Tomar una decisión en consenso será más fácil gracias a científicos de la UGR


Junto a científicos de la Universidad de Cádiz han planteado un sistema informático que podría ayudar a dos partes en desacuerdo a decidir de forma ecuánime desde el vino que van a beber hasta qué dieta debe seguir un paciente.

No ponerse de acuerdo con alguien podría tener los días contados, dejando de ser así uno de los problemas más comunes en la vida que nos hace discutir, romper relaciones o ponernos de mal humor, entre otros males. Esto podría ocurrir dentro de unos cuantos años, ya que científicos de las Universidades de Granada y Cádiz han diseñado un sistema informático que permite que dos o más partes en aparente desacuerdo puedan llegar a un consenso.


Probablemente te estarás preguntando cómo, muy fácil. Imagina que eres un médico y que junto a otros dos profesionales más tenéis que decidir cuál es la mejor dieta para una persona, tenéis tres opciones, tú eliges la ‘A’, pero los otros dos eligen la ‘C’, pues bien, este modelo de consenso o sistema informático estudiaría lo que ha decidido cada uno a partir del modelado matemático. Después, mediante una especie de ranking o media determinaría cuánto se aleja cada decisión del resto de decisiones, determinando así si el consenso es alto o bajo. Una vez estudie las distintas opciones seleccionadas, haciendo uso de un sistema de retroalimentación, enviará mensajes a los distintos decisores para que

“modifiquen su opinión o se acerquen a la postura del resto con el objetivo de servir como mediador, convincente o moderador virtual”, tal y como explicaba Ignacio Javier Pérez, profesor de la Universidad de Cádiz y uno de los autores principales de la investigación.

No obstante, también puede ser que te preguntes, ¿qué pasaría si una opinión o decisorio tiene más prestigio o experiencia que otro?  Precisamente por ello, la investigación ha contado ahora con una novedad importante, tener en cuenta ese factor. En este supuesto, la opinión o decisión del experto tendría preferencia a no ser que contara con mayoría de decisores en contra que sean capaces de disuadirle de su idea uniéndose.

El modelo, que podría convertirse en el futuro en una aplicación móvil, serviría así para decidir de forma rápida y sencilla cuando no se está de acuerdo con alguien sobre problemas del día a día y no solo eso, sino que incluso podría ayudar a elegir el vino en un restaurante, a los departamentos de un banco a invertir sus fondos, clasificar de forma más efectiva los libros de una biblioteca o decidir qué dieta es mejor, entre otras aplicaciones para las que podría llegar a servir.

La iniciativa surgió del Departamento de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad de Granada tras darse cuenta de que

“el ordenador más que tomar una decisión, podía ayudar a que un grupo que no se pone de acuerdo tomara una decisión en consenso”, recordaba Pérez.

El proyecto ha sido tan interesante, original e innovador que ha sido galardonado como Mejor Artículo Científico de 2014 en el Congreso Anual de la Asociación IEEE System, Man and Cybernetics Society, que se celebró en Budapest, Hungría, y que contó con la presencia de Enrique Herrera-Viedma, principal autor de la investigación y catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad de Granada, que acudió para recibir el premio. Un reconocimiento que para Ignacio Javier Pérez ha sido

“genial porque demuestra que el trabajo está sirviendo a otros para que sigan investigando y trabajando en esa línea”, aseguraba.

A pesar de que el resultado ha visto la luz ahora gracias al galardón, el artículo ya fue publicado en la prestigiosa revista sobre Inteligencia Artificial ‘IEEE Transactions on Systems, Man, and Cybernetics: Systems’,  puesto que el grupo de investigación Soft Computing and Intelligent Information Systems de la UGR lleva varios años estudiando dicha línea de investigación, especialmente Herrera-Viedma junto a Francisco Herrera Trigueros, otro de los autores, los cuales además de realizar varias colaboraciones con investigadores internacionales, han aportado a esta investigación en el desarrollo de modelos de consenso en toma de decisiones diversos artículos que han sido publicados en revistas muy relevantes de este ámbito, así como también herramientas software y aplicaciones.

Sin duda, un invento que facilitará y mucho tener en cuenta a los demás, pero claro, dependiendo siempre de la voluntad de los implicados de consensuar, de lo contrario, el sistema, al menos aún, no puede conseguir. Una iniciativa que demuestra que la unión de Universidades y de profesionales siempre conduce a grandes ideas.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *