El vino que te gusta hoy mañana sabrá fatal por culpa del cambio climático

El vino que te gusta hoy mañana sabrá fatal por culpa del cambio climático

0

A muchos les encanta la imagen idealizada que nos presentan series y películas donde los protagonistas buscan relajarse con una copa de vino en la mano. La copa de vino puede llegar a ser la imagen de la elegancia y el refinamiento. Entender de vinos o hacer que se entiende de vinos aunque solo se sepa distinguir un blanco de un tinto da un punto de sofisticación. Si eres de aquellos que cuyo paladar es incapaz de distinguir los matices del roble, lo afrutado del aroma o si la manifestación de los taninos te parece un cuento chino este estudio científico puede hacerte ganar cualquier discusión sobre vinos.

Todo lo que sabíamos sobre vinos hasta ahora puede cambiar por cuestiones ajenas a su producción, que aunque se mantenga durante siglos no volverá a dar los mismos resultados. Esto es debido al calentamiento global. Será complicado que en muchas regiones vitivinícolas se sigan cultivando las mismas variedades que se han cultivado hasta ahora.

Europa posee más de 1.000 variedades de vides y algunas de ellas parecen mejor adaptadas a climas calurosos y toleran mejor la sequía que las 12 que ocupan el 80% del mercado del vino globalmente. “Deberíamos estar explorando precisamente esas variedades para estar preparados para el cambio climático”, explica profesora Elizabeth Wolkovich, del Departamento de Biología Evolutiva y de Organismos de la Universidad de Harvard. Wolkovich ha liderado la investigación, publicada recientemente en la prestigiosa revista ‘Nature Climate Change’, y que cuenta con la participación de Ignacio Morales-Castilla, investigador del Departamento de Ciencias de la Vida de la Universidad de Alcalá.

Atados al terruño

El vino, atado al terruño

Los viñedos tendrán que adaptarse al nuevo clima.

Convencer a los productores de probar distintas variedades de uva es una tarea difícil, y la razón está relacionada con el concepto de terruño, que hace referencia a que el sabor del vino es un reflejo de qué uvas, dónde y cómo fueron cultivadas, es decir, un mismo tipo de uva puede producir diversos sabores según su lugar de procedencia. Tan solo ciertas variedades utilizadas tradicionalmente son parte de cada terruño, dejando poco espacio para el cambio. “En las principales regiones productoras, existe la noción de que el terruño histórico es lo que hace un gran vino, y reconocer que el clima cambia implica reconocer que el terruño está cambiando”, argumenta Wolkovich.

Además, los investigadores aún no cuentan con suficientes datos para determinar si otras variedades serán capaces de adaptarse al cambio climático.  “Sabemos cuánta diversidad existe”, explica el profesor Morales-Castilla, “pero aún contamos con poca información de cómo utilizarla. Una de nuestras sugerencias consiste en que los productores destinen pequeñas porciones de sus viñedos a cultivar otras variedades para ver qué tal se desarrollan”.

No todas las uvas sirven

Los viticultores, tanto en Europa como en el resto del mundo, se enfrentan a más obstáculos a la hora de implementar cambios. En Europa, los productores tienen la ventaja de contar con una tremenda diversidad, repositorios de investigación como los del Domaine de Vassal del Instituto de Investigaciones Agronómicas de Francia destinados a estudiar la diversidad de la vid, y pericia en cuanto al cultivo de distintas variedades. Pero la estricta legislación de etiquetado impone restricciones para aprovecharla.  Por ejemplo, sólo tres variedades de uva pueden formar parte del etiquetado del Champagne y sólo cuatro del Borgoña, lo que fuerza a los productores a centrarse en un número reducido de variedades de uva.

El vino, atado al terruño

Habrá que adaptarse a los nuevos matices.

Los viticultores de otras regiones se enfrentan al problema contrario. Están sujetos a escasas restricciones, pero tienen poca experiencia con la enorme diversidad de variedades de vid que se encuentran en Europa, lo que les hace potencialmente más aptos para el cambio. Tan sólo 12 variedades comprenden más del 80% de uvas cultivadas en los viñedos australianos, más del 75% de todas las uvas que se cultivan en China son Cabernet Sauvignon y la razón principal tiene que ver con los consumidores. “En Europa, se hacen vinos mezclando variedades… pero fuera, nos hemos centrado en hacer vinos de variedades específicas: ‘quiero una botella de Pinot Noir’, o ‘quiero una botella de Cabernet’’’, explica. “La gente compra Pinot a pesar de que puede tener sabores totalmente distintos en función de dónde se ha cultivado, pero si crees que te gusta Pinot, sólo compras eso”, sentencia la investigadora.

Adiós al Pinot

“Con un cambio climático continuado, ciertas variedades comenzarán a fallar en algunas regiones”, asegura. “La solución que ofrecemos es comenzar a pensar en la diversidad de variedades. Posiblemente las uvas que se cultivan hoy son las que eran más fácil de cultivar y sabían mejor bajo condiciones climáticas pasadas, pero creo que nos estamos perdiendo una gran cantidad de buenas uvas más aptas para el futuro’. Si quieres comprar buen vino, deja de mirar las etiquetas y escucha tus papilas gustativas”, concluye el profesor Morales-Castilla.


Compartir
Sobre el autor
Aula Magna

Aula Magna

Creado en Málaga en 1998, Aula Magna El Periódico Universitario es un medio de comunicación online e impreso. Actualmente cubre toda la actualidad informativa de las Universidades Públicas de Andalucía y la Comunidad de Madrid, así como las últimas noticias sobre juventud, empleo, emprendimiento y formación. Puedes ponerte en contacto con la redacción en [email protected]

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *