Charo Alises: “Los derechos de las personas LGTBI son derechos humanos”

Charo Alises: “Los derechos de las personas LGTBI son derechos humanos”


Realizando un recorrido completo desde la situación de las personas LGTBI durante el régimen franquista a la actualidad, aplicando ejemplos prácticos durante su disertación, Charo Alises cumplió ayer con las expectativas pretendidas por la Universidad de Almería a la hora de planificar su intervención. Así, en formato online y con una alta participación, se desarrolló con gran éxito, despejando dudas y fomentando que no haya miedo a la denuncia, el taller ‘Diversidad Sexual y Derechos Humanos’.

Una actividad que fue presentada por Eva Díez, directora de la Unidad de Igualdad de Género del Vicerrectorado de Estudiantes, Igualdad e Inclusión de la institución almeriense; quien señaló que “tenemos a una experta en la materia, pero también a una persona comprometida en su quehacer, ofreciendo un taller esencial para entender la diversidad de nuestra sociedad, con cuya protección la UAL está comprometida”.

Un taller enmarcado en la conmemoración del Día Internacional contra la LGTBIfobia, celebrado ayer, que además ha sido el inicio de una serie de actos que jalonarán el mes de junio con motivo de Orgullo LGTBI. Por tanto, habiendo dejado atrás el periodo de exámenes ordinarios que darán paso en breve a los exámenes extraordinarios, el Vicerrectorado ha querido encajar esta actividad en el calendario de la comunidad universitaria insistiendo en que “esta universidad combatirá cualquier ataque a la libertad y a la igualdad entre sus miembros, algo a lo que estamos obligados y que este vicerrectorado siempre defenderá”.

Charo Alises ofrece su conocimiento a la UAL

La ponente, Charo Alises, fue presentada ayer por Eva Diez a la altura de su reconocido nivel, destacando su obra ‘Guía de delitos de odio LGTBI’, reeditada ya por la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, a través de la Dirección General de Violencia de Género, Igualdad de Trato y Diversidad. “Es un documento esencial”, ha dicho en referencia a una obra en cuya última revisión se incluye lo último en jurisprudencia y atención a víctimas, con una amplia bibliografía.

En ese sentido, y ya en materia, Charo Alises fue muy cercana, didáctica y directa a la hora de plantear sin tapujos una casuística que aborda en su desempeño profesional y en su compromiso personal, ya que es abogada, doctora en Ciencias de la Comunicación, activista, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos y, también, coordinadora del Servicio de Atención Jurídica Gratuita a Víctimas de Delitos de Odio del Colegio de Abogados de Málaga. “Es un tema muy sensible, que afecta a los derechos humanos, y el mes de junio, el mes del orgullo, es muy indicado para profundizar en ello”, expresaba en el inicio de su charla, agradeciendo la invitación a la UAL y la idoneidad de la propuesta.

Una conferencia donde, a su vez, advertía de querer “sacar un mensaje positivo”, si bien no ha tenido cortapisas a la hora de desgranar con franqueza lo que todavía sigue sucediendo y la necesidad de una Ley LGTBI pues “algunas sociedades consideran que lo normal es la heterosexualidad, que niegan la homosexualidad, que la reducen a la genitalidad, es decir, que parece que las personas LGTBI lo único que tenemos son prácticas sexuales, porque cuando se habla de diversidad sexual solo se piensa en el sexo y se obvia la parte afectiva, dejan de lado los sentimientos, aspectos que tienen que ver con la forma de comportarse…”. A eso añadía que “la homofobia es una forma de control” para que “el orden sexual siga siendo firme”. Así, “insultarnos por la calle, pegarnos, humillarnos… hace que haya personas LGTBI que no quieran ser visibles en el ámbito público”. Un factor al que ha llamado “control social”, que no legal, dado que “en España ya no hay leyes que criminalicen a este colectivo, pero sí existe un control social”.

Así, durante más de una hora y media, Charo Alises realizó ayer una exposición absolutamente completa, valorada de manera muy positiva por los participantes en el streaming hasta el punto de extenderse media ahora más en turno de preguntas. Una charla donde el comentario general fue el de “valiosa información” respecto a lo impartido por Charo Alises en un taller que finalizó con una frase lapidaria: “Los derechos de las personas LGTBI son derechos humanos”.

Un mensaje impactante

Sin duda, un resumen extremo de lo planteado sería que “si se cumpliera lo que dice la Constitución, no haría falta una Ley LGTBI, pero sigue habiendo discriminación”, subrayó Alises. Taller donde, además, la relató en evolución histórica y la desnudó con casos reales tanto del pasado como del presente, hasta el extremo de tener problemas para dar charlas en los colegios “al considerar todavía algunas personas la homosexualidad como contagiosa, como que por explicar estas cosas vamos a convertir a la gente en LGTBI”. En todo caso, es fundamental tener conocimiento y valentía para denunciar delitos de odio.

Y es que, una vez hecha la contextualización, Charo Alises dio protagonismo a los casos que siguen sucediendo y el modo de actuar que hay que tener ante ellos, bajo la lacra de que “solo se denuncia el 10% de delitos de odio, y esa ‘infradenuncia’ se debe a varios factores, como la desconfianza en las instituciones, porque se piensa que no va servir para nada, o personas extrajeras, que temen que se les expulse, al tener una situación administrativa irregular en este país pese a que las protege el ‘Estatuto de la víctima’, o personas que no hacen pública su orientación, o por normalización de la violencia por parte de la víctima, ya que puede que la esté padeciendo desde el colegio”.

Palabras con las que aprovechó para elogiar a la Policía como el cuerpo que más se está esforzando en formarse sobre este tipo de delitos, si bien denunciaba “falta de formación, en muchas ocasiones, de los operadores jurídicos, o falta de sensibilidad en estas cuestiones”. Y es que, puntualizaba, los malos resultados en los juzgados “desaniman a la víctima, pero también desaniman a todo el colectivo”.


Compartir