Investigadores de la UCA estudian cómo afecta el ejercicio físico durante el embarazo

Investigadores de la UCA estudian cómo afecta el ejercicio físico durante el embarazo


La Universidad de Cádiz lidera un proyecto de investigación internacional para el desarrollo de conocimiento docente sobre el ejercicio físico y el embarazo. Se trata de un proyecto que desarrolla en colaboración con las universidades de Opole (Polonia) y de Klaipeda (Lituania). El presupuesto es de más de 300.000 euros y la duración prevista de tres años. A lo largo de este tiempo los expertos realizarán un manual teórico y práctico, y una aplicación móvil con información sobre este ámbito para pacientes y profesionales en el campo de la preparación física, y el  tratamiento conservador y preventivo de las mujeres durante el embarazo y en el postparto.

Esta investigación se enmarca en la convocatoria pública europea del programa Erasmus+, concretamente en la Key Action 2 (KA-2) dentro de la modalidad de Asociaciones Estratégicas. Esta línea tiene por objetivo apoyar el desarrollo, la transferencia o la implementación de prácticas y productos innovadores.

El equipo de la Universidad de Cádiz, coordinado por investigador Alejandro Galán, está formado por profesores pertenecientes al área de Fisioterapia en la Facultad de Enfermería y Fisioterapia, José Antonio Moral y David Lucena, del área de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Facultad de Ciencias de la Educación, David Jiménez, y del departamento de Ingeniería Informática de la Escuela Superior de Ingeniería, Manuel Jesús Cobos. Cuenta también con el apoyo del director de secretariado de Proyectos y Redes Internacionales de la Oficina de Relaciones Internacionales de la UCA, Javier Izquierdo.

La actividad física es esencial durante el embarazo

Los expertos de la UCA explican que “el ejercicio físico durante el embarazo y el postparto es esencial para que la mujer esté ágil, sana y activa, la actividad física presenta beneficios tanto en el plano corporal como en el emocional, mejora la postura, la circulación, disminuye los tiempos durante el alumbramiento, mejora el sistema cardiorrespiratorio, evita complicaciones circulatorias periféricas, disminuye el exceso de peso y mejora el estado de ánimo”. No obstante, añaden los investigadores, hay casos en los que la práctica de ejercicio puede presentar riesgos, como por ejemplo frente a una amenaza de parto prematuro, sangrado vaginal o caso de embarazo múltiple. Por lo tanto, “es imprescindible tener la aprobación del médico para realizar actividad física durante el embarazo y rodearse de un buen equipo multidisciplinar que nos haga un buen programa de ejercicio físico, acorde a las características individuales de la embarazada”.

El manual con los contenidos teóricos y prácticos se elaborará acorde a los principios de la Práctica Clínica y la Medicina Basada en la Evidencia. Otro de los objetivos del proyecto estará relacionado con el desarrollo de una aplicación móvil para los diferentes perfiles de usuario. Por un lado, una versión dirigida hacia las propias embarazadas, y por otro, una segunda versión dirigida para los profesionales que atenderán y acompañarán a las pacientes durante la gestación y después del parto.


Compartir