La Academia Malagueña en defensa del uso y cuidado del español en la ciencia

La Academia Malagueña en defensa del uso y cuidado del español en la ciencia


La Academia Malagueña de Ciencias ha presentado en el Rectorado de la Universidad de Málaga una ‘Declaración sobre el uso y cuidado de la lengua española en la ciencia’.

Esta Declaración trata de recuperar el valor de uso de la lengua española, una lengua que hablan cerca de 500 millones de personas, para determinados aspectos relacionados con la ciencia y la tecnología, entre ellos el diseño de estrategias que fomenten la cultura científica en la sociedad.

Durante siglos el latín fue la lingua franca que permitió la comunicación entre pueblos y culturas diferentes. Hoy ese lugar lo ocupa el inglés de la mano del poder económico, científico y tecnológico norteamericano. La existencia de una lingua franca tiene, sin duda, enormes ventajas, que se ven empañadas cuando se corre el riesgo de la instauración de un monolingüismo, que puede penetrar en el interior de esa zona de la conciencia, allí donde la lengua materna anida, pudiendo llegar a convertirse en una forma de totalitarismo cultural.

Sabemos que la diversidad es una condición necesaria para que se puedan producir los mecanismos adaptativos que garanticen la vida en la Tierra. Igual ocurre con la diversidad lingüística, que es condición necesaria para la supervivencia de las culturas.

Iniciamos nuestra existencia y nos desarrollamos, intelectual, social y afectivamente, inmersos en una cultura, con una lengua determinada, lengua en la que pensamos, soñamos y nos comunicamos. Y es, en el marco de esa lengua desde donde los humanos somos capaces de construir metáforas que preceden a la creatividad, también a la creatividad científica y tecnológica. 

En absoluto se propone el que la lengua española se convierta en una alternativa a la inglesa como lengua franca de la ciencia y de la técnica. Se trata de reivindicar el valor de uso de la lengua española para aspectos relacionados con la ciencia y la tecnología, entre ellos el diseño de estrategias que fomenten la cultura científica en la sociedad. Insistiendo en que la ciencia es tan parte de la cultura como lo pueda ser el arte, por ejemplo. La capacidad de expresión y especialmente la de comprensión, por los destinatarios del mensaje, se ven extraordinariamente enriquecidas con el uso de la denominada lengua materna.

La lengua española es actualmente una de las lenguas más habladas del mundo. Muchas y prestigiosas instituciones se ocupan de ella. Con esta Declaración, en este año en el que se celebra el 5º centenario del fallecimiento de Antonio Nebrija y el 150 aniversario de la creación de la Academia Malagueña de Ciencias, queremos invitar a la reflexión sobre su utilización, especialmente en el progreso cultural y científico de nuestra sociedad.

El acto de presentación de esta Declaración ha contado con las intervenciones del vicerrector de Proyección Social y Comunicación de la Universidad de Málaga, Juan Antonio García Galindo, el presidente de la Academia Malagueña de Ciencias, Fernando Orellana Ramos y el académico y coordinador de la Declaración, Federico Soriguer Escofet.

García Galindo, que ha dedicado el principio de su intervención a “trasladar todo nuestro recuerdo, nuestro afecto, y nuestra solidaridad al pueblo de Ucrania”, ha agradecido la elección de la UMA como sede para proclamar “una declaración que coincide en el tiempo con el quinto centenario del fallecimiento de Antonio Nebrija, el 150 aniversario de la creación de la Academia Malagueña de Ciencias y el 50 Aniversario de la Universidad de Málaga, una institución académica que cultiva y defiende el uso de la lengua española, al mismo tiempo que promueve su internacionalización”.

El vicerrector reivindicó el uso de la lengua española en los campos de la ciencia y la tecnología “sin que esto sea entrar en colisión con el inglés” y abogó por potenciar el español en el mercado editorial iberoamericano. “Publicar en la lengua de Cervantes debería tener el mismo prestigio, no sólo por la importancia demográfica de la lengua; sino también por el acervo cultural que representa y porque escribir en tu propio idioma te permite explorar mejor el mundo de las ideas y el pensamiento complejo”, añadió.

Fernando Orellana ha felicitado a la sección de Ciencias Sociales y Humanidades de la Academia, coordinada por Federico Soriguer, con la colaboración de otros académicos como el profesor Ángel Sánchez Blanco, Antonio Diéguez Lucena, Francisco Javier Hidalgo del Valle y Manuel Olmedo Checa” autores de esta declaración.

Por su parte, Soriguer ha defendido en su intervención que “el monolingüismo cultural es una forma de totalitarismo”. y ha hecho una comparación con la Biología: Hay consenso en que la diversidad en la biología es la mejor garantía para la supervivencia, y la libertad cultural y lingüística es también la mejor garantía de la libertad de pensamiento”, añadió.

El académico ha pedido reflexión y ha cuestionado si “¿es posible hacer ciencia local, para resolver problemas locales, utilizando otro idioma?”; o “¿cómo podemos que la sociedad española participe de los grandes debates sobre la ciencia si no es en español”.


Compartir