¿Cómo afecta el Brexit a las becas y estudiantes Erasmus+?

¿Cómo afecta el Brexit a las becas y estudiantes Erasmus+?


¿Cómo afecta el Brexit a los alumnos españoles? ¿Se podrán solicitar becas Erasmus+ a Gran Bretaña? Desde la Universidad Pontificia de Comillas la tutora académica del Grado de Traducción e Interpretación Susan Jeffrey Campbell nos responde a estas cuestiones para dar un poco de luz sobre la incertidumbre en el área de formación académica que puede generar la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. En líneas generales, la profesora Jeffrey Campbell sostiene que “es demasiado pronto para dar una respuesta concreta; todo dependerá de las negociaciones una vez se invoque el artículo 50 … Habría que esperar un mínimo de dos años para ver hasta qué punto, y cómo, las cosas vayan a cambiar”.

Susan Jeffrey Campbell, entrevista sobre el Brexit

Susan Jeffrey Campbell

¿La salida de Gran Bretaña de la UE supondría el cierre de los convenios Erasmus+ entre las universidades de Gran Bretaña y el resto de Europa? ¿Cómo quedarían en este caso las posibilidades de intercambios formativos con Gran Bretaña?

Tenemos el ejemplo de varios países que mantienen convenios de intercambio universitario Erasmus, aunque no formen parte de la UE. Es el caso de la antigua república Yugoslava de Macedonia, de Islandia, Liechtenstein, Noruega o Turquía. Suiza, a pesar de no participar ya en el Erasmus intercambio, ha creado su propio programa de intercambios, pero financiado por el gobierno suizo. Los convenios de Erasmus+ se podrían sustituir por convenios universitarios bilaterales como los que existen con países como Canadá o EEUU, llegando a acuerdos sobre los términos de su cooperación; movilidad, alumnos, profesores. No obstante, la incertidumbre se ha incrementado con un comentario en julio de 2016 del Secretario de Estado para las negociaciones de Brexit, David Davies, quien no daba ninguna garantía sobre la participación del RU en el programa Erasmus+ post-Brexit

¿Cómo afectaría las convalidaciones de titulaciones entre Gran Bretaña y el resto de Europa?

Por la Directiva comunitaria 2005/36/CE se puede solicitar el reconocimiento profesional de títulos académicos pero sigue siendo una competencia de cada ministerio de educación dentro de cada país miembro de la UE. Es decir, el proceso de reconocimiento de los títulos académicos no es automático, y habrá que seguir el procedimiento habitual para obtener ese reconocimiento. No obstante, existen todavía muchos interrogantes y no se descarta que esta cuestión, entre otras, dependerá de las negociaciones entre Europa y el Reino Unido.

En el caso de títulos españoles (de centros privados) reconocidos por instituciones y centros de Gran Bretaña, ¿continuarían reconocidos por la UE como títulos de EEES?

El Real Decreto 420/2015 de 29 de mayo sobre la creación, reconocimiento, autorización y acreditación de universidades y centros universitarios y el Artículo 1 responde a la necesidad de adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior y contempla la regulación de centros públicos y privados. Sin embargo, la salida de la UE podría complicar y alargar el proceso de reconocimiento de un título (hasta dos años como en los casos de los ciudadanos extracomunitarios). Decir más sería mera especulación en este momento.

En el caso de los convenios firmados con plazos superiores a la salida de Gran Bretaña de Europa, ¿se cerrarían dichos convenios o se mantendría por su firma anterior a la salida?

Como el proceso de separación de la UE, si se produce, tardará todavía un par de años, se supone que no cambiará de forma inmediata. Pero no hay ninguna garantía. Lo único que podemos decir es que en cuanto a gastos de matrícula y de prestamos estudiantiles, se respetan los acuerdos alcanzados para este curso que viene, es decir 2017-2018. Más allá de esa fecha, no hay nada claro. El panorama es inédito.

¿La salida de Gran Bretaña de Europa se podría traducir en la rescisión de los beneficios económicos que supone integrar la red Erasmus?

Igual que en el caso de Suiza, Bruselas ya no dará fondos para las becas Erasmus a los países que rechazan el concepto fundamental del libre movimiento de las personas.  En el año 2014, el programa Erasmus dio 79.08 millones de euros al RU en becas, y permitió a 36,734 jóvenes británicos estudiar, formarse o participar como voluntariado en la UE. Con el programa Erasmus+, el proyecto se abrirá el apoyo económico a jóvenes de familias en desventaja y con menos recursos económicos, dando un apoyo especial para jóvenes discapacitados. Los fondos Erasmus han beneficiado a más de 700 organizaciones, y a más de 120 asociaciones británicas, dando un total de 30.66 millones de euros. Merece la pena recordar que Macedonia, Islandia, Noruega Turquía y Liechtenstein aún estando fuera de la UE, participan en los intercambios Erasmus y sus jóvenes sí podrán aprovechar estos nuevos programas.

En cuanto a las Erasmus+ práctica, ¿supondría que las empresas, como entes privados no pudieran acogerse a ningún convenio por ser de organización Europea?

La normativa reguladora sobre las prácticas Erasmus+ establece que la empresa anfitriona para las prácticas puede ser pública o privada, pequeñas, medianas o grandes. Otros ejemplos de organizaciones dónde el alumno puede hacer prácticas son, institutos de investigación, fundaciones, organizaciones no gubernamentales o asociaciones profesionales. Las organizaciones dónde un alumno no puede realizar las prácticas son por ejemplo, órganos u otras instituciones de la propia UE o las que gestionan los programas europeas como las agencias nacionales. Cabe señalar que según un informe de 2014 (con 80,000 alumnos) de la Comisión Europea sobre el impacto del programa Erasmus, los alumnos que han participado tienen dos veces más posibilidades de encontrar trabajo, y la tasa de desempleo entre los alumnos Erasmus cinco años después de graduarse era un 23% inferior a la tasa de desempleo de otros alumnos.

El Brexit supondría a los estudiantes tener que solicitar un visado especial (tipo visado de estudiante) para hacer sus estancias ¿qué se necesitaría para solicitar este tipo de documento?

A partir del curso académico 2017-18, nada queda claro y todo dependerá de las negociaciones: es posible que los alumnos europeos se les tratarán cómo si fueran alumnos internacionales y se les requerirán un visado especial que se llama Tier 4, o short-term study visa. Al hacer la solicitud, se pide como mínimo: un pasaporte en vigor, un documento que da fe de la capacidad económica para pagar manutención y gastos de matrícula. Otras condiciones son, tener la plaza asegurada en una titulación y una confirmación de aceptación para los estudios (CAS en su acrónimo inglés). Este número se tiene que inscribir en la solicitud para el visado.

¿A qué tipo de problemas se enfrentarían los estudiantes con pasaporte europeo a la hora de solicitar las estancias y los visados de estudiantes? ¿Qué tipo de documentación necesitarían los estudiantes europeos para realizar estancias de investigación o estudios en Gran Bretaña?

Desde luego se puede esperar un aumento en las trabas burocráticas y administrativas. Para estudios de post-grado, por ejemplo, puede haber incluso unas restricciones temporales, como no exceder 8 años de permanencia en el RU en algunos casos. Todavía para el curso académico 2017-18 ciudadanos de la UE tendrán acceso a becas de doctorado incluso si el curso termina después de que el RU salga de la UE. Mucho depende de los resultados de las negociaciones, pero no solo es posible que necesitemos el pasaporte para viajar, sino que también haya que preocuparse por permisos de residencia y de trabajo. Una posible complicación es lo que ha anunciado la ministra del interior, Amber Rudd, sobre la creación de un sistema de universidades a dos velocidades.

¿Le recomendaría a un futuro estudiante Erasmus+ o con otra beca de internacionalización elegir otros países de habla inglesa (Irlanda por ejemplo) para sus estancias?

Desde luego, ante un posible abandono de la UE y su salida del Programa Erasmus, el alumno tendría que replantear el qué y el porqué. Al final, sin embargo, ante cualquier decisión importante en la vida, lo primero que hay que hacer es informarse adecuadamente. Hay muchas razones que nos impulsan a salir de nuestro país para estudiar fuera y habría que tener en cuenta todos los factores antes de tomar ese tipo de decisión. Irlanda siempre es una buena opción, con universidades de primera categoría como es la de Dublín.

¿Por qué recomendaría otros países?

Tal vez uno de los factores negativos sea el clima de división en el país causado por el referéndum. Pero esa división no se halla en el ambiente académico; la mayoría de los alumnos universitarios (por edad y por nivel de estudios) votaron por quedarse en la UE y ven frustrados sus planes de futuro. Otro factor negativo es que ya no hay garantías de poder continuar con la educación o con un trabajo después de graduarse. Por supuesto, todo va a salir más caro, el precio de gastos podría duplicarse al convertir el estudiante europeo en estudiante extracomunitario. Si la diversidad cultural en las universidades británicas disminuye, si el talento europeo se le rechaza, el RU pierde su atractivo.

Hay precariedad; hay incertidumbre; hay desconcierto.

En general, ¿a qué problemas se podría enfrentar un estudiante que viajara a Gran Bretaña tras el Brexit?

Creo que no debemos olvidar que los jóvenes no ven los inconvenientes de viajar como un problema. Es verdad que el Reino Unido es de los países con coste de vida superior a otros (junto con Dinamarca, Irlanda, Francia, Austria, Italia, Finlandia, Suecia, Lichtenstein o Noruega) pero cuando se es joven, se adapta. Es verdad, que en la actualidad es más fácil conseguir un trabajo para costear los estudios y eso en el RU post-Brexit podría ser más complicado, pero no imposible, sobre todo, si, como el gobierno nos asegura, la economía está creciendo.

Trabas de papeles, sí, pero nada imposible. Ya lo tienen que organizar cuando van a EEUU, Australia o Canadá y tampoco supone un problema insuperable.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *