Nuevas Generaciones de Andalucía solicita a la Junta que se aclaren las condiciones de la bonificación de las matrículas


Tras el anuncio de las matrículas gratuitas para los universitarios por parte de la Junta de Andalucía han sido muchas las voces discrepantes que temen que esta medida cause efectos negativos sobre la financiación de las Universidades Públicas o que solo sirva cómo método de atracción para nuevos estudiantes. En la mañana de ayer, varios representantes de Nuevas Generaciones del PP, entre los que se encontraban Enrique Rodríguez, vicesecretario de Educación de Nuevas Generaciones (NNGG) de Andalucía y Loli Caetano, vicesecretaria de Nuevas Generaciones de Málaga capital, acudieron a la Biblioteca General de la Universidad de Málaga para exponer sus dudas ante las medidas de la Junta, solicitando expresamente que se garantice la vía de financiación de las nuevas bonificaciones universitarias.

Enrique Rodríguez señaló ante los medios que “pese a que consideramos que es una buena medida, no nos salen las cuentas”. Siguiendo los cálculos presentados desde la propia Junta de Andalucía, los beneficiarios de esta medida alcanzarían los 30.000 estudiantes andaluces, lo que según Rodríguez “nos parece una mala estimación, ya que sería suponer que sólo el 15% del alumnado universitario aprueba asignaturas”. Tal y como expresó el representante de NNGG, respecto a la financiación “es necesario conocer otros muchos aspectos de la bonificación anunciada”, como sería saber si la medida contempla el pago de todas las asignaturas por parte del alumno que apruebe o si por el contrario se trataría de un sistema de financiación del crédito de estudio según el número de créditos aprobados. Para explicar estas dudas, desde la agrupación política, se ha solicitado una comparecencia en el Parlamento del consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano. En palabras de Rodríguez:

“Queremos que el consejero explique con detalle en qué va a consistir esta medida, ya que lo que no nos gustaría es que terminara siendo un nuevo ejercicio de marketing político a los que tanto recurre Susana Díaz cada vez que tiene un traspié en sus ambiciones personales”

Ante los medios, los representantes de NNGG han recalcado la importante de conocer cómo se va a articular la medida, pues “se están generando muchas expectativas e incertidumbre”, sobre todo para saber si contempla la situación de los estudiantes procedentes de carreras de mayor dificultad de tal forma que no se genere un trato desigual en función de la carrera que se estudia. En la misma línea, Rodríguez señaló la importancia de tener en cuenta un programa regional de ayudas al estudio que cubra otros gastos que no sean la matrícula, de la misma forma que estas estén coordinadas con las becas ya existentes como las del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD).

Desde la Consejería de Economía y Conocimiento se ha señalado que existe ya un borrador de decreto, donde entre otras medidas se detalla el sistema de concesión de becas. Así mismo, Según se señala desde la Junta de Andalucía, la presidenta Susana Díaz ha manifestado que la bonificación de las matrículas se pagaría sin que se afecte a la financiación de la universidad. De esta forma, la medida ya presentada en el Parlamento y ante los rectores  también se aplicará a los másteres, suponiendo una cifra de 30 millones de euros al año, que es menos del 2% del presupuesto anual de las universidades andaluzas. En un contexto ideal en el que el alumno sólo pagase el primer año y aprobase todas las asignaturas en primera convocatoria, el precio de su carrera habría sido de 757 euros en total.

Siguiendo la línea expuesta por los representantes de NNGG, la estimación de la Consejería de Economía y Conocimiento cifra en unos 60.000 (un 40%) los estudiantes que cada año ingresan en las Universidades Públicas, de los cuales cada año 5.000 pierden la ayuda del Ministerio de Educación por diferentes motivos. Es así como la Junta pretende atender a esos alumnos para que no se queden fuera del sistema de enseñanza superior, siendo la bonificación de la matrícula para aquellos que no obtengan la beca del MECD.

Desde la Consejería de Economía y Conocimiento se ha estimado la cifra de alumnos que entran en primero de carrera con beca del Ministerio en la región andaluza en unos 60.000 (un 40%), de los cuales cada año 5.000 pierden la ayuda por diferentes motivos. Ramírez de Arellano ha destacado que un motivo como suspender una asignatura de 12 créditos puede suponer perder el derecho a beca subrayando que esta medida del gobierno andaluz ayudaría a muchos alumnos a seguir con sus estudios abonando sólo la matrícula de las asignaturas suspensas.

La preocupación de Nuevas Generaciones de Andalucía suma también la aún deuda que la Junta mantiene con las universidades, la cual se señala en torno a los 228 millones de euros, por lo que instan al gobierno andaluz a “a no incurrir nuevamente en la improvisación y en anunciar cosas que luego no se vayan a cumplir”, estableciendo un estudio económico y financiero serio.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *