“Uno de cada cinco chicos están empezando a negar la existencia de la violencia de género”

“Uno de cada cinco chicos están empezando a negar la existencia de la violencia de género”


Estudiantes de segundo de Educación Social de la Universidad de Almería han recibido este lunes, 13 de diciembre, una charla sobre el ‘Programa detección, prevención y actuación integral contra la violencia de género entre adolescentes’ de la fundación ‘Márgenes y Vínculos’, a cargo de la psicóloga María Rodríguez y promovida por la Unidad de Igualdad de la UAL.

Esta fundación siempre ha apostado por programas que protejan los riesgos de violencia que hay desde la infancia más temprana hasta la adolescencia. De hecho, es uno de los pocos programas que se dedican a este tema en Andalucía. En este sentido, tanto desde la fundación como la propia María Rodríguez, apuntan que “creemos que es importante trabajar en la prevención desde las edades más tempranas por eso apostamos por programas que eduquen y formen a las profesionales, en este caso a los futuros profesionales de Educación Social, en herramientas que les sirvan para detectar y actuar ante esas primeras manifestaciones de la violencia de género, que sabemos que se están dando entre adolescentes”.

De este modo, a través de esta charla ofrecida en la institución almeriense, Rodríguez ha dado un enfoque integral de la problemática de la violencia de género porque “sabemos que solo actuando con las chicas que la sufren no vamos a solucionar todo el problema, sino que también tenemos que acompañar a los chicos que comienzan a ejercer para ayudarles en el proceso de cambio”.

Combatir la violencia de género

Durante su conferencia en la UAL, la psicóloga María Rodríguez también ha hablado de las pautas de actuación que pueden ofrecer a las familias para que sepan de qué herramientas disponen para detectar esas primeras manifestaciones de la violencia en sus hijos y sus hijas.

Charla donde se puso de manifiesto que una de las principales preocupaciones es que se está viendo que “la victimología es cada vez mucho más baja. Además, según el Barómetro de Juventud y Género de 2021, 1 de cada 5 chicos están empezando a negar la existencia de la violencia de género. Estamos hablando de chicos muy jóvenes, porque son incluso menores de edad, que creen que esto es un invento ideológico y que no sirve para nada lo que hacemos. Por lo tanto, hay que incidir más, no solo con los chavales y las chavalas, sino también con los futuros profesionales que puedan estar trabajando con ellos y ellas en un futuro”, ha explicado María Rodríguez.

A estas edades los principales tipos de violencia de género son “los celos, el control, ahora vemos que hay ciber-violencias que antes no existían o no eran tan explícitas porque no teníamos el acceso de ahora a las nuevas tecnologías. Ya no hablamos de TICs, hablamos de TRICs (Tecnologías de la Relación, Información y Comunicación) porque van un paso más allá, porque su forma de comunicarse es a través de los móviles”. En este sentido, ha indicado que este tipo de violencia “es psicológica, implícita, muy sutil, no se ve a grandes rasgos y es la que al final va mermando y haciendo daño en la relación donde no existe una igualdad, ni equilibrio, sino que existen unas relaciones de poder”.

Sobre las causas de este problema en la adolescencia, María Rodríguez apunta a que “hay unos patrones, unos estereotipos, unos roles de género que se les inculca tanto a los chicos como a las chicas desde sus etapas más tempranas. Sabemos que los medios de comunicación, la televisión, las series, las redes sociales son las principales vías por las que acceden a estas ideas erróneas sobre el amor y los mitos del amor romántico”.

Por este motivo, para acabar con este tipo de comportamientos, la psicóloga de la fundación ‘Márgenes y Vínculos’ cree que lo más importante es “educar en el buen uso de las nuevas tecnologías desde cero, es decir, entender que un móvil no es solo un móvil, sino que es un medio de comunicación más en el que nos relacionamos y nuestras relaciones están empezando a ocurrir ahí. Como profesionales debemos saber qué es lo que está pasando, qué redes sociales son las que se usan, qué canales de comunicación usan los adolescentes, su lenguaje, qué forma tienen de comunicarse entre ellos y ellas y atajar desde ese punto y hacer incidencia en un buen uso de las redes sociales y de los nuevos canales de comunicación”.


Compartir