Paqui Martínez se alza con la victoria del I concurso ‘Tesis en 3 minutos’ de la UAL

Paqui Martínez se alza con la victoria del I concurso ‘Tesis en 3 minutos’ de la UAL


El I concurso ‘Tesis en 3 minutos’ de la Universidad de Almería ya cuenta con su propio ‘Salón de la Fama’ después de darse a conocer los ganadores de su primera edición. Certamen que celebró su final este pasado martes en el Teatro Apolo de la capital en una velada donde, al subir el telón, lo asistentes no presenciaron una obra teatral, ni un concierto, sino una auténtica batalla de divulgación científica apta para todos los públicos.

De este modo, la final del concurso ‘Tesis en 3 minutos’ de la UAL llenó todo el espacio escénico con sus 9 finalistas. Una noche, sin duda, en la que la divulgación científica fue la protagonista al dar la oportunidad a buena parte de la sociedad de conocer el trabajo que se lleva a cabo en el seno de distintos grupos de investigación de la institución almeriense.

Una batalla sobre el ‘ring científico’ en el que se convirtió el escenario del Teatro Apolo, con fórmulas, métodos científicos y grandes dotes comunicativas en lugar de golpes, donde el jurado no tuvo fácil su decisión. Equipo de ‘árbitros’, que estuvo compuesto por Miguel Carrasco, responsable de comunicación corporativa y proyectos internacionales de la Fundación Descubre (Fundación Andaluza para la Divulgación de la Innovación y el Conocimiento); Azucena Martín, biotecnóloga y divulgadora científica en el medio de comunicación Hipertextual; y José Antonio Garrido, director del Secretariado de Divulgación Científica de la Universidad de Almería.

Ganadores del I concurso ‘Tesis en 3 minutos’ de la UAL

La ganadora de la primera edición de este concurso, lanzado a primeros de abril por el Secretariado de Divulgación Científica y por la Escuela Internacional de Doctorado de la UAL, ha sido Paqui Martínez, quien ha recibido 500 euros por la presentación divulgativa de su tesis doctoral llevada a cabo en el área de Zoología. En concreto, su estudio se centra en dar un nuevo valor a productos secundarios de la industria agroalimentaria, que pueden terminar usándose como ingredientes funcionales en piensos para peces. Según ella, “es una forma de resolver nuevos retos y problemáticas actuales”.

El segundo premiado, con un primer accésit dotado con 300 euros, ha sido Francisco Javier González Espinar, quien trabaja en el área de la Psicología básica. Su tesis explora qué efectos psicológicos tiene interactuar con entornos naturales en comparación a interactuar con los que tenemos a nuestro alrededor habitualmente, los entornos urbanos. En su caso, Francisco Javier afirma que, al comienzo de su etapa investigadora, estuvo tentado de centrar su tesis en otra temática, pero que se decantó por esta línea ya que pensó que “entender cómo afecta a nuestra salud mental la naturaleza, iba a tener una mayor aplicación en nuestra vida diaria”.

Por último, el tercer premiado de la noche, con un segundo accésit dotado con 200 euros, ha sido María Estévez; quien está haciendo la tesis en la Universidad de Almería dentro del Programa de Doctorado en Ciencias Humanas y Sociales. Su trabajo trata sobre el impacto de la práctica reflexiva en la formación inicial del profesorado. Es decir, en cómo mejorar la práctica docente a través de una reflexión sobre las propias acciones para adoptar una postura crítica hacia la propia práctica y hacia la de los demás. Para María, la práctica reflexiva facilita al profesorado entender cómo aprenden los alumnos y cuáles podrían ser las mejores estrategias de aprendizaje.

Señalar que, en su decisión, el jurado valoró la comprensión y capacidad de síntesis de los participantes. Así, los finalistas debían realizar una exposición clara del planteamiento, objetivos y resultados más relevantes de su investigación, siguiendo una secuencia coherente y rigurosa con los datos ofrecidos. También tuvieron en cuenta la capacidad de comunicación, con la adecuación del lenguaje al público no especializado, así como cualquier elemento relativo a la comunicación no verbal como su gestualidad, el contacto visual, o el registro vocal. Asimismo, el jurado también puntuó la capacidad del doctorando de captar la atención del oyente y de hacer comprensible el mensaje de su presentación. Por último, valoró la creatividad y originalidad a través del uso de estructuras expositivas innovadoras, figuras literarias, creación de una buena historia, ilustraciones llamativas, así como cualquier otro elemento, tanto en las diapositivas como en el discurso, que hicieran resaltar el carácter original de la presentación.


Compartir