‘Notable’ para los profesores de la UCO, aunque menos del 1% suspende


La labor docente de los profesores de la Universidad de Córdoba (UCO) durante el pasado curso 2013-2014 alcanzó una valoración media de ‘notable’ por parte de sus alumnos, a tenor de los resultados de las encuestas de evaluación sobre la actividad docente del profesorado, en las que los universitarios cordobeses evalúan cada cuatrimestre la calidad de la docencia que reciben.

En concreto, y según los datos de estas encuestas facilitados a Aula Magna por la UCO, los profesores alcanzaron una valoración media de 3,94 -estas encuestas puntúan diversos aspectos de la docencia del 1 al 5-, por lo que extrapolando este resultado a una escala de 10, los docentes obtendrían el citado ‘notable’.

Por su parte, según estos mismos datos, sólo un porcentaje escaso de evaluaciones al profesorado, que no llega al 1%, obtiene una media inferior a 2, lo que supondría un ‘suspenso’ en una escala de 10. Por contra, el 20% de las evaluaciones alcanza el ‘sobresaliente’, al obtener más de 4,5 puntos sobre 5.

En este punto conviene explicar que, a pesar de que la plantilla total del profesorado de la UCO ronda los 1.500 docentes, los citados datos corresponden a 3.703 evaluaciones, ya que lógicamente un profesor puede contar con más de una evaluación correspondiente a distintas asignaturas. En total, el Servicio de Calidad y Planificación de la UCO ha procesado 83.259 cuestionarios durante el pasado curso, correspondientes a 32 grados, 23 títulos en extinción, 54 departamentos, 134 áreas y 6.689 asignaturas.

Desde la universidad se destaca que “todos los departamentos aprueban con una media de resultados satisfactoria”, y que la trayectoria de la UCO en evaluación de su docencia es ascendente desde el curso 2008-2009, ya que en aquel curso la media fue de 3.89 frente al 3.94 actual, y el 3,91 del curso 2012-2013 anterior.

Encuestas controvertidas

En todo caso, los alumnos -y un buen número de profesores- vienen demandando desde hace tiempo una mejora sustancial en estas encuestas de calidad, controvertidas en varias aspectos, como el hecho de que en ocasiones se pregunta a los alumnos cuestiones en las que, por la propia marcha del curso, aún es imposible que puedan dar una valoración; no se toman efectivamente medidas en caso de bajas y reiteradas malas ‘notas’ de los profesores; y no se hacen públicos los resultados al menos con cierto nivel de detalle, valoración docente por centros o departamentos, por ejemplo.

De hecho, entre las principales propuestas que el Consejo de Estudiantes de la UCO (CEU) planteó en el proceso de elecciones a rector del pasado mes de mayo, se incluía la revisión de estas encuestas “tanto en su forma como en su fondo”, para hacer de ellas un “verdadero elemento de control y mejora de la docencia“. La vicepresidenta y presidenta del CEU, Qurrat Ul Ain y Alejandra López de Sagredo, de izq. a dcha., respectivamente.

Comenzado ya este curso, desde el CEU se quiere, en primer lugar, que los ítems que se preguntan sean más concretos y que se cambie la baremación, según ha señalado a este periódico la vicepresidenta del CEU, Qurrat Ul Ain.

“Una vez que se hayan cambiado las encuestas, nos gustaría que el proceso de su evaluación fuese más transparente, y que verdaderamente se les diera un uso práctico a los resultados obtenidos, bonificando a los buenos docentes, por un lado; y por otro, fiscalizando las faltas de los que no son tan buenos, tratando siempre de mejorar la calidad docente”, indica Qurrat.

Posibles mejoras que se comprometió a estudiar el vicerrector de Estudiantes, Alfonso Zamorano, durante la primera reunión que tuvo con los representantes de los universitarios cordobeses a finales de junio, y en la que, como ya informara Aula Magna, señaló que analizaría y hablaría individualmente con los profesores que cuentan con una peor valoración entre sus propios alumnos.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *