El próximo curso no habrá exámenes en julio y septiembre será la 1ª convocatoria extraordinaria del curso siguiente en la UCO


El Consejo de Gobierno de la Universidad de Córdoba (UCO) prevé aprobar en su reunión del próximo viernes, día 18, el nuevo calendario académico para el siguiente curso 2016-2017, en el que las principales novedades respecto al calendario actual serán que no habrá exámenes durante el mes de julio, ya que la primera y segunda convocatoria ordinaria de las asignaturas del segundo cuatrimestre y anuales se celebrarán a lo largo de junio; y los exámenes de septiembre (de 2017) se convertirán en la primera convocatoria extraordinaria del curso siguiente, en lugar de en la tercera convocatoria ordinaria del año como ocurre en el curso presente.

Lógicamente, al ser esta convocatoria extraordinaria la primera del curso siguiente, sólo para repetidores, sí requerirá matrícula, pero en el caso de que los estudiantes aprueben tan sólo tendrán que hacer frente al 30% del coste de la misma. Porcentaje del 30% que actualmente permite la Junta de Andalucía en el caso de asignaturas en las que sólo se ‘consume’ el derecho a examen, y no a clases.

Así lo explicó a Aula Magna el pasado viernes el vicerrector de Planificación Académica y Calidad de la UCO, Lorenzo Salas, después de que en esa misma jornada la Comisión de Planificación y Organización Académica de esta universidad (COPOA, en la que están representados equipo de Gobierno, decanos, profesores, personal de administración y estudiantes); acordara “por unanimidad” esta propuesta de calendario para 2016-2017, que ahora deberá ser aprobada por el Consejo de Gobierno, ya que a la COPOA, como al resto de comisiones, no le corresponde ‘aprobar’ nada, sino tan sólo estudiar y formular propuestas.

En este sentido, Lorenzo Salas muestra su confianza de que este nuevo calendario académico será aprobado el próximo viernes sin mayores problemas, “ya que para su elaboración todos hemos hablado y se ha consensuado mucho”.

Todo lo contrario de lo que ocurrió el pasado curso, cuando la UCO modificó por dos veces en apenas tres meses el calendario académico y las fechas de los exámenes que afectaron al pasado curso y al presente. Estos cambios suscitaron muchas dudas, cuando no críticas y polémica, sobre todo entre los estudiantes, pero también entre buena parte del profesorado, como ya informara este periódico.

Posición de los estudiantes

Sin embargo, y aunque todo apunta a que el calendario académico para 2016-2017 será aprobado esta semana, esto no quiere decir que el mismo no haya sido objeto de un fuerte debate, y también de cierta polémica durante las últimas semanas, cuando no de disparidad de visiones y criterios entre los distintos miembros de la comunidad universitaria.

Así, hace justo ahora dos semanas, el lunes 30 de noviembre, el Consejo de Estudiantes (CEU) de la UCO se reunía en sesión extraordinaria para analizar la postura de los estudiantes respecto al nuevo calendario, sesión de la que no salió una postura única, sino tres opciones, entre ellas la denominada ‘50%-50%‘, en el sentido de que algunas facultades eran partidarias de que la convocatoria de septiembre fuera la última del curso, y otras, la primera del siguiente. Reunión del Pleno del CEU del 4 de diciembre.

Posteriormente, el miércoles día 2, representantes estudiantiles, decanos y directores de departamento mantenían un encuentro con el vicerrector Lorenzo Salas, y con el vicerrector de Estudiantes, Alfonso Zamorano; en el que ambos vicerrectores explicaron la propuesta de calendario que previsiblemente se aprobará; aunque en aquella reunión se evidenciaron la disparidad de criterios y opiniones de unos y otros, según han confirmado a este periódico diversas fuentes. Todo ello hasta el punto de que algunos son partidarios de eliminar la convocatoria de septiembre.

Ya el viernes 4, el Pleno ordinario del CEU -que eligió a los nuevos miembros de su Mesa a propuesta de la nueva presidenta, Julia Herrera- también abordó el tema, en una reunión en la que, entre otros, temas, se pusieron de manifiesto las distintas visiones que sobre el calendario tienen los representantes estudiantiles según el centro al que pertenecen, pero en el que se apostó por mantener una propuesta de “unidad” ante el convencimiento, evidenciado ya en la COPOA de este viernes, de que la UCO no iba a aprobar el ‘50%-50%’, es decir, dos calendarios distintos.

Matriculas antes de agosto

Con todo, el vicerrector de Planificación Académica y Calidad, Lorenzo Salas, resalta que la aprobación del calendario para 2016-2017 supondrá la “vuelta a la normalidad, tras el periodo transitorio” registrado desde el pasado curso. No en vano, la UCO ya señaló en diciembre de 2014, con motivo de la primera modificación del calendario citada, que este calendario era “susceptible de ajustes en el futuro”, en función de sus resultados, y que la modificación supondría “adaptarse mejor a los calendarios de muchas universidades europeas”.

Así, y de aprobarse definitivamente este calendario para 2016-2017, todos los alumnos quedarían matriculados antes de agosto para el curso siguiente (teniendo en cuenta que en julio no habría exámenes), y en el caso del alumno que aprobase en la primera convocatoria extraordinaria de septiembre, se le dejaría realizar una modificación de matrícula por si, entre otros motivos, quisiera matricularse de otras asignaturas.

“En todo caso, hasta el final del proceso no se liquidarían -cobrarían- las tasas a todos los estudiantes”, afirma Lorenzo Salas, con lo cual se cobraría el 30% o el 100% de la matrícula, dependiente del resultado obtenido en septiembre, evitando así que la UCO tuviera luego que devolver dinero si cobrase el 100% desde el primer momento de la matriculación.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *