La mejora de los antioxidantes del tomate ecológico, a estudio en la UAL

La mejora de los antioxidantes del tomate ecológico, a estudio en la UAL


El impacto de la malla de sombreo en las propiedades nutricionales y antioxidantes del tomate ecológico, mediante métodos espectroscópicos basados en resonancia magnética nuclear (RMN) combinados con métodos estadísticos multiparamétricos, es el área de estudio sobre el que trabaja a día de hoy el Grupo de Investigación FQM-376 “Advanced NMR Methods and Metal-basedCatalysts”, del centro de investigación CIAIMBITAL de la Universidad de Almería. Investigación sobre la que la prestigiosa revista americana ‘Journal of Agriculture and Food Chemistry’ ha publicado un artículo donde se detallan los avances realizados por este equipo científico de la UAL.

Un estudio de campo, realizado en las instalaciones de la empresa almeriense Biosol Portocarrero, que ha sido novedoso no solo por comparar la productividad del cultivo de tomate ecológico bajo una malla de sombreo frente a su práctica convencional; sino porque se ha aplicado una herramienta como la RMN en la determinación de la composición de compuestos nutricionalmente saludables en los frutos cosechados bajo una u otra práctica agronómica.

Mejoras en la producción de tomate ecológico

Esta investigación de la institución almeriense, dirigida por Ignacio Fernández de las Nieves, demuestra que la aplicación de sombreo en cultivos de tomate ecológico va acompañada de un aumento en la actividad antioxidante del tomate debido, principalmente, al aumento de sus niveles tanto de flavonoides como de fenilpropanoides. En contrapunto, el estudio concluye que hay una menor producción en cuanto a kilos de fruto. Así pues, Fernández de las Nieves destaca que “la importancia de este estudio radica en que, por primera vez, se han utilizado técnicas de metabolómica y, en concreto, de resonancia magnética nuclear en la diferenciación de cultivos de tomate ecológico y determinar la influencia que tiene el sombreo no sólo en productividad o calibre sino también en calidad nutricional”. Además, ha agradecido el haber podido contar en este estudio con la investigadora Ana Cristina Abreu, que es quién lleva a cabo junto con algunos doctorandos del grupo de investigación los estudios de metabolómica aplicada.

Por su parte, durante la investigación, se analizaron un total de 144 extractos de tomate ecológico de la variedad Delyca bajo dos condiciones diferente de sombreo. Los tomates de cada sector de cultivo se cosecharon cada semana durante el ciclo primavera-verano entre mayo y julio de 2017, con un total de 12 cosechas. Tras esta práctica, el estudio aporta interesantes conclusiones sobre la influencia del sombreo desde el punto de vista nutricional. Así, los resultados demuestran que el contenido total del fruto en compuestos fenólicos, concretamente en flavonoides y fenilpropanoides, se vio incrementado por el uso del sombreo; lo que explica el incremento encontrado en la actividad antioxidante de estos tomates.

De este modo, su valor nutricional aumenta positivamente en los cultivos sombreados en comparación con las plantas cultivadas bajo condiciones tradicionales. Sin embargo, sus concentraciones en carotenoides licopeno y beta-caroteno disminuyen con respecto a los cultivados sin malla de sombreo.

En cuanto a la productividad del cultivo con y sin sombreo, el estudio llega a conclusiones de gran interés para el agricultor. En concreto, se encontró que los cultivos de tomate ecológico bajo sombreo con sólo un 50 por ciento de intensidad lumínica disminuyeron su rendimiento en cuanto a kilos de tomate recolectado en un 35 por ciento, en una reducción en tamaño del 4 por ciento y en una bajada del peso de un 12 por ciento.

Por último, señalar que el estudio se sigue desarrollando gracias al proyecto de investigación referencia RTC-2016-5239-2 titulado ‘Mejora de la calidad organoléptica en agricultura ecológica mediante técnicas metabolómicas’. Está financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad con una subvención recibida en la UAL de 158.658 euros. Además, está prevista la ampliación a otros cultivos de invernadero y a otras variedades de fruto para corroborar estas primeras conclusiones.


Compartir