La mitad de la población sufrirá alergias respiratorias este siglo

La mitad de la población sufrirá alergias respiratorias este siglo


La estación aerobiológica de la UGR ofrece información actualizada sobre los niveles de polen en Granada. Según los datos recogidos hasta ahora, la primavera de 2021 mantiene un impacto elevado. La tendencia viene siendo la de años anteriores, un mal dato para las personas alérgicas.

Según las previsiones realizadas por investigadoras de la Red Aerobiológica de Andalucía Oriental del Departamento de Botánica de la Universidad de Granada, durante el presente siglo casi la mitad de la población sufrirá reacciones alérgicas. Una previsión que se puede realizar gracias a que, desde 1989, Granada cuenta con una estación aerobiológica ubicada en el Departamento de Botánica de la Facultad de Ciencias.

“Muestreamos el aire a través de captadores, aparatos que trabajan 24 horas, simulan el funcionamiento del pulmón humano y nos permiten identificar qué partículas de polen causantes de alergias se encuentran en nuestro entorno”, señala Concepción De Linares, profesora del Departamento de Botánica e investigadora del Grupo de Aerobiología de la UGR.

El trabajo llevado a cabo por el equipo de investigadores granadinos permite conocer cuáles son las partículas biológicas que afectan a las personas alérgicas en las distintas épocas del año. Dando además la posibilidad a los afectados de conocer, a través de su web, los niveles de polen actuales y una predicción para los siguientes días, así como calendarios polínicos, descripción de plantas que causan alergia y otras noticias de interés aerobiológico.

Síntomas que se pueden confundir con los del COVID-19

Los síntomas provocados por las alergias al polen no deben confundirse con los del Síndrome Respiratorio Agudo Severo causado por el COVID-19. Aunque en ambos casos se trata de enfermedades que afectan al aparato respiratorio.

La alergóloga Carolina Mérida, del Hospital Universitario Clínico San Cecilio, expone esta problemática: “La sintomatología es similar y puede resultar complicado detectar las diferencias, especialmente durante los primeros días, por ello siempre recomendamos al paciente alérgico cumplir estrictamente sus tratamientos antiinflamatorios con broncodilatadores, ya que le puede beneficiar incluso y ayudarle a aminorar los síntomas ante un posible contagio de coronavirus“.

La doctora señala diferencias fundamentales: “Los pacientes alérgicos al polen muestran reacciones en épocas muy determinadas del año como la primavera, además, sufren molestias en los ojos o la nariz, picores o enrojecimientos característicos, entre otras; por su parte, quienes sufren el COVID-19 tienen normalmente unos síntomas diferenciados como la fiebre, un intenso malestar o dolores musculares”.

El uso de la mascarilla, en cualquier caso, contribuye a prevenir tanto los efectos alérgicos como rinitis o asma y los del contagio de COVID-19.

¿Hay cada vez más alérgicos?

Alergias respiratorias, una tendencia en alza entre la población

Carolina Mérida y Fernando Florido, Servicio de Alergología del Hospital Universitario Clínico San Cecilio

El Servicio de Alergología del Hospital Universitario Clínico San Cecilio, como unidad de referencia, atiende pacientes de toda la provincia de Granada y de todas las edades, encontrando diferentes perfiles de sensibilización que se traduce también en distintos comportamientos clínicos en cuanto a intensidad de síntomas y momento del año en su aparición.

El estudio Alergológica, promovido por la Sociedad Española de Alergología, en sus tres ediciones hasta la fecha, marca una tendencia ascendente en el porcentaje de pacientes que consultan los Servicios de Alergia por síntomas de rinitis (62%) y asma bronquial (28%). La media en días para recibir atención especializada se sitúa en 45. En el Servicio del Hospital Clínico San Cecilio, estos datos son parecidos, aunque el periodo de espera puede verse aumentado ligeramente. No obstante, el incremento del número de profesionales en los últimos años está facilitando de forma considerable una más rápida atención.

El jefe del Servicio de Alergología del Hospital Universitario Clínico San Cecilio y profesor asociado de la UGR, Fernando Florido, alerta de que a lo largo del presente siglo “casi la mitad de la población va a sufrir algún problema alérgico”.

Los motivos responden a diferentes factores. “Alimentos, medicamentos o la exposición a las mascotas en el hogar son elementos que influyen, pero sobre todo hay cambios de tendencia en los primeros años de la vida, con variaciones en la dieta de los niños”, apunta el doctor Florido.

El alergólogo también subraya otra teoría que manejan los expertos, la de la higiene: “En los últimos años hemos alcanzado unos niveles de higiene personal elevados que sin duda han sido beneficiosos para combatir muchas enfermedades, pero que han favorecido la proliferación de alergias”.

“Es del máximo interés identificar a los pacientes alérgicos con idea de iniciar desde el origen de su enfermedad el tratamiento específico con Inmunoterapia Alergénica, en nuestro caso, dirigida a aquellos tipos polínicos que producen la enfermedad y sin olvidar el resto de medidas farmacológicas o de evitación en la exposición”, concluye el doctor Florido.

¿Cuáles son los causantes principales de las alergias?

En base a los estudios realizados durante los últimos 30 años, los tipos polínicos alergógenos más abundantes en la ciudad de Granada son de especies arbóreas como el olivo (que representa el 34% del total de tipos polínicos presentes en la atmósfera), los cipreses (33%) y el plátano de sombra (5%). Las especies herbáceas como parietarias (6%) y gramíneas (3%) representan un porcentaje inferior.

Estos valores pueden extrapolarse al resto de la provincia a pesar de que, dependiendo de la zona geográfica, las parietarias, gramíneas, chenopodios/amarantos y artemisias pueden mostrar valores más elevados. Por ejemplo, en la costa tropical el tipo polínico más abundante es parietaria y en la zona norte, artemisias y chenopodios/amarantos alcanzan valores superiores a los de la capital.

Factores meteorológicos

Según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), el invierno 2020-2021 se ha caracterizado por presentar temperaturas más cálidas de lo habitual y precipitaciones variables, siendo abundantes en los meses de enero y febrero. Ello ha provocado que floraciones como las del ciprés y plátano de sombra hayan sido algo más intensas que en años anteriores al disponer de agua y temperaturas suaves.

Para esta primavera se prevé una floración intensa y temprana si las temperaturas siguen tan cálidas como hasta ahora. La precipitación será el factor más determinante para la abundancia de polen en el aire. Si las lluvias durante el mes de abril y primeros de mayo son abundantes originarán que el polen de las especies de floración primaveral, como olivo y gramíneas fundamentalmente, alcance elevadas concentraciones en la atmósfera. Sin embargo, si la lluvia se produce cuando las flores están abiertas y liberando polen, los niveles descenderán de forma significativa al ser arrastrados los granos de polen hacia el suelo.

Por otro lado, estas mismas precipitaciones aportarán energía a las plantas que aún no han polinizado, lo que puede incrementar la producción polínica y alargar su periodo de liberación de polen al aire, sobre todo en gramíneas, parietarias, plantagos y chenopodios/amarantos. Además, muchas especies de gramíneas podrán disponer del agua que resulte del deshielo en Sierra Nevada, por lo que su periodo de floración podría extenderse hasta las primeras semanas del verano.


Compartir