La Tarjeta Europea del Estudiante, elemento clave para unificar los campus europeos

La Tarjeta Europea del Estudiante, elemento clave para unificar los campus europeos




El Espacio Europeo de Educación Superior es mucho más que Grados conjuntos y la posibilidad de realizar estancias en otras instituciones. La unión entre las universidades europeas, así como la creación de una comunidad académica conjunta es uno de los pilares sobre los que se asienta este modelo, para lo que hacen falta herramientas concretas que generen esa comunidad.

La Universidad de Málaga colabora en un proyecto europeo para el desarrollo de la que será la Tarjeta  del Estudiante Europeo (ESC-tension). Esta herramienta busca convertirse en un medio clave para implementar y hacer  realidad el Espacio Educativo Europeo para 2025, para lo que cuenta con socios de distintos países como  Alemania, Italia o Polonia. 

Tarjeta Europea del Estudiante

La creación de la Tarjeta Europea del Estudiante parte de un proyecto Erasmus +, coordinando en la UMA por la catedrática de Organización de  Empresas, Ana María Castillo. 

Este proyecto tiene como objetivo promover la adopción y el uso del  Tarjeta Europea del Estudiante, mediante el establecimiento de una plataforma que albergará  las versiones multilingües de herramientas operativas que detallarán los pasos  administrativos, organizativos y operativos para emitir el documento electrónico, armonizar  los sistemas de tarjetas y adaptar los servicios de los estudiantes para que sea completamente  funcional en entornos operativos. 

Tal y como se señala en la web del proyecto, la Tarjeta Europea del Estudiante permitirá una reducción significativa de la carga administrativa, pasando cada vez más de la burocracia a la ausencia de papeles. Además, los estudiantes podrán acceder fácilmente a los servicios en el campus cuando están en el extranjero, como lo hacen en su institución de origen.

El consorcio abarca capacidades y experiencia complementarias a través de la participación  de siete socios de seis países, entre los que se encuentra la Universidad de Málaga, la Fundación  ENDISU, la Fundación de la Universidad Católica de Milán, la Asociación Europea de  Cartas del Estudiante, la Unión de Estudiantes Europeos, la Universidad de Humboldt de  Berlín (Alemania), y la Universidad Católica Juan Pablo II de Lubin (Polonia). 

La duración del proyecto es de dos años (comenzó en noviembre de 2020), finalizando en  noviembre de 2022.


Compartir