La URJC realiza el primer mapa completo de huella humana en la Antártida

La URJC realiza el primer mapa completo de huella humana en la Antártida


Investigadores de la URJC han realizado en el primer mapa completo de huella humana en la Antártida. En un artículo publicado en la revista científica Plos One, los investigadores de la URJC, Luis R. Pertierra, Greta C. Vega y Miguel Ángel Olalla-Tárraga, junto con el Dr. Kevin A. Hughes del British Antarctic Survey, han recogido la información actual de las bases científicas, sitios de visita turística, campamentos, aeródromos, refugios y otras instalaciones situadas en la Antártida. Con estas bases de datos han generado un índice agregado de huella humana utilizando parámetros como la densidad humana y la distancia a vías de comunicación marítima o aérea para todos los lugares libres de hielo del continente.

Los primeros en llegar

Como señala el investigador principal del proyecto, el Dr. Miguel A. Olalla Tárraga, “tradicionalmente la Antártida se ha presentado como un ambiente prístino, pero hace ya muchos años que los primeros balleneros llegaron al continente y desde entonces los impactos no han dejado de crecer. La Antártida representa nada menos que una sexta parte de la superficie del planeta y había sido hasta ahora excluida de los mapas de huella humana debido a las dificultades que conlleva caracterizar las presiones humanas en la zona”.

La investigadora Greta Carrete Vega, que actualmente está realizando su tesis doctoral sobre esta temática, añade que “a la hora de generar los índices de huella humana nos hemos adaptado a las particularidades del continente Antártico, en el que los ‘habitantes’ somos científicos o turistas, y las ‘poblaciones’ se presentan en forma de bases científicas y sitios de visita turística. Además, mientras que en otras partes del mundo la accesibilidad está dominada en primer lugar por la extensa red de carreteras, en la Antártida nos encontramos que los desembarcos costeros son la principal fuente de acceso a muchos territorios de la Península Antártica. También hemos considerado parámetros como las autonomías de vuelo de helicópteros y avionetas para determinar la accesibilidad”, destaca la investigadora y doctoranda de la URJC.

Conocer el ecosistema

La elaboración del primer mapa de huella humana en la Antártida permite conocer cómo se distribuye geográficamente la presión antrópica actual sobre el ecosistema, a la vez que posibilita la identificación de las zonas más alteradas y la aplicación de medidas para restringir y gestionar los impactos generados sobre la biodiversidad. El Dr. Luis Rodríguez Pertierra, primer autor del estudio, apunta que “gracias a disponer de esta nueva información podremos reforzar las estrategias de protección de la fauna y flora nativa y ayudar a preservar mejor, entre otras, las colonias de aves marinas (pingüinos, petreles o charranes) del continente. Nos encontramos ante organismos que apenas han tenido contacto con el mundo externo, y cualquier perturbación podría dañarlos severamente”, concluye el investigador de la URJC.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *