Informar sin sensacionalismos es una de las claves del taller ‘Suicidios y los medios de comunicación’


Este pasado sábado, 30 de enero, la sala de grados del Aulario IV de la Universidad de Almería acogió la realización del taller ‘Suicidios y los medios de comunicación. Rompiendo el tabú’. Una jornada formativa en la que participaron un total de 74 personas entre las que figuraban periodistas, estudiantes universitarios de diferentes grados y profesionales de trabajo social, psicología y psiquiatría; todos ellos procedentes de varias provincias andaluzas y Madrid. Un taller que fue inaugurado por José María Martín, delegado territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, quien destacó

“La importancia de capacitar a los profesionales y concentrar esfuerzos para asistir a personas en riesgo de suicidio y a aquellas que se encuentran en una situación de duelo al perder a un familiar tras un suicidio”.

Así, el motivo de realizar este curso ha sido dar unas nociones u opiniones básicas con las que informar con rigor, sin sensacionalismos, sin morbo, y con conocimientos científicos, algo fundamental para ayudar a prevenir los suicidios. Unas pautas de actuación a seguir que han supuesto las principales conclusiones de este taller organizado por la Asociación de Periodistas – Asociación de la Prensa de Almería (AP-APAL), el Colegio de Periodistas de Andalucía en Almería (CPPAA) y la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Salud Mental de Almería; y que forma parte del convenio de Formación Continua para Periodistas con la Universidad de Almería.

De este modo, mediante la realización de dicho taller enfocado hacia un tema tan sensible como el de los suicidios y su forma de tratarlo en los medios, se ha querido poner de manifiesto que los suicidios se pueden prevenir; teniendo en cuenta además que, por cada suicidio consumado, hay entre 10 y 20 tentativas. Un hecho considerado como un problema epidemiológico por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pues los suicidios son la principal causa de muerte no natural en España, que cuenta con una tasa de suicidios del 8,9%, cifra preocupante; aunque no llega al 61% de Lituania o el 17,5% de Francia. Datos que en 2013, año en el que 3879 personas se quitaron la vida en nuestro país, supondrían unos sucesos 10 veces mas frecuentes que los homicidios, 60 veces más que la violencia de género, o el doble que accidentes de circulación.
Parte de los 70 participantes en el taller.
Reflexiones de los expertos
Durante el transcurso de esta jornada Adolfo Javier Cangas Díaz, catedrático de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la UAL, explicaba que es una solución permanente a un problema temporal. Por eso, “el objetivo es verbalizar, que se pueda hablar libremente de temas que para el que está sufriendo, son muy dolorosos y que aprendamos a escuchar. Porque, contra lo que hacemos con este tabú, lo importante es hablarlo. Porque es una percepción subjetiva, y hay salidas alternativas al suicidio“.

Por su parte, Domingo Díaz del Peral, coordinador del taller, psiquiatra y director de la Unidad de Gestión Clínica de Salud Mental de Almería, en su intervención abordaba los aspectos psicológicos que conducen al suicidio y que, según explicaba, “siempre se dan en una fase muy aguda de crisis, que es breve” y hay una ambivalencia “porque en realidad la gente no quiere morir, sino lo que no quiere es vivir como está viviendo”.

Además, Domingo Díaz indicaba que es prioritario, para ayudar al paciente, conocer la red de apoyo que puede tener esa persona, y añadía que

“Hay que informar al paciente de que esa situación angustiosa no dura para siempre, es pasajera y tiene solución, porque antes pudimos tener momentos similares y pudimos salir”

En último lugar, Ángel Luis Mena, periodista y técnico de la Escuela Andaluza de Salud Pública, charló sobre el segundo pilar de interés en este taller: el papel de los medios de comunicación ante los suicidios. Si se mira detenidamente, es habitual que los suicidios no aparezcan en las noticias; por ello Mena comentaba en este curso que “es una evidencia que los medios tenemos un papel ante los suicidios, y podemos hacerlo jugando el papel del joven Werther, el joven romántico que se suicida, y que lleva a la imitación. Por eso nos dicen que no debemos dar datos sobre el suicidio, datos morbosos, con mucho detalle; porque está demostrado que cuando así aparecen en las noticias, hay réplicas a los tres días y luego a las dos semanas”.

En definitiva, y como destacó en la presentación del taller Covadonga Porrúa, presidenta de la AP-APAL y del CPPAA; la importancia de este taller es vital para ofrecer herramientas a los periodistas que ayuden a tratar con rigurosidad y seriedad informaciones tan delicadas como son aquellas que tratan sobre suicidios.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *