Francisco Piniella: “Si llegamos al Rectorado, lo primero que tenemos que hacer es enterarnos de la situación de la UCA, ya que falta transparencia”

Francisco Piniella: “Si llegamos al Rectorado, lo primero que tenemos que hacer es enterarnos de la situación de la UCA, ya que falta transparencia”


El profesor doctor Francisco Piniella nos recibe en su despacho, el 121 del Centro Andaluz Superior de Estudios Marinos (Casem), en el Campus de Puerto Real. Un luminoso y ordenado habitáculo en cuyas paredes hay expuestas varias placas y reconocimientos. Junto a la puerta, cuelgan decenas de credenciales. “Mira, esto lo hizo mi padre”, me dice a la par que muestra orgulloso la enorme maqueta de un barco. No hace ni una semana, ganaba las elecciones a rector de la Universidad de Cádiz. Pero se quedó a escasos puntos de la mayoría que evitara una segunda vuelta. Parafraseando sus palabras de la noche electoral, los contadores se han puesto a cero y en Aula Magna queremos saber más de este candidato y sus propuestas.

Dígame, ¿a qué se dedica Francisco Piniella cuando no está de campaña electoral?

Bueno, yo estudié Náuticas y estuve 9 años navegando. No es que no haya salido de la universidad como algunos… Luego recalé aquí como profesor asociado y fui subiendo en escala hasta conseguir mi cátedra en Ciencias y Técnicas de la Navegación, que es donde estamos todos los marinos de las siete escuelas de náuticas que hay en España. Mi docencia la imparto en el Máster de Gestión Portuaria y Logística, que lleva ya 20 años. Y en cuanto a la investigación, tengo un grupo que se llama ‘Política Marítima’, en el que se han leído muchas tesis doctorales. Tratamos dos líneas: una que son los registros abiertos -pabellones de conveniencia- y cómo afectan a la seguridad marítima, y otra sobre la nueva normativa de reciclado de buques. Además, participamos en los exámenes de titulaciones náutico deportivas de toda Andalucía.

Y teniendo en cuenta todo esto que hace, ¿qué le lleva a componer una candidatura a rector?

Ha sido una decisión difícil. Una decisión personal complicada, porque solo el esfuerzo de preparar una candidatura ya ha sido importante. Pero sobre todo, creo que nos ha motivado cambiar la universidad para hacerla más plural y abierta. La universidad tiene muchas formas de verla y enfocarla. Hay diferentes ramas del conocimiento y no siempre todas han sido bien tratadas en la Universidad de Cádiz. Sobre todo, eso. Luego, también es verdad que hemos vivido en los últimos años una situación en la que la gente estaba muy quemada por temas laborales, por recortes presupuestarios… Ahí hemos tenido el acicate de decir: vamos a hacer que la gente recupere la ilusión. De hecho, es nuestro eslogan de campaña.

No todas las ramas de conocimiento han sido bien tratadas en la Universidad de Cádiz

Habla de ramas de conocimiento que no han sido igual de bien tratadas en la UCA, ¿cuáles son?

Debemos potenciar aquellas áreas donde los indicadores no son tan altos. En la Universidad de Cádiz, afortunadamente, hay áreas con un gran nivel de excelencia y que van funcionando solas. Pero hay otras que están un poco descolgadas de esa tendencia. Pensamos que hay que aunar esfuerzos para fomentar esas áreas. Fundamentalmente, de Ciencias Sociales y Humanidades.

Alcanzar esos niveles de excelencia, ¿tiene que ver con la docencia, la  investigación, la transferencia,?

Creo que hay dos cuestiones: uno es el tema de la investigación y otro el de la docencia, relacionado con las plantillas. Hay áreas de conocimiento en las que el nivel de colocación de estudiantes es alto y en las que estamos teniendo problemas de relevo generacional. Ese es otro problema, sobre todo en las ciencias de la salud y las ingenierías. Es complicado traerte a una persona a la facultad de Medicina, Ingeniería o aquí mismo a Náuticas, porque les estamos ofreciendo sueldos precarios para entrar en la universidad. Luego es verdad que muchas veces docencia e investigación se solapan. Si no tienes docentes, tampoco vas a tener investigación.

Precisamente, una de las preguntas que nos envió la comunidad universitaria para el debate electoral y que quedó sin formular -llegaron un centenar y los candidatos respondieron a tres seleccionadas por sorteo-, tenía que ver con si “se plantean la separación de la profesión de docente e investigador para mejorar la calidad de la enseñanza”.

(Niega con la cabeza) Nosotros creemos que no se puede entender que el profesor universitario sea solo docente o solo investigador. El profesor solo docente es el de enseñanzas medias y el profesor solo investigador es un profesor del CSIC. Creemos que la riqueza de la universidad es que confluyan la docencia y la investigación. Pero también es verdad que se ha pervertido la productividad científica. Y ahora mismo, muchos profesores investigan lo que pueden, no aquello en lo que va a revertir la docencia. Ese es el talón de Aquiles de este modelo investigador. Se supone que debería investigarse para la docencia, no simplemente para generar unos índices de publicaciones que sirvan para ascender en tu carrera profesional.

La riqueza de la universidad es que confluyan la docencia y la investigación, pero también es verdad que se ha pervertido la productividad científica

¿Considera que la oferta de grados que ofrece la Universidad de Cádiz es la adecuada? ¿Habría que ampliarla, reducirla?

Más que ampliarla o reducirla, lo que tiene que ser es flexible. Porque el mundo laboral es cambiante. Y no es un problema solo de la universidad, sino de la propia DEVA (Dirección de Evaluación y Acreditación) de la Junta. Las modificaciones de los títulos tardan mucho tiempo en poder implementarse. La Junta debería de plantearse agilizar esos procedimientos. Lo mismo pasa con los nuevos títulos.

Hablando de la campaña como tal, ¿esperaba que fuera como está siendo, en todos los sentidos?

Para nada -dice de forma tajante-. La primera sorpresa fue la victoria en la primera vuelta, que nos quedamos a cinco puntos -de la mayoría-. Esa fue la sorpresa agradable. La sorpresa desagradable ha sido la reacción de la otra candidatura, acusándonos en la prensa de algo que, de momento, no han sido capaces de demostrar ni de llevar a la junta electoral. Y ya en en el submundo de las redes hay acusaciones hacia mi persona que realmente duelen. Pero bueno, espero que esto termine pronto y que las aguas vuelvan a su cauce. Aunque aún no he escuchado la rectificación de Mantell de las cosas que ha dicho en la prensa.

La sorpresa agradable ha sido ganar en la primera vuelta. La desagrable la reacción de la otra candidatura.

¿Ha tenido alguna comunicación con Pendón y Mantell desde la jornada electoral?

Ninguna. Con ninguno. Es más yo he escrito a Pendón. Algún compañero de las diferentes candidaturas sí me ha felicitado, pero los candidatos no. El rector sí me llamó para felicitarme.

¿Y cuál es su plan de aquí al 21 para hacer campaña sin hacer campaña?

La Junta Electoral ha explicado que se entiende por actos de campaña los actos de suspensión académica y los tavira (el sistema de comunicación interno de la UCA), así que estamos actuando en redes, enviando correos electrónicos, y reuniones con pequeños colectivos. Como la otra candidatura, supongo.

En la primera vuelta ganaron en todos los estamentos de la UCA menos en los de profesor doctor con vinculación permanente (PDVP) y docente investigador sin vinculación permanente (PDINVP), ¿qué mensajes cree que hay que reforzar?

Bueno, en verdad, tengo aquí los datos -enseña la pantalla del ordenador- en los PDI hemos perdido por 15 votos y en en el PDVP la diferencia tampoco es muy grande. Aquí hemos ganado por más de mil -señala resultados de estudiantes-, aquí por 200 -señala PAS-. De los PDVP hablamos de 70 profesores más hacia una candidatura que hacia otra. Lo que está claro es que nosotros no vamos a cambiar el programa. Nosotros tenemos un proyecto. Si profesores del equipo de Pendón o profesores que todavía no se han vinculado a ningún equipo quieren apoyar ese proyecto, bienvenido sea. Pero no vamos a cambiarlo para sacar 20 votos. Porque se supone que uno se plantea la universidad con un proyecto. No se trata de adaptarlo a lo que le guste a la gente, sino a lo que pensamos que es nuestro proyecto de universidad.

Lo digo por si cree que puede aclarar sus iniciativas para estos colectivos.

Es que son mensajes que ya hemos lanzado en campaña -matiza encogiéndose de hombros-. Por ejemplo, en el caso de los profesores sin vinculación permanente, hemos propuesto mejoras de las condiciones laborales de sustitutos interinos; y el apoyo a profesores ayudante doctor, para que ante la Junta se cambie el sistema y se pase a contratado doctor vía acreditación o mediante la aplicación del convenio colectivo. Y para los PDVP hemos dicho desde el principìo que la plantilla debe quedar determinada con transparencia y, por eso, hemos hemos planteado la actualización de la RPT, así como medidas para incentivar la investigación.

¿De qué modo piensan ejecutar las medidas económicas concretas que aparecen en su programa como subidas de sueldo, retribuciones, complementos específicos…?

Con la ampliación del Capítulo 1, la modificación de la PDA -Programación Docente Anual- y con una política de austeridad en el tema de los cargos, para facilitar que se reduzca la carga de 30 a 24 créditos. Esa sería, por ejemplo, una forma de poder mejorar las condiciones laborales de profesores sustitutos interinos; o de los profesores que tienen el sexenio muerto y no tienen capacidad de investigar porque tienen una carga docente muy elevada. La idea es jugar con dos situaciones: por un lado, una buena planificación para que no sobren remanentes, porque recordarás que en el debate me decían: “no es que eso no se puede cambiar”; bueno, vale, sí, pero que sobren remanentes de 2 y 3 millones de euros indica una mala planificación; y por otro lado, hay que incorporarlos a los presupuestos del año siguiente a través de contratos de personal del Capítulo 6, que son temas de investigación, estancias en el extranjero…

Piniella, en su despacho.¿Cree que estructurando esos mismos presupuestos pueden salir también becas para el alumnado, ayudas de movilidad, medidas para el desarrollo sostenible de los campus, las infraestructuras que están previstas…?

Sí. Bueno, siempre se ha dicho que la política se hace con los presupuestos. Hay que diseñarlo para que todas esas medidas se puedan llevar a cabo. Ahora mismo en la Universidad de Cádiz no tenemos transparencia para saber la situación de las cuentas, pero hay informes que nos vienen a decir que la universidad tiene en cuenta corriente unos fondos importantes. Habrá que hablar para poder utilizar esos fondos y utilizarlos para, por ejemplo, esas medidas que comentas.

¿No hay transparencia en la Universidad de Cádiz?

La UCA tiene mucho que avanzar en temas de transparencia. No hay más que ver la página web del portal de transparencia para ver que falta mucha información. No hay acceso a las cuentas bancarias. Nosotros llevamos en el programa una propuesta que se llama ‘Cuentas Abiertas’, que es un sistema en el que todas las cuentas están abiertas a la sociedad. Yo creo que la universidad ha avanzado, pero hemos tenido algunos problemas que hacen saltar las alarmas sobre si realmente tenemos sistemas de control adecuados. Creo que es bueno aumentar todo lo que sean políticas de transparencia. De hecho, nosotros llevamos asociada a la Secretaría General una dirección general exclusivamente sobre transparencia.

¿Así se solucionarían problemas como el de las ‘tarjetas black’, el chalé del catedrático…?

Una de las cosas que sí querría dejar bien claro es que se ha sido muy injusto con las personas que fueron juzgadas por el tema de las ‘tarjetas black’. Creo que se ha criminalizado a ciertos profesores que hicieron muchos esfuerzos por la Universidad de Cádiz y que la justicia ha determinado finalmente que no era así. Ha habido personas muy afectadas con este asunto. Sobre lo que me preguntas, una de las novedades que llevamos con respecto a otros programas es ampliar el concepto de inspección general de servicios. Ahora mismo tiene unos recursos muy limitados. Nuestra idea es que tenga mucho más personal y que su labor sea un poco preventiva, de modo que ayude a mejorar la docencia y los servicios. Que sea una inspección mucho más potente para evitar este tipo de infracciones y de corrupción, al fin y al cabo.

Proponemos ampliar la inspección general de servicios, para que sea mucho más potente y evitar infracciones

Y qué medidas plantean para aumentar la participación, por un lado, dentro de la UCA y por otro, de la sociedad con la UCA y viceversa.

Ese es otro de los déficit de la universidad, sobre todo el primero. A lo largo de este año que llevamos preparando el programa la gente se queja de que no ha participado en las grandes decisiones. Y que el Rectorado ha estado alejado, ya no solo del profesorado y el PAS, sino de cargos académicos. Los decanos cuentan que no han sido lo suficientemente consultados, los directores de departamento… Tiene que haber más colaboración, comunicación. También con los grupos de investigación, que han estado ninguneados por el Vicerrectorado de Investigación. Hay que buscar soluciones a ese problema. Y respecto a la sociedad, hay que hacer que la sociedad, que es la que nos paga, sienta más la UCA como suya. En nuestra medida ‘La UCA sale de la UCA’ buscamos esa sinergia con la sociedad, para que la gente pueda participar en la UCA mediante cursos, conferencias, exposiciones… Por otra parte, hay que seguir avanzando en la transferencia empresarial, porque tenemos una provincia número uno en paro de toda España y la universidad tiene que ser acicate para la innovación y desarrollo de la provincia.

¿Cuáles serían las primeras medidas que tomaría como rector?

Lo primero, enterarse de la situación de la universidad y el estado actual del presupuesto, ya que la falta de transparencia que comentaba antes nos hace pensar que tendremos que hacer un balance. Y por la fecha que es, preocuparse por la selectividad y al poco tiempo, del inicio del curso. Debemos hacer que la universidad siga funcionando. A partir de ahí, tomar medidas para que el presupuesto del año que viene refleje las partidas que respondan a las propuestas que creemos positivas para la universidad.

Le traslado otra de las preguntas de la comunidad universitaria y que me gusta para terminar, ¿cómo ve la Universidad de Cádiz dentro de cuatro años?

Espero que una universidad donde la gente se encuentre a gusto, donde se tenga más en cuenta a las personas y donde la docencia sea importante. Y en la que los estudiantes sean el centro de la universidad. Es muy importante la investigación, pero no podemos olvidar la calidad de la docencia.


Compartir