejo Social y a ello voy a dedicar todos mis esfuerzos y de quienes conforman esta institución que ha de ser viva y sensible ante los ineludibles cambios en los que ya estamos inmersos. Si el Consejo Social no es capaz de responder a estas exigencias, más vale darle por amortizado.


Juan de Dios Mellado, presidente del Consejo Social de la UMA

Desde un sentido profundamente humanista e incluso con una elevada dosis de rebeldía, el Consejo Social debe tener cada vez más un papel decisivo como nexo necesario e inteligente entre la universidad, la economía y la sociedad malagueña. La Universidad de Málaga es, con mucho, la primera empresa de la provincia y hay que lograr, en la medida de nuestras posibilidades, que la sociedad vibre con su universidad, la sienta cercana y forme parte de su esencia.  Pretendo, además, que el Consejo tenga presencia activa en la provincia, con proyectos claros y viables y como objetivo inmediato, que recojo de mi antecesor el senador Antonio Morales, la puesta de largo de la excelente y asombrosa exposición de Eugenio Chicano y sus 32 cuadros de paisajes de Andalucía.

A estos asuntos quiero dedicar mi esfuerzo, contando con el apoyo y eficaz trabajo de los consejeros que constituyen el Consejo y en estrecha colaboración el rector de la UMA, José Ángel Narváez, que ha demostrado tener una especial sensibilidad por el Consejo Social y el papel social y humanista de esta institución.

Por Juan de Dios Mellado
Presidente del Consejo Social de la Universidad de Málaga


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *