Miguel Lorente: “La universidad tiene que enseñar igualdad”

Miguel Lorente: “La universidad tiene que enseñar igualdad”


Hoy, 8 de marzo, se celebra el Día de la Mujer, jornada que no ha pasado desapercibida para la Universidad de Granada, ya que a través de su Unidad de Igualdad, la cual mantiene activa desde 2008, se han propuesto numerosas actividades para conmemorar y fomentar la igualdad en este día, entre ellas un acto de conmemoración presidido por Pilar Aranda, rectora de la institución, que además ha servido para presentar la exposición ‘Yes Women Can’.

No obstante, la igualdad es un fin que practican los 365 días del año desde el servicio de la UGR, tal y como dejo patente con sus palabras Miguel Lorente, director de la Unidad, quien no dudó en abrirnos las puertas de su despacho para dialogar con él acerca de una materia, que desgraciadamente en muchos casos aún pasa desapercibida, especialmente para el sexo femenino.

¿Cuándo surgió la Unidad de Igualdad de la UGR?

Surgió en 2008 a raíz de la Ley de Igualdad que se promulgo en 2007 en la que se plantea la creación de unidades de igualdad en todas las universidades españolas

PedroLopez

Pedro López, miembro de la Unidad de Igualdad de la UGR.

¿Cuáles son sus principales objetivos?

Tiene dos grandes líneas de actuación. Por un lado todo lo que es promocionar la igualdad y por otro, actuar sobre las expresiones y las manifestaciones de la desigualdad, dando respuesta, atención y seguimiento para que se puedan resolver este tipo de conflictos. Concienciamos y sensibilizamos, informando de todo lo que está vinculado a estas dos grandes líneas de actuación.

Dos líneas de actuación que se basan ante todo en que creemos que falta por transmitir el valor de la igualdad, es decir, que se adquiera conocimiento de la razón por la que es importante. Queremos hablar de igualdad más allá del resultado, puesto que no se trata de una operación aritmética. Se debe interiorizar cuál es el valor de la igualdad y por ello la concienciación y la formación a través de cursos son claves.

Además, defendemos que no solo se debe actuar contra la desigualdad puntual, sino también contribuir a modificar las causas que dan lugar o que promueven esa situación de desigualdad.

¿Cuántos casos de violencia se han dado en la UGR?

Según unos estudios que se hicieron a nivel nacional para todas las universidades, en la UGR había un 6% de alumnas que son víctimas de violencia de género frente a un 3% de alumnos que la ejercían.

La universidad no es un espacio distinto a la sociedad. Si en la sociedad hay machismo y violencia, en la universidad también habrá, puesto que la gente que entra en las aulas cada mañana no es gente que viene de otro planeta. Salen de una casa en la que puede haber violencia y desigualdad.

No obstante, sí es distinta a la hora de utilizar diversas formas de violencia como por ejemplo el acoso, puesto que puede utilizar espacios jerarquizados o espacios donde hay dependencia o una relación desigual normalizada por las circunstancias.

¿A quién va dirigida esta unidad?

El objetivo es llegar a toda la universidad y a toda la sociedad, puesto que todo lo que se hace en la universidad al final trasciende a la sociedad.  Si somos capaces de que se vaya incorporando la igualdad en nuestros alumnos y alumnas, estos empezarán a ejercer profesiones con una mirada más impregnada de igualdad.

ProtocoloUGR

La Unidad también se encarga de actuar ante casos de acoso.

¿Cuáles son los temas claves que se trabajan?

Todo lo que ha sido el desarrollo del Protocolo para la Prevención y la Respuesta ante el Acoso; la creación de las estructuras propias de recogida de ese protocolo para articular mejor la respuesta, que básicamente es la OPRA, una oficina específica para dar respuesta al acoso, y también la creación de un observatorio de igualdad para que no solo sea la unidad la que se implique en esta materia, sino para que participe toda la comunidad universitaria de forma dialogada, consensuada y pactada.

También promocionar un espacio y los instrumentos necesarios para seguir creciendo en igualdad que sería el desarrollo del segundo Plan de Igualdad de la universidad junto al Plan Concilia. Esos serían los dos grandes ejes ahora mismo.

¿Cómo se fomenta la igualdad de la mujer en la universidad?

Hay dos grandes líneas, la concienciación, mostrando los instrumentos y los factores que han generado la desigualdad, es decir, se  informa de todo aquello que da a entender que la mujer no está capacitada para cursar determinados estudios o realizar diversos trabajos específicos como puede ser todo lo relacionado con las matemáticas, las ingenierías y la arquitectura, entre otros. Así, tratamos de romper con los estereotipos y poner fin a comentarios sexistas, que muchas veces son vistos como normales en las aulas.

Por otro lado, trabajamos y damos respuesta sobre los casos de acoso que se generan en esos espacios que son muy masculinizados. En definitiva, queremos llamar la atención y corregir las causas que están llevando a cabo que se produzcan casos de desigualdad.

Calendaria

‘Calendaria’ es una de las polémicas pero exitosas iniciativas de la Unidad de Igualdad.

¿Cuáles son las campañas que destacaría que han sido clave en la UGR para el fomento de la igualdad de la mujer?

Nosotros desarrollamos acciones concretas vinculadas a la toma de conciencia por quienes más viven estos problemas de forma directa y por quienes más pueden hacer cosas por cambiarlos.

Ha habido varias acciones que consideramos que han aportado beneficios de cara a este fin, como por ejemplo ‘Big Mother’, que está cargada de simbología y de hecho se ha convertido en el símbolo de nuestra unidad. Con ella se proponía el abandono de la figura oscura y masculina de Darth Vather por un Darth Vather rosa al que le acompaña un mensaje crítico, ‘Yo soy tu madre’ y ‘Qué la igualdad te acompañe’. Se trataba de romper con ese mensaje tan masculino y difundido.

Por otro lado, también realizamos ‘Calendaria’, que trata de parar la mirada en los nombres de los meses y que ha tenido un gran éxito, ya que a finales de enero se habían bajado más de 5.000 calendarios por todo el planeta, 17 países de América, 18 de Europa, 2 de Asia y 2 de África. Creemos que en parte se debe a la fuerza de las imágenes que lo forman que transmiten mucho y  a la clara crítica al machismo y a la desigualdad que representan las mismas.

¿Por qué cree que una iniciativa como ‘Calendaria’ es útil para fomentar la igualdad?

En el momento en el que tú te pones a pensar porque pone ‘febrera’ en vez de ‘febrero’, ya estás llamando la atención. Se vincula al lenguaje no sexista y sirve para tomar conciencia por esa vía. Lo estás vinculando a las políticas de igualdad. Si hay polémica es porque alguien lo ha vinculado a todo lo que genera la igualdad.

No estamos haciendo una reivindicación de que los meses deben ser en femenino, pero sí queremos reivindicar el lenguaje no sexista. Cuando tantas asociaciones, colectivos y colegios nos están pidiendo a ‘Calendaria’ es porque algo tendrá, el elemento de concienciación se está produciendo.

¿Cree que los estudiantes universitarios están concienciados acerca de la igualdad?

Tienen conciencia del problema de la desigualdad, pero al igual que a toda la sociedad les falta conocer en profundidad el significado de todo esto y de dónde viene este proceso. Conocer por qué todavía tenemos casos de violencia de género y hay gente que aún piensa que hay que dejarlos porque es cosa de pareja. Hay todavía muchas personas que creen que son solo conflictos de pareja y eso es un problema.

PinkMother

Pink Mother se ha convertido en el símbolo identificativo de la Unidad de Igualdad de la UGR

¿Por qué es importante este tipo de unidades?

Estamos generando instrumentos y respuestas a los problemas que existen, estamos llamando a la toma de conciencia sobre los problemas que hay, que son dos: la falta de igualdad y la necesidad de igualdad.

Además, estamos creando estructuras e instrumentos para que esto no dependa de la voluntad e iniciativa de una persona en cuestión, sino que sea una respuesta que forme parte de lo que son las respuestas y la estructura de la universidad, porque la universidad tiene que enseñar igualdad

¿Cuál considera que es el principal problema que se extrae de la no igualdad entre hombre y mujer?

La injusticia, que tiene muchas caras, la discriminación, el abuso, el acoso y la violencia.

Empieza por lo más tenue, la discriminación, que ni siquiera se ve así, es decir, por ejemplo que aparezca un número mínimo de mujeres en determinadas carreras. No se pensaba porqué era normal que hubiera tan pocas mujeres en algunas titulaciones, pero no se trata de que ahora sí sean capaces y antes no, se trata de que antes no se las veía capaces e incluso algunas de ellas no se veían capaces..

¿Existen carreras en las que predomina la desigualdad de género?

Las carreras no limitan a hombres o a mujeres, pero si a ti te hacen ver o ponen en cuestión tus habilidades con respecto a muchas cosas en vez de estimularte a todo lo demás, eso se plasma en la desigualdad de género en algunas carreras. Es una desigualdad amparada y construida culturalmente, no amparada en una limitación psicológica, neurológica o biológica.

¿Influyen los padres?

Sí, todo influye. La desigualdad es una cuestión que es cultura y  habrá padres y madres que a lo mejor creen que sus hijas van a tener una vida más cómoda si tienen una determinada profesión. La educación que uno recibe en casa es otro mecanismo importante que puede afectar a la desigualdad o beneficiarla en función de la cultura de los propios padres.

Lorente5

Miguel Lorente durante el acto del Día de la Mujer en la UGR

¿Tienen las mismas oportunidades laborales los egresados masculinos frente a las egresadas?

Socialmente hay dificultades para las egresadas frente a los egresados. Lo vemos en el salario, en los cuestionamientos de las mujeres a la hora de empezar un trabajo por la posibilidad de quedarse embarazadas y lo vemos en las dificultades para ingresar en determinados puestos.

¿Qué medidas podrían tomarse para que la igualdad sea una realidad en el siglo XXI y no únicamente un fin u objetivo?

Trabajar mucho el machismo. No es un problema de resultados, sino de causas. Hay que poner el esfuerzo en la concienciación y la formación sobre las causas que provocan la desigualdad.

En la última Asamblea de Mujeres Tecnólogas mencionaron que era importante que hubiera mujeres en los altos cargos para que la igualdad se fomentara, ¿cree que esto es necesario?

Es fundamental por dos razones, porque cuando hay mujeres en puestos de responsabilidad y eso se normaliza, hay diferentes formas de responder, puesto que la forma de responder ante la realidad es distinta al ser la experiencia entre hombres y mujeres distintas.

Además, el hecho de que haya mujeres rompe con los estereotipos que hacen pensar que las mujeres son incapaces.

¿Beneficia a la UGR tener una rectora con respecto al fomento de esta materia?

Sí, es positivo, pero no solo porque sea una mujer, sino porque es una mujer comprometida con la igualdad. Ella apuesta y quiere la igualdad, pero además tenemos el elemento simbólico, puesto que su experiencia personal y profesional enriquece la toma de decisiones y ayuda mucho a que el resto de universidades rompan esa idea de que las mujeres no pueden llegar a determinados sitios.

Muchas de las alumnas cuando vean a nuestra rectora se verán reforzadas y tendrán más ganas de creer que el mundo se puede cambiar.

YesWomenCan

Exposición ‘Yes Women Can’ con la que la UGR lucha por la igualdad.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *