Becas como derecho y no como premios

Becas como derecho y no como premios


Esta semana el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha presentado los Presupuestos Generales destinados a Educación con la cifra de 1.523 millones de euros para becas. El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, aprovechó la presentación para calificar la asignación como “la más alta de la historia tras cuatro años de subidas”, algo que desde la Junta de Andalucía se ha contradecido pues “no refleja la caída real que ha sufrido tanto el sistema de becas como la asignación que han recibido particularmente los becarios durante este periodo”.

Así, la Consejería de Economía y Conocimiento ha mostrado su rechazo a  la visión triunfalista del ministro de Educación, Cultura y Deporte reclamando la vuelta a un sistema de becas como derecho, para que nadie se quede fuera del sistema por razones económicas. Los datos ofrecidos por la Junta de Andalucía muestran por su parte cómo entre el curso 2011/12 y el curso 2014/15 (último con datos oficiales), el gasto total en becas universitarias por parte del Estado se ha reducido en más de 240 millones de euros anuales, mientras que el número de personas que cumplen los requisitos académicos y de renta para acceder a estas ayudas no ha dejado de crecer, debido a las peores circunstancias económicas de las familias.

De esta forma, para la Consejería de Economía y Hacienda los datos muestran que el aumento del presupuesto “no ha llegado en ningún momento a los estudiantes”. Por el contrario, los becarios han visto disminuir en más de 600 euros la asignación media que percibían por parte del ministerio, según datos publicados por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE).

Becas con cuantías variables y fijas

El motivo de esta reducción, según valora la Consejería de Economía y Conocimiento, es la introducción en el sistema de becas de una cuantía variable. Hasta la llegada del actual Gobierno, existía una cuantía fija máxima que obligaba al ejecutivo a ampliar el presupuesto en el caso de recibir una demanda mayor de la prevista, entendiendo así la beca como un derecho subjetivo. Actualmente, los estudiantes compiten por una partida fija, de modo que a mayor número de beneficiarios, menor es el importe percibido, a la vez que la variable atiende a requisitos académicos y socioeconómicos.

En esta línea desde la Consejería se propone la eliminación de los nuevos requisitos académicos para el acceso y mantenimiento de las becas introducidos por el Gobierno central,  que, en definitiva, suponen un endurecimiento en las condiciones de acceso sobre todo a personas de menor renta. Por ello, pide que se paralice este decreto, que ha generado una situación difícil para muchas personas que han visto transformada la ayuda en un crédito.

Se estima que más de 10.000 estudiantes andaluces, en torno al 7% de los becarios durante los cursos 2012-13 y 2013-14, podrían estar en esta situación de devolver la ayuda recibida, a excepción de las tasas académicas. Sin considerar los preceptivos intereses legales, se calcula que esto podría suponer la devolución al MECD por parte de los becarios de unos 26,9 millones de euros.

Es así como, Economía considera que el sistema de becas del Estado está fallando en un momento de especial necesidad para los españoles, como demuestra que cada vez haya más personas que cumplen con los umbrales de renta y, por tanto, acumulan peores condiciones económicas en su contexto familiar. Por ello, reclama aumentar el gasto en becas lo necesario para atender esta circunstancia y blindar su acceso como un derecho.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *