Julio Camacho: “La representación en el CEU tiene que ser de abajo a arriba”


Julio Camacho Cañamón es uno de los dos candidatos a presidir el Consejo de Estudiantes (CEU) de la Universidad de Córdoba (UCO) en las elecciones de este órgano de representación estudiantil que se celebrarán el 3 de diciembre, y cuya campaña electoral comienza hoy hasta el próximo 1 de diciembre.

Alumno de cuarto curso de Ingeniería Informática, ha sido representante estudiantil de la Escuela Politécnica Superior de Córdoba desde 2009 hasta el inicio de este curso, años en los que ha venido desempeñando varios cargos de representación en diversas etapas, como claustral, tesorero del CEU en el curso 2012-2013, representante de la UCO en la Reunión estatal de Estudiantes de Ingenierías Técnicas y Superiores en Informática (RITSI), representante en la Coordinadora Andaluza de Representantes de Estudiantes (CARE) y presidente del Consejo estudiantil de la Politécnica de Córdoba en 2012-2013.

Precisamente, Julio Camacho pone en valor este bagaje en representación estudiantil a la hora de explicar las motivaciones que le han llevado a presentar su candidatura, al verse capaz de “cumplir con las expectativas de los estudiantes y aportar algo a la universidad“, según indica en la siguiente entrevista con Aula Magna, donde expone sus principales propuestas y objetivos para aspirar a la Presidencia de CEU.

¿Por qué motivos ha decidido presentar su candidatura y cuáles son las principales claves de su propuesta?

En encuentros informales que he mantenido recientemente con miembros de consejos de estudiantes de distintos centros de la UCO he tenido ocasión de recabar ideas y, sobre todo, de ver las expectativas e ilusión que tienen muchos estudiantes, y soy una persona que me motivo fácilmente. Éste será el último año que seré estudiante de Grado, y considero que tengo bastante bagaje en representación estudiantil y que puedo cumplir con las expectativas de los estudiantes y aportar algo a la universidad. La filosofía de mi candidatura podría concentrarse en la célebre frase de Einstein ‘Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo’, ya que quiero transmitir el modelo de representación estudiantil de la Politécnica de Córdoba al CEU.

La representación tiene que ser de abajo a arriba, y no una estructura piramidal que acaba en pico, con unos delegados, consejos de estudiantes de centros, mesa del CEU y un presidente en la cúspide, por encima del resto.

Un modelo horizontal, y no vertical, en que el CEU sería el encargado de la coordinación de los distintos consejos de estudiantes, eliminando la ‘jerarquía’ y con una mayor cercanía a todos los alumnos. Todo ello teniendo en cuenta que el buen representante tiene que ser también buen estudiante. No me valen los estudiantes ‘eternos’, aquellos que parecen no ser representantes porque estudian, sino que ‘estudian’ para ser representantes.

¿Y qué medidas plantea en su programa?

Durante la campaña electoral plantearé, más que acciones concretas, objetivos abiertos, sustentados en cuatro pilares de actuación: organización e información, formación y relevo generacional, docencia y estudiantes, e infraestructuras y servicios. Mi propuesta quiere hacer mucho hincapié en la formación e información que llega a los estudiantes de todo lo que se hace en la universidad. Porque, ¿qué es un alumno excelente? Yo creo que un estudiante excelente no es el que sólo tiene matrículas de honor en las asignaturas, sino el que tiene buenas notas pero también complementa su formación con competencias transversales. Por otro lado, también es importante la formación sobre cuestiones relacionadas con la representación estudiantil, donde antes también se necesita motivar al alumnado para que se involucre en ello, y luego vendría esta formación, que además serviría también para garantizar el relevo generacional en la representación estudiantil. Ser representante te aporta también una serie de competencias importantes, una serie de diferencias competitivas que son las que actualmente demanda el mercado laboral y las empresas, y además gratis. En este punto, mi idea es colaborar con el Consejo Social de la UCO, que tiene una visión similar en este tema. Personalmente, si algo tengo que destacar de la universidad, es mi paso por el consejo de estudiantes, que me ha enseñado materias que una carrera universitaria no da. Aprender desde dentro de la UCO ha sido una de las experiencias más gratificantes de mi vida. En definitiva, hay que animar a los estudiantes a que participen y se involucren, no sólo en representación, sino en los distintos ámbitos de la vida universitaria.

En el marco de la calidad docente, ¿qué planteamientos tiene sobre las controvertidas encuestas de calidad o de evaluación de la docencia del profesorado por parte de los alumnos?

Las actuales encuestas incluyen ítems que no son lógicos, por lo que yo plantearía que un grupo de estudiantes, profesores y el equipo de Gobierno de la UCO se sentaran para definir un sistema paralelo más eficaz. Hay que hacer algo distinto, en consonancia con la idea general que señalé antes, y definir consecuencias en caso de que un profesor tenga malos resultados, aunque no se trataría de castigar, que ahora no se hace, sino más bien incentivar al buen docente.

Esta idea ya la pusimos en marcha desde el Consejo de Estudiantes de la Politécnica de Córdoba cuando yo fui presidente, y también se hizo en Filosofía, donde dimos unos premios a la labor docente, según el criterio de cada grupo o clase de alumnos.

Por otro lado, en el apartado de docencia mi propuesta incluye una línea primordial: la incentivación de la docencia frente a la investigación. Está bien que se investigue, pero en los últimos años la docencia parece haberse dejado de lado a la hora de valorar la carrera universitaria de los profesores. No hay que olvidar que la Universidad existe porque hay alumnos.

¿Y qué otros objetivos planteará en la campaña electoral?

Otra línea que me gustaría poner en marcha sería la de configurar equipos multidisciplinares para el desarrollo de proyectos, por ejemplo, que estudiantes de informática pudieran colaborar con estudiantes de traducción. Para eso, en primer lugar hay que conseguir que los alumnos vean que esto es importante e interesante, y en segundo lugar, que los centros de la UCO lo permitan.

¿Con qué equipo de personas se presentará a estas elecciones?

Mi equipo estará abierto a todo aquel alumno que quiera colaborar, con la idea de que la representación sea horizontal, y donde el CEU sea el coordinador del resto de centros, como he indicado antes. Mi idea es que sea un equipo mixto formado por estudiantes que tengan experiencia en representación estudiantil y no. No obstante, durante la campaña no voy a ir con nombres decididos de antemano. Si me eligen es por mi forma de ser, por mi programa y mi filosofía para la representación estudiantil.

¿Cómo tiene previsto articular los pocos días de campaña electoral?

En los días previos he tenido la ocasión de reunirme con varios vicerrectores; el coordinador de Campus, Rafael Jordano; y el director de la Politécnica de Córdoba, Francisco Vázquez; y también tengo previsto reunirme con el vicerrector de Estudiantes, Alfonso Zamorano; el coordinador de Política Lingüística, Víctor Pavón; y el Consejo Social, para conocer las cuestiones de mi programa que pueden ser más o menos fáciles de llevar a cabo. De igual manera, el pasado domingo me reuní con antiguos presidentes del CEU que he conocido para que me diesen su opinión sobre el programa. Durante los días de campaña tengo previsto reunirme no sólo con los consejos y estudiantes de cada centro que quieran abiertamente asistir, sino también con otros miembros de la UCO como los citados. También iré el primer día de la campaña a la Politécnica de Belmez y tendré abierto el portal de información online www.juliocamacho.es , donde podrá consultarse mi programa y mi mapa de objetivos, entre otras cuestiones.


Compartir
Comentarios

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *