Viernes 13, martes 13 ¿mejor no salir de casa?


Los anglosajones temen al viernes 13 y se han encargado de propagarlo a través de múltiples películas de terror. Los italianos al viernes 17 y en España hablamos del martes 13 como día de mala suerte. Ya lo dice el refrán: “Martes 13 ni te cases, ni te embarques, ni vayas a ninguna parte”. No es un día para emprender grandes proyectos pero ¿cuál es el origen del miedo a esta fecha del calendario?

Martes 13: La suma de dos supersticiones

La teoría más extendida acerca de ese miedo al martes 13 procede de la unión de dos supersticiones. La primera, la que recae sobre el martes y la que persigue al número 13 en la cultura occidental, en China el número de mala suerte pasa a ser el 4, la suma de los dos dígitos. Como diría Iker Jiménez: “¿Casualidad? No lo creo”.

La unión de estas dos supersticiones se supone que ocurrió con la caída de Constantinopla en la Cuarta Cruzada, tras un sitio que duró varias jornadas, Constantinopla se rinde el martes 13 de abril de 1204. Algunas leyendas indican que también fue un martes 13 cuando se produjo la mítica confusión de las lenguas en la Torre de Babel.

El martes era el lunes de la antigüedad

Si hay un día al que teman trabajadores y estudiantes en nuestro tiempo es el lunes. Día de vuelta a la rutina, de despertadores a horas imposibles y de salir a la calle a horas en las que, como vulgarmente se dice, las calles no están puestas. No hay día más temido y por eso quizás, los anglosajones empiezan la semana en domingo, para engañarse y empezar la semana con otra actitud.

A los griegos y romanos no les asustaba el lunes sino el martes que implicaba un día de mala fortuna ya que se lo vinculaba con Ares y con Marte, dioses de la guerra. Por lo cual, el día martes está regido por el planeta rojo, el de la destrucción, la sangre y la violencia. Ya en la Edad Media perduró ese sentimiento contra el martes al que llamaban ‘el pequeño maléfico’. Sin duda ese terror griego supo perdurar a lo largo del tiempo y las diferentes civilizaciones.

El número 13, el 12 + 1, la fila perdida y el billete de lotería

A pesar de vivir en un mundo, supuestamente, de razón y ciencia es habitual que en los aviones o en ciertos edificios el número 13 no aparezca por ningún lado. Algunos pilotos y comentaristas deportivos hacen referencia a ese número de victorias como el ’12+1′, en un alarde de conocimiento matemático.

Por un lado es uno de los números más discriminados y menos queridos… hasta que llega la Navidad y con ella el sorteo de Lotería. Es entonces cuando el número 13, acompañado del 69, desaparecen de las calles los primeros. No vaya a ser que por no comprarlo nos caiga el malfario y estemos otro año sin salir en la televisión descorchando el champan tras cantar el gordo.

Las causas de esta maldición numérica son numerosas y para todos los gustos. Para los más cercanos a la religión Católica ven en el 13 al número de asistentes a la última cena de Cristo, siendo el traidor de Judas el asistente número 13. El capítulo 13 del Apocalipsis es en el que se presenta al Anticristo. Para los seguidores de la mitología nórdica Loki, el espíritu del mal era el invitado número 13 a la cena del Valhalla. La cábala judía enumera 13 espíritus malignos, el mismo número de personas que en el medioevo se consideraban necesario para hacer un aquelarre.

Los conocedores de la baraja del tarot saben además que la carta con ese número representa a la muerte. Aunque por llevar la contraria, para los mayas el número 13 era un número sagrado. De forma mucho más reciente está el caso del Apollo 13 fue lanzado el 11 de abril de 1970 desde el complejo 39 (tres veces trece) y sufrió una explosión en pleno vuelo, poniendo en peligro a los tripulantes y fue necesario abortar la misión. Algunos se refieren a esta misión lunar como la prueba definitiva de que el 13 trae mala suerte.

Lo que no se puede negar es que desde hace siglos se trata de un día y un número con mucha historia y que ha llegado a nuestros días produciendo trezidavomartiofobia, o lo que es lo mismo, fobia al martes 13.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *