Para educar a un niño se necesita a toda la tribu


De forma simplificada para un artículo breve, esa sería la frase que refleja la tarea universitaria al modo en que yo la entiendo. Hay dos elementos fundamentales que pueden deducirse de esa frase. En primer lugar, la constatación de que la enseñanza, en cualquier etapa educativa -incluida la universitaria-  no es exclusivamente cuestión de método, modelo didáctico, recursos o medios.  La educación es un proceso enmarcado en las relaciones humanas y es a través de ellas donde cobra sentido.

En segundo lugar, el proceso educativo tiene como finalidad hacer a los estudiantes “competentes”. Pero no sólo competentes como abogados, ingenieras, enfermeros o historiadoras. El objetivo final de la Educación Superior es incorporar a la sociedad a miembros competentes de la misma: ciudadanos activos y responsables que -además- serán la vanguardia política, artística, científica y cultural de la sociedad del futuro más inmediato.

Desde esa perspectiva y entendiendo al estudiante universitario de forma holística, cobran sentido los tres ámbitos de trabajo Vicerrectorado de Estudiantes y Empleo vinculados al Secretariado que dirijo. Las alumnas y alumnos universitarios son adultos, con opiniones, inquietudes y aspiraciones personales que debemos tener en cuenta. En el ámbito interno de las universidades canalizan todo ese conjunto de intereses a través de sus representantes. Estos desempeñan una labor fundamental, no sólo porque trasladan las necesidades del colectivo de estudiantes a la institución, sino porque, cómo miembros de los diferentes órganos de gobierno universitarios, transforman a la Universidad misma en un entorno de corresponsabilidad en la que sus opiniones son imprescindibles. Los estudiantes proyectan hacia la sociedad sus anhelos mediante las Asociaciones y se convierten en agentes de cambio social como voluntarios activos en diversas entidades.

Nuestro papel no es más que el de facilitadores para que los estudiantes tomen las riendas de sus propias vidas, no sólo en el terreno académico, sino en todos los ámbitos que conforman al individuo. Y en ese papel ellos son partícipes y están implicados en todas las líneas de actuación que, desde este Secretariado, hemos puesto en marcha en el pasado y pondremos en marcha con su ayuda en el futuro.

Por Bernardo Claros Molina  @caerenter
Director del Secretariado de Representación Estudiantil, Asociaciones y Voluntariado (UAL)


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *