Máster de Asesoría Fiscal de Empresas, una formación con una “tasa de empleabilidad del 100%”

Máster de Asesoría Fiscal de Empresas, una formación con una “tasa de empleabilidad del 100%”


Una formación especializada abre las puertas del empleo. Para elegir un máster no solo debemos tener en cuenta las posibles salidas, sino el prestigio y consolidación de la titulación así como el cuadro docente que lo compone. Una de las opciones más demandadas actualmente entre los profesionales de la economía y el derecho es la formación en materia tributaria, los cuáles son imprescindibles para las empresas en situaciones como la sobrevenida por la pandemia del COVID-19.

Desde Aula Magna, El Periódico Universitario hemos entrevistado a Fernando Marcos, director académico del Máster en Asesoría Fiscal de Empresas ESESA-IMF y Socios de KPMG Tax & Legal Services, sobre las oportunidades en el sector tributario. Como director del máster, Marcos suma su experiencia profesional y el conocimiento del sector a los futuros egresados, destacando la importancia de “mantenerse constantemente actualizados”.

Con la llegada de la nueva normalidad, ¿Cómo tendrán que ponerse al día las empresas en materia fiscal? ¿Será una oportunidad de empleo para los egresados de este máster?
Las empresas tendrán que estar muy atentas a todas las normas que se han publicado durante el estado de alarma y a los cambios fiscales que van a venir en los próximos meses. Esto es siempre una oportunidad para los profesionales que se mantienen actualizados y atentos a cualquier modificación. Por este motivo, cuando hay cambios, ESESA IMF incluye alguna sesión para estudiarlos. Éste es uno de esos años: se está reservando una sesión para poder estudiar los posibles cambios que tengan lugar antes de la finalización del programa.

Se trata de un programa de referencia en materia tributaria y fiscal en Andalucía ¿Qué destacaría del mismo?
Es un programa ya muy consolidado y que ha logrado mucho prestigio en el mercado. Se ha logrado un gran equilibrio entre el trabajo personal, las sesiones presenciales y el trabajo en equipo, de modo que resulta posible compatibilizarlo con las obligaciones profesionales. Se trata de un programa con un elevado nivel técnico en el que los alumnos que lo completan con éxito tienen una formación adecuada para enfrentarse a los retos habituales del asesoramiento fiscal y una base suficiente para poder estudiar de forma autónoma las cuestiones más complejas con las que se puedan encontrar. El cuadro docente tiene la obligación de ayudar a los alumnos y de exigirles el nivel adecuado para merecer el título. De este modo se garantiza el prestigio del título que están obteniendo y se facilita su acceso al mercado laboral

El sector tributario está en constante cambio. La formación en él es por tanto algo continuo ¿Cómo animaría a profesionales a volver a las aulas?
Los profesionales del ámbito tributario deben mantenerse constantemente actualizados. Es una exigencia habitual de sus obligaciones. Si no lo hacen, quedarán fuera del mercado en poco tiempo. Cada profesional debe autoimponerse una actualización permanente y programada que le permita no solo mantenerse al día, sino también ampliar sus conocimientos. No podemos olvidar que el ámbito tributario es muy amplio y siempre hay algún campo en el que se pueden mejorar los conocimientos. A título de ejemplo, el despacho al que yo pertenezco, KPMG Abogados, diseña cada año un programa de formación interna que pone al servicio de sus profesionales, para que puedan completar cada año los requerimientos de formación que se exigen a todos sus profesionales.

Entrevistamos a Fernando Marcos, director académico del Máster en Asesoría Fiscal de Empresas ESESA-IMF y Socios de KPMG Tax & Legal Services, sobre las oportunidades en el sector tributario.

Fernando Marcos durante una de sus clases

¿Qué perfil podemos encontrar entre los estudiantes del  Máster en Asesoría Fiscal de Empresas? ¿Hay algún requisito que considere que es necesario para hacer este posgrado?
El requisito básico que se exige es el interés por aprender. Cada año los alumnos me escuchan mis frases en ese sentido. El perfil es variado, normalmente son profesionales que ya llevan varios años en el mundo del asesoramiento fiscal. No obstante, también es un programa adecuado para recién licenciados que quieren profundizar su formación para dedicarse profesionalmente al ámbito tributario. El cuadro docente trata de hacer un programa atractivo e interesante para todos ellos.

Como director del máster ¿Cuál considera que es su punto fuerte?
Cada uno trata de aportar lo mejor de sí mismo para el beneficio de los alumnos. ESESA IMF así nos lo pide cada año. En la parte que a mi me toca llevo 23 años trabajando en el ámbito tributario, primero como Inspector de Hacienda del Estado durante 14 años y desde hace 9 como socio de KPMG Abogados. Además, en la Administración Tributaria he desempeñado funciones en distintas áreas y desde el principio he estado muy vinculado a la docencia y a la divulgación de las novedades tributarias. Esto me da una visión bastante amplia del mudo tributario y una experiencia que intento poner al servicio de los alumnos.

El acceso al empleo preocupa a muchos jóvenes, sumando la llegada de una nueva crisis ¿En qué situación se encontrarán los alumnos y alumnas que reciban una formación como la del  Máster en Asesoría Fiscal de Empresas?
Cuanto mayores sean la formación, el talento y la actitud, mayores serán las posibilidades de incorporarse con éxito al mercado laboral. La situación actual ha profundizado en estos requerimientos y, además, exige una mayor capacidad de adaptación. El mercado siempre valora la búsqueda de la excelencia de los profesionales, demostrada, entre otras maneras, a través de la formación.

El máster dispone de una bolsa propia de empleo ¿En qué áreas podrán poner en práctica sus conocimientos los estudiantes?
Los profesionales que desarrollan con éxito el Máster de Asesoría Fiscal de Empresas pueden poner en práctica sus conocimientos tanto en despachos profesionales como en departamentos financieros de empresas.

Máster en Asesoría Fiscal de Empresas ESESA-IMF

Marcos: “la empleabilidad de este programa está en el 100%”

¿Qué tasa de empleabilidad tienen los egresados?
El programa lo componen alumnos que ya están trabajando y perfiles recién titulados universitarios que, gracias a la formación que obtienen, no tienen problema alguno en conseguir prácticas en empresas o incluso que sus propios compañeros los contraten en sus despachos o asesorías. Por todo ello, la empleabilidad de este programa está en el 100%.

Como socio de KPMG conoce la realidad del sector en el que entrarán los alumnos y alumnas del Máster en Asesoría Fiscal de Empresas ¿Qué consejo les daría tanto para el comienzo como para los que ya conocen su funcionamiento? Como socio de KPGM ¿cuáles son las principales demandas de  las empresas que representa?
Las empresas buscan profesionales con inquietud de mejora y con actitud positiva. El Máster pone a prueba esos valores. La situación actual ha situado también el foco en la responsabilidad y la autonomía de los trabajadores, en la ejecución de proyectos por encima de la duración de la jornada. El trabajo de asesoramiento tiene mucho de confianza, cuanta mayor sea su formación, mayor será la confianza que generen en sus clientes.

Cada año los alumnos me escuchan las mismas frases animándoles a optimizar el resultado de toda índole que hacen durante el programa. Los meses pasan enseguida y es importante planificarse bien para sacar al programa el máximo provecho.

Sobre la formación durante el próximo curso ¿está el máster adaptado a un formato online en el caso de que no se pueda desarrollar las clases presenciales?¿Con qué recursos cuentan los estudiantes?

ESESA IMF  ya contaba con un elevado nivel tecnológico para el desarrollo de las sesiones. Además de la plataforma digital y los medios tecnológicos que se proporcionan a los alumnos, gracias a la adecuación de sus aulas a formatos en streaming resulta perfectamente posible pasar, en cualquier momento en que sea necesario, a la celebración de sesiones en formato virtual. Como decía anteriormente, la Escuela ha encontrado un equilibrio muy razonable entre el trabajo presencial y el trabajo en casa y por equipos.


Compartir