“Si tú pagas lo que estudias valoras más el esfuerzo que tienes que hacer”


El pasado jueves 7, dentro del ciclo de conferencias Economía y Sociedad, de la Facultad de Económicas, Aula Magna entrevistó al profesor y economista José María Gay de Liébana. Académico numerario de la Reial Acadèmia de Doctors y profesor titular de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad de Barcelona. Como miembro de la comunidad universitaria contestó a nuestras preguntas sobre actualidad y economía en el ámbito académico.

AM: ¿Considera económicamente viable el sistema universitario público español tal y cómo se desarrolla en la actualidad?

Cualquier país tiene que asumir el coste de los que es la Educación Pública. También creo que sería necesario que el alumno fuera más consciente del coste en el que se incurre, con lo cual tendríamos que buscar algún sistema que fuera algo mejor en ese sentido. Se trata de la apuesta por el talento y por forjar valores para el día de mañana. Al final tenemos un pueblo que, en la medida en la que su gente esté muy preparada, puede ir hacia delante.

En la universidad pública estamos viviendo recortes y ajustes debido a que a los políticos, en mi opinión, no les interesa que haya ente preparada. Con un pueblo culto se impide que haya determinadas actuaciones “torticeras”. A la vez, tenemos un problema en la universidad con los cambios de planes. En pocos años hemos cambiado una barbaridad los planes de estudio y esto nos está perjudicando. En otros países se mantiene los planes de estudio con seriedad y, por tanto, así van los países. Ahora te encuentras con carreras, por ejemplo la mía, en la que hay cambios de asignaturas cuya importancia cada vez se ven reducidas a más. Creo que en el tema de formación debemos insistir y ser más exigentes.

AM: ¿Qué sistema sería el correcto para que el alumno diera esa mayor importancia a sus estudios?

El sistema de tasas creo que funciona. Yo particularmente estudié mi carrera con matrícula gratuita una parte y otra pagando, por lo tanto sé cuánto me ha costado a mí mis estudios. Yo creo que valoras mucho más las cosas cuando las pagas. No es lo mismo que no me cueste nada a que me cueste 20 o 600 euros las tasas. La importancia reside en el que yo lo pueda pagar a través de un sistema de financiación que sea fácil. Particularmente lo que haría sería un sistema como el de EEUU o de algunas universidades de Inglaterra, en los que pides un préstamo que luego vas devolviendo a lo largo de tu vida. Estas universidades tienen un buen rendimiento académico, pues los estudiantes son conscientes. Esto se demuestra a su vez en los ranking de las instituciones. Si nos vamos a las Escuelas de Negocio, entre las que España tiene centros en la parte alta de los rankings mundiales, vemos la diferencia con las universidades, que no están.

AM: Este tipo de sistema podría llevar al caso de que existieran estudiantes que no puedan pagar sus carreras.

Todo el mundo puede acceder, pues vas a pagar tú con tu activo. Es decir, los rendimientos que generes tú con tu activo. Con estos, cuando acabes la carrera, vas a devolver el préstamo, por tanto no hay problema. Si tú pagas lo que estudias valoras más el esfuerzo que tienes que hacer.

AM: Pero esto nos lleva al paro juvenil que existe hoy en España.

El paro juvenil, al margen de la universidad, es un problema de las familias también. Venimos deslindando la responsabilidad de las familias que es mucha. Lo padres tienen que obligar a sus hijos a que hagan un oficio o que se dediquen a estudiar. Aquí debemos introducir un nuevo elemento que es que tal vez tengamos un sobre exceso de universitarios, como consecuencia de que hemos querido de que todo el mundo fuera universitario, y nos hemos olvidado del que es el “hermano pobre”, la formación profesional. En otros países de Europa se muestra que a menos tasa de paro, mayor Formación Profesional. A través de ella, y de una forma Dual, simultaneando práctica con teoría, se puede llegar a la cúspide. Hemos apostado demasiado por la universidad y nos encontramos en que, cuando hay tanto universitario sin trabajo, en paro o haciendo otra cosa, es que está sobrecualificado. Tendríamos que buscar más cualificaciones al nivel de lo que se necesita, pero sin menospreciar esa titulación. En Alemania o Austria no se menosprecia al que estudia una Formación Profesional. José María Gay de Liébana durante su conferencia en la Facultad de Económicas de la UMA.

AM: ¿Cual es su opinión sobre la actual situación de correlación de becas que se da en las universidades?

Las becas no deberían ser para estudiar en tu universidad. Creo que no debería haber becas para estudiar en la propia universidad, con el sentido de potenciar ayudas para conocer nuevo mundo. Para estudiar fuera.  Hay que potenciar el sistema de becas para que se pueda ir al extranjero y que se forme a los investigadores. España le debe mucho a los que se fueron a estudiar fuera, vieron las fuentes externas y a su vuelta dimos un paso adelante.

AM: Para finalizar, nos gustaría saber cómo comenzó a utilizar el fútbol para explicar economía

Es una forma de atraer a los estudiantes. Yo empecé con el fútbol cuando comencé como profesor. Me dí cuenta de que cuando le hablaba a mis alumnos de la empresa A y B se aburrían. Como a mí ya me gustaba el fútbol y ya había empezado a trabajar con él, les hablaba de la temporada del 79 del Barcelona, luego tuve que pasar al Real Madrid, sin dejar de lado mi Espanyol… empecé a irme a otros equipos europeos y ví que entre los alumnos había más facilidades de aprendizaje cuando les hablaba de Ronaldo o de los entrenadores que cuando les hablaba de una empresa. Yo creo que además el fútbol te permite ver la evolución de un sector que ha crecido mucho y que innova. El fútbol es una referencia a tener en cuenta y se puede extrapolar a otros países, es una buena manera de aprender finanzas, contabilidad o derecho, en el fútbol está todo.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *