La UPO aumenta un 35% el número de alumnos que se presentan a selectividad

La UPO aumenta un 35% el número de alumnos que se presentan a selectividad


La Universidad Pablo Olavide ultima los detalles de la convocatoria de la Prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (PEvAU). Este año, la conocida como selectividad, se celebra en Andalucía los días s 7, 8 y 9 de julio, convocando en la UPO a 1690 estudiantes, un 35% más que el pasado año. Estos alumnos y alumnas proceden de 30 centros de Sevilla y provincia. Del total de los matriculados, 1340 se presentarán a la fase de acceso.

Para mantener las directrices de seguridad sanitaria, la UPO ha desarrollado durante estos meses un plan especial para adaptar la realización de la PEvAU. Entre las medidas más importantes destacan los nuevos espacios y el aumento del número del personal para la vigilancia y corrección de exámenes, así como para la limpieza y seguridad de los espacios.

La Universidad Pablo Olavide ultima los detalles de la convocatoria de la PEvAU, más conocida como la selectividad, de julio de 2020.Sedes para la selectividad en la UPO

La Universidad Pablo de Olavide ha duplicado el número de sedes respecto al pasado año, pasando de 2 a 4, ubicadas en grandes espacios del Campus como la Biblioteca y el Pabellón Deportivo (edificio 39), y en los edificios 11, 14 y 45.

Tal y como señala Mercedes de la Torre, directora general de Acceso, Difusión y Captación de la UPO y coordinadora PEvAU-Covid en esta universidad “la Biblioteca es uno de los lugares idóneos para realizar la prueba en estas circunstancias excepcionales, primero, por su espaciosidad, que permite dejar la distancia sanitaria recomendada, no solo en horizontal, sino en vertical, por sus altos techos; segundo, por la facilidad de organización que permiten sus dos amplias entradas y salidas diferenciadas, que evitan aglomeraciones en los llamamientos y salidas de los exámenes; y, tercero, por su apropiada ventilación”.

Cada sede contará con un responsable y un secretario y en todo el proceso participarán aproximadamente 100 docentes, de los que 80 son correctores, a los que hay que sumar personal de administración y servicios que trabajará en el correcto desarrollo de la prueba de selectividad.

El alumnado sabrá con días de antelación qué sede le corresponde y contará con puntos de información por todo el Campus donde podrá solicitar ayuda. Además, el estudiante deberá acudir al llamamiento del examen con puntualidad y guardar la distancia de seguridad con sus compañeros. Para ello deberá entrar y salir de las aulas y edificios por los puntos indicados, evitando de esta manera la formación de grupos y aglomeraciones.

Asimismo, la entrada al aula se hará de forma directa y escalonada, siendo recomendable tener preparado el documento de identificación antes de entrar en el aula. Las bancas que se utilizarán están marcadas con un punto. Una vez localizado su sitio, deberá dejar su mochila bajo la mesa y escuchar las instrucciones de los docentes. Cuando el estudiante termine su examen, deberá levantar la mano y esperar a que el docente lo recoja. Una vez que se le dé permiso, debe salir de la sede por el lugar indicado y dirigirse hacia la zona de llamamiento/descanso.

Comunicación con los centros educativos y recomendaciones

El personal del Área de Gestión Administrativa de Asistencia al Estudiante de Grado de la UPO ha mantenido una continua comunicación con los 31 centros educativos de Sevilla y provincia para responder las dudas de los estudiantes que realizarán las pruebas de selectividad en esta universidad.

Además, la Universidad Pablo de Olavide ha elaborado y difundido un documento que recoge una serie de recomendaciones para el alumnado. Como norma general, los estudiantes deberán llevar puesta siempre la mascarilla durante su estancia en el Campus, siendo recomendable usar una por examen; no podrán prestar ni pedir prestado material; evitar aglomeraciones acudiendo solo o, en el caso de que sea necesario, venir acompañado de una persona; seguir las señales de circulación por el Campus; traer agua y alimentos de casa al estar cerradas las cafeterías; higienizar las manos con frecuencia con gel desinfectante propio o haciendo uso de los que habrá disponibles en los distintos espacios; y usar los aseos habilitados.

La UPO cumple así con las medidas de carácter sanitario y logístico plasmadas en el protocolo dictado por la Junta de Andalucía, que contempla exhaustivas medidas de prevención y seguridad para el alumnado y personal involucrado en las pruebas de selectividad. “Desde un principio se ha mantenido un contacto continuo entre los implicados en todo el procedimiento en las universidades andaluzas y la Junta de Andalucía”, sostiene Mercedes de la Torre. De hecho, los protocolos sanitarios y la organización de espacios se han ido adaptado a los continuos cambios de fase en la pandemia, lo que ha conllevado variaciones continuas en la planificación. “Todo sea por velar por la salud de nuestros alumnos y personal implicado en la prueba”, afirma la coordinadora PEvAU-Covid en la UPO, quien agradece “sus enormes esfuerzos a los profesores, personal de servicio de mudanza (traslado de mesas), infraestructura (prueba de aires), limpieza (desinfección de aularios), personal de biblioteca, auxiliares de servicio, personal del Área de Salud y Prevención, y el siempre dispuesto personal de la Unidad de Acceso y Admisión de esta universidad, que está trabajando sin descanso”.


Compartir